Activistas de China continental exigen al PCCh que dimita

Por ALEX WU
22 de Octubre de 2020
Actualizado: 22 de Octubre de 2020

Dos activistas chinos del continente están oponiéndose al gobernante Partido Comunista Chino (PCCh), exigiendo que los líderes renuncien y se hagan responsables por su persecución al pueblo chino. En entrevistas exclusivas, le dijeron a The Epoch Times que quieren democracia en China y el fin del gobierno del PCCh.

Activista de derechos exige al PCCh que dimita

El 18 de octubre, entre las 10 a.m. y las 12 p.m., el activista de derechos humanos, Xiao Chun, expuso pancartas frente a la entrada de la Universidad de Xiamen, en el sur de la provincia de Fujian. Una pancarta decía “Derechos humanos, democracia y estado de derecho”, y otra tenía los nombres de algunos activistas de renombre que fueron detenidos ilegalmente por el PCCh, incluidos Xu Zhiyong, Huang Qi, Li Huaiqing, Wang Zang, Yu Wensheng, Cheng Yuan, Ding Jiaxi y Zhang Zhan.

[Pie de foto: Xiao Chun sosteniendo pancartas en la entrada de la Universidad de Xiamen. (Captura de pantalla de Twitter)]

Xiao le dijo a The Epoch Times que quiere enfrentarse al PCCh porque suprime la libertad de expresión y, como ciudadano chino, espera que la dictadura de partido único pueda ser abolida para que el continente pueda tener democracia y estado de derecho, como Taiwán.

“Buscamos los derechos que los ciudadanos deberían tener. Estos son originalmente todos nuestros derechos. El segundo artículo de la Constitución estipula que todos los derechos pertenecen al pueblo. La gente supervisa al gobierno y tiene derecho a salir a la calle”, dijo.

“Nosotros, la gente y los contribuyentes, gastamos dinero para apoyar al gobierno. El gobierno debe servir a la gente, no al revés. Nosotros, el pueblo, debemos defender la justicia”, agregó.

Xiao también quiere responsabilizar al PCCh por sus fechorías, como el encubrimiento que hicieron al brote inicial de COVID-19 y la represión a los denunciantes que expusieron la verdad sobre la propagación del virus. También mencionó a los cientos de miles de personas que hacen reclamaciones en Beijing todos los días, que han sido tratados con dureza. Algunos de ellos han presentado peticiones durante más de una década, pero aún no han podido obtener justicia.

Xiao afirmó: “El Partido Comunista no tiene la capacidad de gobernar bien este país. No funciona bien, por lo que le pedimos a usted [PCCh] que renuncie”.

Cuando se le preguntó acerca de las repercusiones que podría enfrentar por criticar abiertamente al PCCh, Xiao dijo que estaba “psicológicamente preparado antes de hacerlo”.

“La gente común se echa atrás cuando es reprimida o golpeada. Pero sigo adelante y trabajo aún más duro y me siento más motivado. No estoy asustado”.

Xiao es un nativo del condado de Qu, ciudad de Dazhou, provincia de Sichuan. Una vez tuvo un negocio de consultas sobre conflictos laborales en Shenzhen y ayudó a proteger los derechos de los trabajadores migrantes. En consecuencia, las autoridades lo acosaban a menudo y le restringían la libertad, lo robaban y lo golpeaban.

En julio de 2008, Xiao organizó una gran cantidad de peticionarios para manifestarse en la plaza de Tiananmen, exigiendo la liberación de los activistas de derechos humanos Huang Qi y Hu Jia, quienes estaban en prisión en ese momento. Fue arrestado y luego sentenciado a cuatro años de prisión por “usar una secta para socavar la implementación de la ley”.

Xiao le dijo a The Epoch Times que las autoridades celebraron un juicio secreto para él. Se vio obligado a hacer trabajo esclavo en la cárcel, trabajando seis días a la semana, más de diez horas al día, y solo le pagaron de dos a veinte yuanes (alrededor de USD 0,20 a USD 3,00) al mes. También reveló que hubo reclusos que contrajeron tuberculosis y otras enfermedades debido a las malas condiciones laborales en la prisión.

Después de que Xiao fuera liberado a principios de septiembre de 2011, regresó a su ciudad natal en Sichuan, donde fue acosado y reprimido por las autoridades chinas. Dijo que fue acosado, detenido ilegalmente, incluido en una lista negra y se le negó el derecho a comprar boletos de tren.

“La gente enojada ya no tiene miedo”

Mientras tanto, un vídeo en Twitter de un anciano colgando banderas de cinco países democráticos se volvió viral y ha atraído la atención de todo el mundo. En el vídeo, Sui Shuangsheng, de 62 años, gritó: “¡La gente enojada ya no tiene miedo! Tienen que hablar. ¡Viva la democracia! ¡La dictadura perecerá! ”

[Pie de foto: Sui Shuangsheng comparte sus puntos de vista sobre el régimen chino en un vídeo. (Captura de pantalla de Twitter)]

Sui es un activista de derechos, nativo de la ciudad de Qingdao, provincia de Shandong. El 1 de octubre, colgó las banderas nacionales de Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia, Canadá y Nueva Zelanda en su balcón. El 1 de octubre fue un feriado nacional que marcó el 71 aniversario de la toma de China por el Partido Comunista.

En una entrevista exclusiva con The Epoch Times el 20 de octubre, Sui recordó lo que sucedió a continuación. Dijo que su edificio estaba rodeado por entre 20 y 30 agentes de policía y de la administración de la ciudad, enviados por las autoridades locales. Esa situación “me hizo ir al balcón y gritar ‘¡Abajo la dictadura’!” añadió. Esa noche, dos policías entraron a la fuerza en su apartamento y arrancaron las banderas de su balcón.

Sui cree que no ha violado ninguna ley. “¿Por qué quitaron las banderas? Los chinos pueden sostener la bandera china, cantar el himno nacional chino y conducir autos de lujo en Estados Unidos. ¿Por qué los chinos no pueden colgar una bandera estadounidense en sus hogares?”

“¿Por qué [el PCCh] le teme a la bandera de un país democrático? Usted [el PCCh] es demasiado turbio”, dijo. “No voy a ceder. ¡La gente enojada ya no le teme a la muerte! Pueden arrestarme”.

Hace unos años, Sui y su esposa eran dueños de empresas de ingeniería que se especializaban en forestación, trabajos en tierra y piedra. Pero sufrieron enormes pérdidas económicas después de denunciar las actividades ilegales de la policía local. Alegan que la policía del distrito norte de Qingdao estaba protegiendo a los delincuentes. Desde 2012, han seguido presentando peticiones y denuncias.

En marzo del año siguiente, Sui expuso a docenas de funcionarios de la ciudad que supuestamente aceptaron sobornos de promotores.

El 22 de agosto de 2014, Sui expuso un escándalo relacionado con la construcción secreta de villas de lujo que pertenecían a los ocho alcaldes adjuntos del gobierno municipal de Qingdao.

El 10 de octubre de 2014, Sui fue arrestado por cargos de “fabricación y almacenamiento de explosivos” y luego fue sentenciado a cinco años de prisión por el Tribunal de Distrito de Qingdao Norte. Mientras estaba detenido ilegalmente, Sui fue torturado y presionado para que hiciera una confesión forzada, pero él no se cedió.

Tras su liberación, las autoridades revocaron su pensión.

Sui no apoya al PCCh y le dijo a The Epoch Times: “Estados Unidos dice que el PCCh no representa al pueblo chino. Está tan bien… No amo esta fiesta (el aniversario del PCCh) y no tiene nada que ver conmigo”.

Añadió: “El PCCh ha estado en el poder durante 70 años. No ha sido elegido por las tres generaciones de mi familia, ni por el pueblo. La propaganda y los informes [del PCCh] que se pueden ver ahora son todos falsos”.

Sui cree que, si se puede eliminar el firewall de Internet del PCCh, el PCCh caerá. El firewall impide que los chinos en el continente tengan acceso a información censurada que el régimen considera sensible.

“En el continente (la gente) vive en mentiras y les están lavando el cerebro. La gente no puede ver la verdad. El PCCh le tiene mucho miedo a la verdad. Utiliza mentiras para crear mentiras”, dijo.

Al final de la entrevista, Sui declaró que se retiró oficialmente de la organización Jóvenes Pioneros del PCCh.

Un movimiento de base llamado “Abandonar el Partido”, o Tuidang, ha ganado atención entre la comunidad china mundial en el extranjero desde 2004, gracias a la publicación de la serie editorial en idioma chino de The Epoch Times, “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista“. Hasta el 22 de octubre, 366 millones de personas han renunciado a sus vínculos con el PCCh y sus organizaciones afiliadas, según los registros del Centro Tuidang.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Haciendo al PCCh responsable de la pandemia

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS