Padres encierran a adolescente embarazada en institución mental, 44 años después llega una carta

Por Louise Bevan - La Gran Época
08 de Julio de 2019 Actualizado: 08 de Julio de 2019

Julie Mannix Von Zemeck, de 19 años, se vio obligada a elegir entre interrumpir su embarazo o ser internada en una institución psiquiátrica. La decisión cambiaría el resto de su vida.

Julie estaba esperando un hijo con su novio, Frank, quien, según se descubrió, estaba casado con otra persona. El aborto era algo impensable en 1963, y dar a luz a un niño fuera del matrimonio era un escenario que los padres de Julie no estaban dispuestos a pasar. Decidieron proteger la reputación de la familia; dejaron a Julie en un hospital para enfermos mentales y criminales locos, sola, durante seis largos meses.

Julie era “una debutante de la Línea Principal de Filadelfia”, y su padre y su madre eran periodista y escritora, respectivamente. Describiendo a sus padres como “extraños y glamorosos”, la joven madre embarazada estaba bajo una gran presión para que se sometiera a sus deseos.

Sin embargo, decidió salvar a su bebé, y soportó meses de desesperada soledad para hacerlo. “El 19 de abril de 1964, en un hospital de Catholic Charities cerca de Filadelfia, di a luz a una niña hermosa y saludable”, escribió Julie, compartiendo su historia con Cosmopolitan. “Solo se me permitió verla una vez, a 1,5 metros de distancia, antes de dejarla”.

Julie firmó a regañadientes los papeles de la adopción para entregar a su hija, llamada Aimee. “Yo solo quería desesperadamente que mi hija, una bebé concebida en el amor, con un hombre que amaba, viviera”, escribió Julie. “Pero mi corazón se partió en pedazos”, confesó. “Dejé el bolígrafo, me di la vuelta y, con las piernas temblorosas, dejé a mi bebé atrás”.

Julie fue enviada a casa desde el hospital el día después de dar a luz. Al regresar a la casa de la familia, Julie descubrió que sus padres habían mentido sobre su ausencia de seis meses y mantuvieron su embarazo en secreto para todos. “Eso es tan cruel”, dijo Julie, recordando su angustia. “Es una cosa horrible”.

Frank se divorció durante la institucionalización de Julie, y la pareja, muy enamorada, se casó en 1965. Se mudaron a la ciudad de Nueva York y Julie se convirtió en actriz. Cada año, con el corazón apesadumbrado, los esposos celebraban el 19 de abril el cumpleaños de su amada Aimee; sus anillos de boda estaban incluso inscritos con la fecha especial.

Tuvieron dos hijos más juntos: Danielle, y Frank Junior.

Ver esta publicación en Instagram

#mothersanddaughters #adoptionreunion #MothersDay #love #losttime

Una publicación compartida de Julie and Kathy, Authors (@secret_storms_memoir) el

Aimee, a quien su familia adoptiva le cambió el nombre a Kathleen Marie Wisler,  vivió una infancia llena de amor. Su madre adoptiva murió trágicamente cuando Kathy tenía apenas 6 años de edad, pero un segundo matrimonio fracasado y un poco de pobreza en realidad acercaron mucho más a Kathy, su padre y sus hermanos adoptivos.

Cuando Kathy tuvo sus propios hijos, comenzó a pensar en su madre biológica. Milagrosamente, con la ayuda de los Servicios Sociales Católicos de Filadelfia, Kathy pudo encontrar a Julie y Frank. Esperó con la información durante 10 años antes de que llegara el momento oportuno; luego, les escribió una carta sincera.

Julie llamó a su hija solo dos días después de que la carta fuera enviada. Kathy estaba aturdida. “Nunca imaginé que me sentiría como una hija de nuevo”, compartió Kathy, añadiendo su perspectiva a la historia de mamá Julie”, y sin embargo aquí estoy, acariciada por dos padres fuertes y considerados que se preocupan cuando mis hijos están enfermos y que llaman sin razón”.

Kathy arregló un encuentro para conocer a sus padres biológicos, y su conexión fue instantánea. “Siento como si nunca nos hubiéramos separado”, dijo Kathy. Madre e hija se reconectaron de una manera tan significativa que incluso han escrito juntas sus memorias tituladas Secret Storms: A Mother and Daughter, Lost then Found (Tormentas secretas: Una madre e hija, perdidas y encontradas).

Su increíble historia fue cubierta incluso por la serie de Discovery Life, Shocking Family Secrets. En cuanto a las historias, ésta lo tiene todo, incluyendo, lo más importante, un final feliz.

“Es como si nos hubieran dejado caer en el capítulo final de un cuento de hadas”, compartió Kathy, “y todos sabemos cómo van los cuentos de hadas”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Sorprendieron a su mamá en su cumpleaños con un regalo muy especial

TE RECOMENDAMOS