Adicto a videojuegos le habla mal a sus padres en un restaurante hasta que los clientes dicen basta

Por La Gran Época
10 de Abril de 2019 Actualizado: 10 de Abril de 2019

Desde el cambio de siglo, la tecnología moderna ha sido adoptada por muchos jóvenes -incluidos los adultos- como una forma de comunicación y entretenimiento. Esta tecnología puede abarcar desde computadores y teléfonos móviles hasta los videojuegos.

Para algunas personas, la emoción de jugar videojuegos detrás de una pantalla digital puede ser de corta duración, pero para un número cada vez mayor de jóvenes, el uso a largo plazo de los juegos ha resultado en cambios de comportamiento y adicción. El 18 de junio de 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a los jugadores que están “caracterizados por un control deficiente sobre los juegos” el sufrir de una condición mental, según la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11).

Las investigaciones han sugerido que los videojuegos pueden mejorar las capacidades perceptivas y cognitivas (pdf), pero cuando se trata de pasar tiempo de calidad en familia, los estudios (pdf) han demostrado que una ruptura en la comunicación familiar -algo que es muy necesario para el desarrollo del niño y del adolescente (pdf)- resultó en que los niños o adolescentes se volvieran adictos a los videojuegos. Los cambios de comportamiento como la agresión también se han asociado con el uso a largo plazo de los videojuegos.

Esto no ayuda cuando los adolescentes también están en sus “etapas rebeldes“.

A pesar de esta tendencia, algunos niños siguen dando prioridad al tiempo y la comunicación de calidad en familia por encima de los videojuegos, y también están dando algunos consejos muy necesarios a sus compañeros.

El siguiente video muestra a una pareja junto con su hijo entrando al Royal Coach Diner en Nueva York. El hijo sostiene una tablet mientras está sentado en la mesa con sus padres. Absorto en el juego, el joven jugador es ajeno a su entorno.

Cuando su madre le dice: “En serio, Ashton, ¿puedes dejar el ordenador?”, el chico reacciona respondiendo: “¡Oh! Me has hecho perder”.

No tiene en cuenta a sus padres debido al juego de Fortnite antes de decirles que tiene que empezar todo de nuevo.

Cuando el camarero viene a tomar la orden, los padres parecen estar listos, pero Ashton está un poco distraído.

Cuando su madre le pregunta qué le gustaría beber, responde bruscamente: “No me importa”.

El padre se siente incómodo con su comportamiento y dice: “Ashton, deja el juego y pide tu comida”.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Shutterstock/Mangostar)

En este punto, la gente del restaurante comienza a darse cuenta de su comportamiento.

El padre entonces le dice: “Ashton, tu madre te está hablando. ¿Puedes dejar el juego?”.

El niño entonces responde de manera descortés a su padre.

Ahí  es cuando una madre en otra mesa toca en la conversación y añade que su hija de 19 años también es adicta a los juegos.

Mientras tanto, su hijo menor en la mesa añade que el “juego es adictivo”.

Cuando el padre de Ashton le pregunta al niño por qué no estaba jugando entonces, el niño responde: “Sería como una grosería…”

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Shutterstock/HAKINMHAN)

El hijo de la mujer sugiere al padre de Ashton que tome el juego y en su lugar le permita mirar fijamente a la pared.

Descontento, Ashton responde diciendo: “Pero entonces no puedes jugar”.

Ashton le pregunta al chico: “¿Cómo te sentirías si tus padres te quitaran el juego?”.

El niño responde con valentía: “Está bien”.

La orgullosa madre le explica a Ashton que sus padres están deseando comer con él.

La respuesta de Ashton esta vez es: “¡Pero es mi iPad, es mi juego!”, Entonces el desconocido le pregunta: “Pero, ¿quién lo compró?”.

Todos los clientes están de acuerdo en que el juego es adictivo e intentan dar diferentes sugerencias. Pero Ashton simplemente no parece estar de acuerdo.

Una señora preocupada le dice: “Éstos son seres humanos, éstos son tu familia”.

Pero lo que realmente termina salvando el día son algunas palabras de sabiduría que vienen de un hombre, llamado Roosevelt, sentado frente a la familia.

Se sienta al lado de Ashton y le dice: “Siempre vas a tener la oportunidad de jugar a ese juego… pero [tus padres] no van a estar ahí todo el tiempo”.

Justo cuando el hombre continúa su sermón, entra John Quiñones, el presentador del programa What Would You Do? El padre es identificado como el actor Josh, la madre como Angela y, por supuesto, todos conocemos a Ashton.

Mira el experimento social, y entérate cómo estas palabras crean un impacto.

Mira el video a continuación:

Para ver el siguiente video puedes activar los subtítulos en español en tu navegador, en la barra de abajo a la derecha (Configuración >>> Subtítulos >>> Inglés >>> Subtítulos >>> Traducir automáticamente >>> Español).

Mira este castigo épico para el mal comportamiento del adolescente

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS