Acusan a soldado de EE.UU.de planear con un grupo neonazi ataque masivo en su propia unidad militar

Por Isabel van Brugen
23 de Junio de 2020 11:28 AM Actualizado: 23 de Junio de 2020 11:28 AM

Un soldado del ejército de Estados Unidos fue acusado formalmente después de confesar que divulgó detalles confidenciales de su propia unidad militar en el extranjero a un grupo neonazi, en un complot para atacar la unidad militar y causar “la muerte del mayor número posible de sus compañeros de servicio”, dijeron los fiscales federales el 22 de junio.

El soldado raso Ethan Melzer, de 22 años, de Louisville, Kentucky, recibió el lunes 22 de junio en una acusación abierta los cargos de colaborar y conspirar con miembros de la Orden de los Nueve Ángulos (O9A), un grupo que el Departamento de Justicia describió como “grupo neonazi y de supremacía blanca con base en el ocultismo”.

Melzer, quien se incorporó al Ejército de los Estados Unidos en 2018, recibió cargos de conspirar e intentar asesinar a ciudadanos y miembros del servicio militar de Estados Unidos; de proveer e intentar proporcionar apoyo material a terroristas y de conspirar para asesinar y mutilar en un país extranjero no revelado. Los documentos del tribunal afirman que se unió a O9A cerca de 2019.

La fiscal en funciones de los Estados Unidos en Manhattan, Audrey Strauss, describió al acusado como “el enemigo interior” y dijo que el joven de 22 años, motivado por el racismo y el odio, supuestamente intentó llevar a cabo el “último acto de traición”.

“Melzer presuntamente intentó orquestar una emboscada asesina a su propia unidad revelando ilegalmente su ubicación, fuerza y armamento a un grupo neonazi, anarquista y de supremacía blanca”, dijo Strauss. “Melzer supuestamente proporcionó esta información potencialmente mortal con la intención de que fuera transmitida a los terroristas yihadistas”.

El FBI junto al Ejército de los Estados Unidos frustró su complot a fines de mayo y lo arrestó el 10 de junio, de acuerdo con la acusación que se abrió en el tribunal federal de Manhattan.

Antes de planear el ataque, había estado investigando a múltiples grupos extremistas, incluyendo O9A y el llamado Estado Islámico del Iraq (ISI), según los documentos del tribunal.

Después de que Melzer se enteró de la asignación de su unidad en el extranjero, supuestamente envió mensajes a los miembros y asociados de O9A y a un grupo relacionado conocido como la “División RapeWaffen”, utilizando una aplicación cifrada.

Esos mensajes incluían detalles sensibles relacionados con el despliegue previsto de la unidad de Melzer, como la ubicación, los movimientos y la seguridad, con el fin de planificar lo que denominaban un “ataque yihadista” cuyo objetivo era causar un evento de “bajas masivas” que victimice a sus compañeros de servicio, según documentos judiciales.

Melzer supuestamente reconoció que podría morir durante el ataque, pero dijo que estaría dispuesto a hacerlo.

“Sería otra guerra (…) habría muerto con éxito (…) porque [] otra guerra de 10 años en Oriente Medio dejaría definitivamente una marca”, escribió el joven de 22 años.

En una entrevista voluntaria con investigadores militares y el FBI el 30 de mayo, Melzer admitió haber planeado el ataque con miembros del O9A y dijo que esperaba que resultara en la muerte de tantos miembros del servicio como fuera posible. También se declaró traidor a Estados Unidos y describió su conducta como equivalente a la traición, según la denuncia.

“Estamos de acuerdo”, comunicó el director adjunto del FBI, William F. Sweeney Jr.”Le dio la espalda a su condado y a su unidad mientras se alineaba con los miembros del grupo neonazi O9A”.

Si es condenado, Melzer podría enfrentar su vida en prisión.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubra

El nazismo, el fascismo y el socialismo tienen sus raíces en el comunismo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.