Adaptándose por primera vez a la cultura de Uganda

La experiencia de trasladarse a un país extranjero
Por MARGARET NELSON
03 de Marzo de 2021
Actualizado: 03 de Marzo de 2021

Una de las primeras tareas importantes de los nuevos trabajadores globales que quieren ir al extranjero es obtener un apoyo financiero adecuado. En ocasiones, los trabajadores pueden mantenerse en el extranjero con sus propios negocios, pero generalmente no es posible. Las exigencias del propio trabajo o ministerio para el que están destinados no dejan tiempo para trabajos no remunerados, y en muchos casos el país de acogida se encuentra en un estrato económico tan diferente que la gente no puede sobrevivir con los ingresos que reciben. En Uganda, por ejemplo, donde vivo como enfermera titulada solo me pagarían el equivalente a unos 100 dólares al mes, pero el gobierno tiene sus propias enfermeras y no me permitiría trabajar de todos modos.

Así que, armados con nuestro presupuesto y nuestro recién conseguido apoyo financiero, partimos hacia los campos extranjeros, y oramos para que todo saliera como lo teníamos previsto y planeado. Como vivo en una zona rural de África, mi presupuesto es mucho menor que el de la mayoría. Mi principal gasto era el combustible para los viajes, que es muy costoso.

Cuando los trabajadores mundiales llegan a sus nuevos lugares de residencia, empiezan a descubrir que la vida es muy diferente en todos los aspectos. Tienen que aprender un sistema monetario totalmente diferente (en mi caso, chelines ugandeses), en lugar del dólar estadounidense. Cuando mi hija adolescente, Becky, y yo llegamos a la Uganda rural en 1999, vivíamos en una pequeña y abarrotada unidad de “vivienda para el personal” en la mitad de un diminuto “dúplex”. El resto del edificio estaba lleno de profesores y alumnos internos.

No teníamos electricidad, ni agua corriente, ni teléfono, ni auto, ni jardín, ni alquiler. Al no tener facturas de servicios, nuestro dinero se destinaba a comprar queroseno para las lámparas y pilas para el reproductor de CD y los altavoces. También pagamos a un hombre para que llenara nuestros bidones vacíos en el pozo de la aldea y nos devolviera literalmente el agua.

La primera casa de Margaret Nelson y su cocina independiente, en un pueblo rural cerca de Kampala, Uganda. (Margaret Nelson)

Después de unos seis meses, se instaló una torre de telefonía en el pueblo, a casi tres kilómetros al sur de nuestra aldea. Pudimos obtener un servicio de telefonía móvil limitado, de pago por uso (el sistema de crédito estaba descartado). Todavía recuerdo la alegría de hablar con la familia a 16,000 kilómetros de distancia después de no escuchar sus voces durante seis meses.

Transporte

Sin teléfono ni auto, y viviendo a 80 kilómetros de la capital de Uganda, Kampala, donde se encontraba el banco y otros compañeros de trabajo, aprendimos a utilizar todos los medios de transporte público. El más común era el taxi, una miniván con capacidad para 14 pasajeros, que funcionaba a base de llenar el depósito y avanzar, ¡y lleno podía significar hasta 20 o más pasajeros! Eran económicos y paraban en cualquier lugar por nosotros, siempre que supiéramos suficientes palabras en luganda, una de las principales lenguas de Uganda, para decirles dónde debían dejarnos.

A veces hacíamos señales con la manno para que nos trasladaran, pero siempre con un amigo ugandés que solía conocer al conductor. Con el tiempo, aprendí a montar en las boda-bodas (motos o bicitaxis). El riesgo de sufrir lesiones era mayor en una moto, sobre todo en el denso y loco tráfico de Kampala, pero me encantaba usarlas, y todavía lo hago de vez en cuando: ¡se pueden atravesar los atascos cuando nada se mueve! El problema es que las mujeres deben ir sentadas de lado detrás del conductor, ya que lo contrario sería inapropiado.

Más tarde, cuando me compré un vehículo, tuve que aprender a conducir por el lado izquierdo de la carretera. Lo más difícil para mí fue girar a la derecha en medio del tráfico, sobre todo cuando la norma incluye reglas como: si hay reglas de tráfico, nadie las cumple, y más grande es mejor (aunque a veces más rápido es mejor).

Comida

No teníamos ni idea de dónde conseguir comida en Uganda, ni de cómo cocinarla, ni siquiera de cómo comerla. ¿Cómo se cocina un plátano? ¿Son sabrosos los saltamontes fritos? Dependíamos de nuestros vecinos para que nos enseñaran estas cosas. Nos llevaban al mercado, nos enseñaban a comprar comida y a negociar los precios.

La carne y el pescado se vendían en un extremo del mercado, había todo tipo de animales y moscas por todas partes; fuimos vegetarianas durante al menos dos meses. No pude acercarme a ese extremo del mercado durante mucho tiempo. Comía carne o pescado en un restaurante o en un mercado de carretera, sabiendo que todo procedía del mismo lugar, pero sentía que comprarlo y cocinarlo yo misma era diferente.

Con el tiempo me acostumbré a visitar el mercado en días alternos. Caminaba tres kilómetros, compraba la comida (sí, incluso la carne y el pescado), la preparaba y la disfrutaba. Aquí la gente cocina a diario porque no hay refrigeración. Aprendemos exactamente cuánto tiempo se conservan los distintos alimentos antes de estropearse (por ejemplo, los huevos se conservan durante al menos tres semanas simplemente en un estante del armario). No hay alimentos preparados, así que todo se hace desde cero.

Madinah Nalukenge, madre soltera de 34 años, sirve platos a los clientes en su puesto de comida frecuentado por transportadores, en el borde de una terminal de autobuses en la capital, Kampala, Uganda, el 30 de mayo de 2014. (AP Photo/Rebecca Vassie)

Tareas

¿Cómo se hace la colada sin agua corriente ni electricidad? A mano. Todas las semanas me frotaba la piel de los nudillos hasta que sangraban. Cuando se curaban, ya era hora de lavar la ropa. Pronto aprendimos que si la ropa no parece sucia y pasa la prueba del olfato, no hay que lavarla.

En cuanto al planchado, todo el mundo plancha su ropa, incluso en los pueblos más profundos y lejanos, porque mata los bichos. Utilizamos esas viejas cajas de hierro que a veces se encuentran en las tiendas de antigüedades de Estados Unidos. La plancha se llena de carbón caliente, se prueba la temperatura con un dedo mojado y se plancha sobre una toalla en el suelo.

Se puede tardar unos cuantos meses para aprender todo lo básico. A menudo me preguntaban por qué no contrataba a alguien para que me hiciera todo el trabajo, como es habitual en Uganda para la gente que lo puede costear. Yo respondía que quería aprender a hacerlo todo yo misma, para entender cómo vive la gente local. En los primeros meses tenía mucho tiempo, ya que trabajaba en una clínica del pueblo y solo tenía que estar allí si llegaban pacientes. No había mucho trabajo.

Después dejé ese trabajo y empecé a ir a algunas aldeas locales para dar clases durante todo el día. Entonces me di cuenta que no había suficientes horas en el día —solo cocinar y limpiar a diario puede llevar mucho tiempo en África— y, por primera vez en mi vida, empecé a trabajar con ayuda contratada. Por lo general, contrataba personas que no hablaban inglés para obligarme a aprender el idioma local.

Cuando planifiqué por primera vez mi presupuesto para Uganda, nunca pensé que el dinero serviría para pagar la ayuda contratada, o que alguna vez contrataría a alguien. Tampoco pensé en el esfuerzo que requería hacerlo. Más del 40% de los ugandeses viven por debajo del umbral de la pobreza, así que un poco de dinero sirve para mucho. Me gustaría hablar un poco de mis amigos y trabajadores, y de cómo se benefician de los trabajos que les he dado: prefiero dar trabajo a dar caridad.

Fayibe, madre de Sosten y Ezira, en una aldea rural cerca de Kampala, Uganda, 2019. (Margaret Nelson)

Nakamiya

Nakamiya es viuda y tiene unos 60 años. Vive en una diminuta choza de barro en un pueblo cercano, con 10 ó 12 familiares, entre ellos su anciana y senil madre; una o dos hijas, una de las cuales tiene SIDA; y varios nietos, varios son huérfanos. Ella paga la matrícula para mantener a los niños en la escuela. Su madre dividió la propiedad entre tres hermanos, y uno de ellos la amenazó con echar a Nakamiya y a su familia de las tierras en cuanto su madre muera.

Trabaja en mi casa, suele llegar alrededor de las 10 de la mañana y trabajar hasta las 7 de la tarde, cuando llega la guardia nocturna. Cocina para mí, para cualquier otra persona que esté cerca (trabajadores o visitantes) y para mi perro y mi gato. Lava la ropa, plancha, hace trabajos ligeros de jardinería y se encarga de la seguridad diurna. La casa rara vez está vacía, aunque yo esté fuera, lo cual es burno, ya que los robos son frecuentes.

Hannington

Hannington es un cuarentón padre de seis hijos, entre ellos una hija gravemente discapacitada. Es un hombre brillante atrapado por la extrema pobreza, pero que se esfuerza por alcanzar sus objetivos educativos. También es un hombre increíblemente trabajador y fuerte como un buey; lo llamo mi “tractor”.

Me ha ayudado con todo tipo de trabajos físicos pesados, como limpiar la tierra, arrancar los tocones de los árboles, ayudar en la construcción de mi casa, construir vallas, construir mi garaje y colocar una puerta de hierro. A cambio, la mayor parte de lo que le he pagado lo ha destinado a los gastos de la universidad, para ayudarle a ver cumplido su sueño. Es el director ejecutivo de nuestra Organización de Voluntarios de Emergencia Samaritana, que desarrollamos para proporcionar atención sanitaria de emergencia en muchos lugares, con formación sanitaria a nivel de aldea.

Nataliya

Nataliya es una viuda anciana sin familia. Cuando compré un terreno, adquirí una pequeña casa de ladrillos con suelo de tierra y una letrina con paredes de barro. En ese momento mis amigos me hablaron por primera vez de Nataliya. Dijeron que los niños del pueblo la acosaban constantemente, por ejemplo, tirando piedras a su tejado por la noche. Me sugirieron que la invitara a vivir en la casita, y acepté.

No se presentó durante algunas semanas (le daba vergüenza porque no tenía un vestido bonito), pero empezó a trabajar en mi huerto — probablemente a comer de él—. Después que nos conocimos, siguió cuidando el huerto, que abarcaba más de un acre. Con el tiempo, empezó a recoger el café cuando estaba listo para la cosecha y a plantar nuevos cultivos.

Un día envió tímidamente un mensaje preguntando si podía disponer de unos chelines para carne. Desde entonces se convirtió en parte de nuestra “familia”. Le encanta trabajar en el jardín y le encanta la carne. Es demasiado frágil para la jardinería pesada, pero deshierba meticulosamente y se ocupa de las tareas más ligeras a cambio de un pequeño “salario” mensual. Si se enferma, Nakamiya, que siempre la cuida, le lleva la comida. Hemos hecho algunas mejoras sencillas en su pequeña casa y, por lo que a mí respecta, puede vivir allí todo el tiempo que quiera.

Kyeyune y su esposa Juliet en una aldea rural cerca de Kampala, Uganda, 2020. (Margaret Nelson)

Kyeyune

Kyeyune es un vecino y padre de seis hijos. Trabaja en la seguridad de la aldea y no tiene estudios, pero está ávido de conocimientos. Trabaja duro para asegurarse que sus hijos reciban educación. Empezó a hacer trabajos esporádicos para mí, y más tarde se convirtió en mi administrador del agua. Cuando planté vainilla, le di algunas vides. Aprendió a cultivar vainilla después de asistir a varias clases, y empezó a cuidar mis vides como si fueran suyas. También se convirtió en mi vigilante nocturno, dos noches por semana.

Por desgracia, Kyeyune se metió en problemas con la ley y tuvo que huir para evitar la cárcel. Después de eso, su mujer se encargó de la jardinería y del acarreo de agua (pero no de la vainilla), para mantener los ingresos familiares. Kyeyune viene a casa siempre que puede para estar con su familia. Pasa mucho tiempo en mi casa, cuidando la vainilla. Es un lugar seguro para él, y no lo rechazamos por su delito.

Ezira y Sosten

Ezira y Sosten son dos hermanos congoleños que trabajan como mis guardias nocturnos. Son fuertes guerreros, armados con arcos y flechas. Duermo tranquila sabiendo que mi vida está en buenas manos, porque ellos también oran y actúan como guardianes espirituales. Su pueblo ha sufrido una grave sequía en los últimos años, posiblemente a causa de la deforestación, y su gente ha sufrido hambre. Los hermanos también han sufrido, pero sus salarios han ayudado a mantener a su familia. Sin los ingresos, habrían regresado a la República del Congo. Su pequeña iglesia proporciona esperanza en tiempos difíciles, y sería una gran pérdida si se fueran. Enseñar en su iglesia también me ha dado la oportunidad de conocer otra cultura africana.

Ezira y su familia en un mototaxi boda-boda en una aldea rural cerca de Kampala, Uganda, 2020. (Margaret Nelson)

Vivir en una aldea africana me ha permitido comprender cómo vive y piensa otra nación. Me ha quedado claro que el respeto se gana con la atención y la empatía cultural. Aprovechar la ayuda financiera y los esfuerzos de asistencia para el beneficio personal o la exportación cultural, especialmente a escala nacional, es, sin duda, un camino hacia el resentimiento.

Margaret Nelson es la directora asociada de Village Educational Centre Ltd. Es una enfermera titulada nacida en Estados Unidos que vive en una aldea rural de Uganda desde 1999, donde enseña contabilidad básica y gestión empresarial.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS