Administradores escolares de Pensilvania dicen que están atrapados en medio de debate de mascarillas

Por Beth Brelje
25 de Septiembre de 2021
Actualizado: 25 de Septiembre de 2021

Los administradores escolares de Pensilvania están atrapados en medio del debate sobre las mascarillas escolares y necesitan una mejor comunicación por parte del Departamento de Salud del estado. Ese fue el testimonio del jueves durante una audiencia del Comité de Educación del Senado que exploró el impacto de la orden del Departamento de Salud que exige el uso de mascarillas a los estudiantes y niños en las escuelas y guarderías.

“¿Han intentado alguna vez poner una mascarilla a un niño de 2 años y hacer que la lleven todo el día? ¿Qué tal 10 minutos sin que la toquen? Muchas veces los fluidos corporales de su nariz y boca empapan la mascarilla y acaba siendo un vaso de succión para su cara”, declaró Jessica Daugherty, directora del Lititz Christian Early Learning Center. “Se contamina más de gérmenes que si no llevaran nada puesto”.

El centro pretende colaborar con los padres y apoyar sus deseos cuando los niños están al cuidado del centro, dijo Daugherty. Pero la orden de uso de mascarillas paraliza la relación entre los padres y el centro al obligar a éste a hacer cumplir la orden.

“Me horrorizó el nivel al que esta administración llegaría, para controlar el nivel de uso de mascarillas”, testificó Daugherty, recordando cuando recibió la notificación de la orden de la Oficina de Desarrollo Infantil y Aprendizaje Temprano de Pensilvania. “No solo se le quitó a los padres la opción de llevar mascarilla, sino que se le impuso al proveedor de la guardería la obligación de exigirla”.

El aviso da al centro la opción de cumplir con la orden o arriesgarse a perder su licencia de funcionamiento. La orden no es opcional y su incumplimiento dará lugar a una citación inicial por incumplimiento, con un plazo de 10 días para entrar en conformidad o que su licencia pase a ser provisional. Esto supondría la imposibilidad de solicitar o recibir la subvención de estabilización para el cuidado de niños. El incumplimiento continuado daría lugar a una orden de expulsión de emergencia.

“Se trata de control”

“Sinceramente, ya no se trata de mascarillas; se trata de control. ¿Quién lo tiene? Los padres no”, dijo Daugherty. “Si no hacemos algunos cambios, la cuerda de la libertad que ahora conocemos se acortará, y los niños a los que proporcionamos una atención de calidad solo conocerán el control sin opciones”.

Barry Fillman, director administrativo de la Escuela Vocacional-Técnica del Área de Jefferson County-Dubois, testificó que normalmente las familias se presentan en las reuniones de la junta o tienen conversaciones con los educadores y trabajan juntos para resolver los problemas, pero que no es así como funciona con la orden de las mascarillas.

“La gente de la educación tiene poco control sobre lo que ocurrió cuando se encendió este fuego. Y luego las amenazas del gobierno se acumulan a una situación ya intensa. Deberían darse cuenta de esto”, dijo Fillman. “Se está empujando a grandes personas hasta un punto de ruptura. Lo único que puede resolver esto es que la gente de ambos lados se reúna y trabaje realmente en conjunto y encuentre una manera de involucrar a las familias en lugar de expulsarlas. Expulsar a los padres del proceso con una orden mal redactada e inoportuna y luego avivar su dolor sin resolver realmente su queja está pasando factura”.

Justo cuando las escuelas comenzaban este otoño, la Secretaria de Salud en funciones de Pensilvania, Alison Beam, emitió una orden que entró en vigor el 7 de septiembre y que exigía el uso de mascarillas dentro de los edificios de las escuelas K-12, los programas de aprendizaje temprano y las guarderías. Antes de eso, se había dicho a las escuelas que debían determinar sus propias reglas a nivel local. La orden tomó por sorpresa a muchas escuelas.

“A nosotros, como administradores de escuelas, se nos ha puesto en la posición de absorber todo lo que la política crea, y está rompiendo la voluntad de personas decentes y cariñosas”, dijo Fillman. “Trabajamos muy duro para construir la confianza con todas las partes interesadas, especialmente con nuestras familias, y les ruego que dejen de enfrentarnos unos a otros en todos los niveles”.

Michael Bromiriski, superintendente del Distrito Escolar de Hempfield dijo que las escuelas están teniendo menos interacción con el Departamento de Salud en comparación con el año pasado, y que las escuelas han estado haciendo el trabajo del departamento, incluyendo el trabajo de investigación de casos, el rastreo de contactos, las comunicaciones con los padres y tutores, la puesta en cuarentena de los estudiantes y el personal, la emisión de directivas de aislamiento y la notificación de los casos de COVID-19.

Cambios de última hora

Sin embargo, un día antes de que comenzaran las clases, Bromiriski dijo a The Epoch Times que la escuela recibió la noticia del Departamento de Salud de que “las escuelas no emiten directivas de cuarentena o aislamiento, sino que ayudan al personal del Departamento de Salud a identificar los contactos cercanos”.

El departamento dijo que las directrices de los CDC servirían como mejores prácticas de salud pública para las escuelas. Las escuelas no están obligadas a seguir las orientaciones de los CDC, pero se les recomienda encarecidamente que lo hagan.

La escuela quería algunas aclaraciones porque ya estaba recibiendo la presión de los padres sobre su autoridad para ordenar mascarillas y cuarentenas, declaró Bromiriski. El departamento respondió que cualquier contacto cercano a un caso de COVID-19 recibiría una orden de cuarentena legalmente vinculante del estado.

La escuela preguntó qué debían decir a los padres, y sugirió: “Como contacto cercano, hemos proporcionado su información de contacto al Departamento de Salud y alguien del Departamento de Salud se pondrá en contacto con la información de la cuarentena”. El departamento dijo que esa era una respuesta perfecta, dijo Bromirski.

Pero los padres no están recibiendo información sobre la cuarentena por parte del Departamento de Salud.

“Los padres nos miran y se preguntan por qué podemos excluir a sus hijos de la escuela, porque el Departamento de Salud no se ha puesto en contacto con ellos”, dijo Bromiriski. “Intentamos acatar las indicaciones que nos ha dado el Departamento de Salud, pero no están cumpliendo con sus responsabilidades declaradas”.

La actual orden de mascarillas se impuso después de que muchas escuelas ya abrieran con una política de mascarillas opcionales.

“Decir que este cambio provocó una cantidad extrema de ira, frustración y volatilidad en nuestras comunidades es quedarse corto”. Bromiriski dijo que los educadores están siendo amenazados. “En el lapso de un día, se me informó que podría ser arrestado si seguía la orden y si no la seguía. Nuestras comunidades están divididas, y la fe en la educación pública está disminuyendo”.

Falta de comunicación

Cuando la orden fue emitida, dijo Bromiriski, el Departamento de Educación envió a las escuelas una dirección de correo electrónico para que la usaran para comunicarse.

“Pero el correo electrónico limita la capacidad de comunicación real y no permite un diálogo significativo que aporte claridad y comprensión sobre la información que debe ser interpretada y, en última instancia, aplicada”, dijo Bromirski. Los líderes escolares comenzaron a solicitar reuniones con el Departamento de Salud y el Departamento de Educación para obtener claridad sobre algunos de los detalles de la orden, pero no pudieron conseguir una reunión hasta una inesperada conversación de 15 minutos con una persona de la política del Departamento de Salud, el miércoles, el día antes de la audiencia.

“No tengo otra forma, aparte de enviar correos electrónicos o dejar mensajes telefónicos, de ponerme en contacto con alguien del Departamento de Salud”, dijo Bromiriski.

Se pidió a los Departamentos de Salud y Educación que asistieran a la audiencia, pero no lo hicieron porque la orden de la mascarilla está siendo impugnada en los tribunales, dijo el senador republicano Scott Martin, que organizó la audiencia.

“El Departamento de Salud de Pensilvania (DOH) y el Departamento de Educación (PDE) se comunican continuamente con las escuelas acerca de la respuesta en constante evolución a COVID-19”, dijo la Secretaria de Prensa Adjunta del Departamento de Salud, Maggi Barton, a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Como tal, el DOH ofreció apoyo individual con numerosas escuelas a lo largo de la pandemia, antes y durante el año escolar 2021-2022. Incluyendo ayer mismo, cuando el PDE compartió los siguientes recursos creados por el DOH con todas las escuelas: orientación adicional para apoyar a las escuelas en la respuesta a los casos y brotes de COVID-19 en las escuelas”, dijo Barton.

Esta orientación incluye dos diagramas de flujo —”Qué hacer cuando hay un caso positivo de COVID” y “Cómo responder a un brote de COVID-19″— para un acceso rápido a la gestión de los casos. “Más detalles específicos sobre el aislamiento, la cuarentena y la investigación de casos están disponibles en el sitio web del PDE”, dijo Barton. “El DOH se compromete a proporcionar información a los distritos escolares y continuará trabajando con los distritos escolares y las agencias hermanas en estos temas importantes”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS