Adolescente violada por compañeros se suicida y su mamá comparte la trágica nota que dejó

Por Robert Jay Watson
11 de Julio de 2019 Actualizado: 11 de Julio de 2019

Un padre siempre quiere proteger a sus hijos del mundo y especialmente de las cosas malas que otros adultos pueden hacerles. Pero proteger a los niños de las palabras y actos crueles de sus compañeros puede ser mucho más difícil. Para Linda Trevan, de Melbourne, Australia, no fue solo el bullying que sufrió su hija Cassidy durante años lo que le pesó mucho.

Sentía que había fallado en salvar la vida de su hija.

Cassidy Trevan era una niña normal, que por ninguna razón en particular se convirtió en objeto de intimidación intensa por parte de otras niñas en su escuela cuando estaba en secundaria. Para la joven Cassidy, la vida era tan miserable que vivía en constante temor de las bravuconas, incluso preocupada por lo que podría pasar si se reunía con ellas fuera de la casa.

“La intimidación comenzó con insultos y cosas así y fue abofeteada una o dos veces”, dijo Linda Trevan a 9 News en Melbourne. No contentas con dejarla ahí, las acosadoras continuaron acosando a Cassidy en las tiendas de la ciudad y en las redes sociales. Su casa fue incluso vandalizada.

Después de ser sacada de la escuela por un semestre por su madre, Cassidy, que tenía 13 años en ese momento, recibió apoyo de consejería y fue capaz de recuperar su confianza para poder regresar a la escuela. Sus antiguas acosadoras también parecían haber cambiado, ofreciéndole amistad e incluso invitándola a asistir a un festival de música con ellas.

Cassidy esperaba que su larga pesadilla hubiera terminado, pero de hecho, apenas estaba comenzando.

Pero cuando Cassidy llegó, no había ningún festival, solo una enfermiza y espantosa trampa. Sus acosadoras estaban allí con tres niños, la sujetaron y la violaron. “Eran chicos mayores que Cass no conocía. Dos chicas que se sentaban y esperaban. Dos chicos que la compartían y se cronometraban el uno al otro. Un niño estaba vigilando la puerta principal”, dijo su madre a 9 News.

Peor aún, este horrible acto de violencia parecía quedar completamente impune y las niñas acosaban a Cassidy, como si la violación en grupo que habían organizado no fuera lo suficientemente despreciable. La policía de Victoria quería una declaración de Cassidy para dar seguimiento al ataque, pero la adolescente estaba tan traumatizada que no pudo hacerlo.

Como dijo su madre a 9 News: “Cass tenía miedo de hacer una declaración formal por miedo a las represalias de la pandilla, y también le preocupaba que revivirla la llevaría al límite”. Incluso sin dar nombres, Cassidy tuvo que vivir con el acoso.

Linda Trevan “tuvo que obtener una orden [de restricción] contra la principal acosadora cuando agredió físicamente a Cass en las tiendas, después de la violación, e incluso llamó a mi celular exigiendo hablar con Cass”.

Para la adolescente, este período fue simplemente infernal. Apenas podía levantarse por la mañana y, desde luego, no quería acercarse a la escuela o incluso salir a la calle por miedo a encontrarse con sus verdugas. Como su mamá publicó en Facebook, “sufrió retrospectivas del crimen, pesadillas, insomnio, ansiedad por separación, ataques de pánico, estrés postraumático y el consiguiente empeoramiento de la enfermedad mental”.

Aunque su madre hizo todo lo que pudo para apoyar a su hija y alentarla a creer que el futuro podría ser mejor que el trágico pasado, nada parecía funcionar. Veintidós meses después de su violación, Cassidy Trevan se quitó la vida, devastando a su madre.

Como escribió su madre en Facebook, según Daily Mail: “¿Cómo puedo aceptar que mi preciosa bebé haya sido tan traicionada, tan agraviada, tan defraudada por la sociedad y por todos los profesionales que no te ayudaron y protegieron, tanto antes como después de lo que te sucedió?”.

Después de la muerte de Cassidy, Linda descubrió una carta que había estado escribiendo para advertir a otros estudiantes y padres sobre lo que le había pasado con la esperanza de que este conocimiento evitara que otros niños corrieran la misma suerte. Como se reimprimió en The Independent, la carta fue una conmovedora declaración final de esta adolescente cuya vida fue trágicamente interrumpida.

“Mi nombre es Cassidy Trevan, y fui violada. Si alguien lo intenta contigo, confía en mí, vale la pena luchar. ¡Pelea! Si no lo haces, te arrepentirás el resto de tu vida como yo. Tú puedes hacerlo. Ten cuidado. Te lo advierto. Ten cuidado”.

Unos esquiadores presencian el momento en que se produce una avalancha

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS