Activista contra la trata de personas habla sobre cómo la cultura de la pornografía está destruyendo la sociedad

Por Venus Upadhayaya
22 de Agosto de 2019 Actualizado: 22 de Agosto de 2019

Mientras el caso de Epstein sigue siendo noticia y acecha la conciencia estadounidense, un activista contra el tráfico sexual y director de cine de una película recién estrenada sobre el tráfico sexual de niños señala un problema social muy arraigado que comienza con la cultura generalizada de la pornografía infantil.

Jaco Booyens es el productor y director de la película recién estrenada, 8 Días, un largometraje que habla sobre el horrible crimen del tráfico sexual de niños en Estados Unidos. Rodada por un equipo de cineastas independientes en After Eden Pictures, la película se basa en hechos reales que describen la esclavitud sexual moderna en el país.

En una entrevista con La Gran Época, Booyens se presenta como alguien que tiene la responsabilidad moral de contar esta historia. Quiere que la gente sepa que las cosas están sucediendo “delante de nuestras narices en todos los sectores” y que tenemos que proteger a nuestros niños. Booyens quiere que la gente entienda cómo el problema del tráfico sexual de niños está profundamente arraigado en la cultura de la pornografía.

“La oferta satisface la demanda, entonces, ¿qué es lo que está creando la demanda de sexo con menores? En lo que se encontró, cuando nos cruzamos por primera vez con alguien que está involucrado en el crimen, más del 99 por ciento de las veces también son adictos a la pornografía”, dijo Booyens, cuya propia hermana cayó presa del tráfico sexual de niños en Sudáfrica en 1994.

Una cultura de la pornografía profundamente arraigada

Booyens trabaja con 56 organizaciones de todo el mundo dedicadas al rescate y la prevención del tráfico sexual de niños y niñas, y dice que cuando un hombre o una mujer joven mira pornografía por primera vez se produce una reacción psicológica.

“Es una experiencia sexual, como cuando un pariente toca a un niño de manera inapropiada o cuando un niño entra a la habitación y ve a sus padres mirando pornografía”.

“Hay una decisión tomada en la mente de ese niño en ese momento de que esto es amor, por supuesto, la curiosidad, o que para eso es el cuerpo de la mujer, lo cual es predominante e inmediatamente que las mujeres son tratadas como un objeto, y por lo tanto altera la realidad y perturba la normalidad”, dijo Booyen, quien describe al porno como una droga.

Booyens destaca un problema abrumador: unos 200.000 estadounidenses están clasificados como adictos a la pornografía y 40 millones de estadounidenses visitan sitios pornográficos a diario, según la empresa WebRoot de ciberseguridad.

Cada día, en Estados Unidos se realizan 68 millones de búsquedas relacionadas con la pornografía, de las cuales 116.000 son de pornografía infantil.

Booyen dice que la adicción a la pornografía altera el significado de una relación consensual. “Qué se supone que es el sexo, qué se supone que es una relación consentida, eso cambia. Ahora, el porno no satisface, nunca. Así que cualquiera que se mete en pornografía querrá más, ¡siempre!”.

“Así que pasan del porno suave, que son imágenes suaves en una revista, luego empiezan a mirar videos pornográficos, luego empiezan a participar en esos actos en sus relaciones, por lo general maridos que empiezan a ser rudos con sus esposas porque eso es lo que ven en el porno, luego retroceden hasta el sexo con un individuo sin consentimiento y luego terminan un día en un lugar donde compran el sexo de un niño”, explicó.

La escala epidémica de lo que Booyen está hablando se puede entender por el hecho de que el 48 por ciento de los alumnos del jardín de infantes y primer grado habrían visto contenido online que “los hizo sentir incómodos”, según un estudio realizado en 2008 por el Instituto de Tecnología de Rochester.

Children Advocacy Center dice que 11 años es la edad promedio a la que un niño se expone por primera vez a contenido adulto y uno de cada siete jóvenes informa que se les solicitó sexo online.

Hollywood como ‘agente corrupto’

Booyens describió a Hollywood como un “agente corrupto” y un gran colaborador al problema y dijo que la industria está dando forma a la cultura al introducir ideas al público.

“Tenemos grupos en este país hoy en día, alimentados por Hollywood, y alimentados por políticos de izquierda que están agresivamente persiguiendo un proyecto de ley para reducir a diez años la edad de consentimiento para tener relaciones sexuales. ¡Diez! ¿Por qué diez? Porque es prepúber, porque los hombres que están involucrados en el tráfico sexual, esa es su meta final: tener sexo con niños antes de la pubertad. ¡Es muy enfermizo! ¡Muy enfermizo!”, dijo.

Añadió que Hollywood y los políticos saben lo que está pasando, pero no están haciendo nada al respecto.

“Hacen la vista gorda porque saben que muchos de sus amigos, sus contribuyentes financieros, sus asociados están involucrados. Están involucrados en la pornografía, en el abuso y el acoso sexual de niños. Así que es una situación muy enferma en la que la cultura ha perdido su moralidad”, dijo Booyens.

En un cronograma preparado por Complex sobre el abuso sexual infantil en Hollywood, las víctimas de abuso infantil en Hollywood ya desde 1976 hablaron sobre cómo se convirtieron en víctimas en la industria de las promesas.

“Y Hollywood sigue empujando la brújula moral, ellos empujan la barrera moral”, dijo Booyen.

Dijo que es cineasta, pero que no está de acuerdo con la forma en que Hollywood está dando forma a la cultura.

Si conoce a alguien que pueda necesitar ayuda, comuníquese con la Línea Nacional de Ayuda contra la Trata de Personas al 1-888-373-7888 o envíe un mensaje de texto de HELP o INFO a BeFree (233733).

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS