Adolescentes drogan a un perrito, lo torturan, lo prenden fuego y lo abandonan a su suerte

Por Robert Jay Watson - La Gran Época
23 de Junio de 2019 Actualizado: 23 de Junio de 2019

Mientras que las historias de abuso y negligencia animal a menudo involucran a los dueños que arrojan animales no deseados o los mantienen encadenados por largos períodos de tiempo, es raro que te encuentres con una historia de tal crueldad como la que infligió una pandilla de adolescentes en el Reino Unido hace unos años.

Los cuatro adolescentes, tres de ellos de 16 años y el otro de solo 15 en el momento del crimen, cometieron actos de crueldad impensables sin más razón que su propia diversión.

Los chicos, cuyos nombres no pudieron ser revelados en ese momento porque eran menores de edad, eran de Margate en el condado de Kent. Se drogaron y secuestraron a Chunky, un cachorro chihuahua de menos de un año de edad, para torturarlo por “diversión”.

Lo que le hicieron al perro fue tan horrible que devastó a los inspectores de la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA), que no son ajenos al abuso animal. La inspectora de la RSPCA en el caso, Caroline Doe, le dijo al Daily Mail  que era sin duda alguna lo peor que había visto en su vida. “Todo esto me da escalofríos”.

“Estos jóvenes admitieron que lo drogaban, le daban patadas y puñetazos, y lo retorcían para quebrar el cuello antes de dejarlo. También dijeron que le prendieron fuego a su cara y ojos después de encender una lata de desodorante en aerosol”, dijo a The Mail. Arrojaron a Chunky a un contenedor de basura, y lo dejaron para que muriera después de su larga sesión de tortura.

Como si todo el incidente no pudiera ser peor, los chicos no mostraron ningún remordimiento después del ataque, incluso se atrevieron a publicarlo en las redes sociales. Bonnie-Lee Fittall la mamá de Chunky, dijo a la  BBC: “Fuimos allí para encontrar una foto de nuestro perro quemado, en la que se dice que los chicos hicieron esto y lo otro, orgullosos de ello”. “Eso es asqueroso”.

Días después del ataque, la familia de Chunky se desesperó por encontrarlo. Poco sabían de los horrores sufridos por la mascota de su familia. Como la inspectora Doe de la RSPCA le dijo a The Mail, “lo que quizás fue aún peor fue el hecho de que Chunky sufriera durante días después que fue botado, literalmente abandonado a su suerte para que muriera por su cuenta y deambulara al lado de una carretera rápida”.

“No queríamos que fuera verdad cuando nos enteramos por primera vez”, dijo Bonnie-Lee Fittall, propietaria de la empresa, a Buzz Feed. “Es difícil de pensar. Realmente nos enfurece”. Para la inspectora Caroline, “Es un milagro que haya sobrevivido. Nunca olvidaré lo aterrorizado y deprimido que estaba cuando lo vi”, informó The Mail.

Afortunadamente, hubo algo de justicia para los perpetradores, aunque no pudieron sentir toda la fuerza de la ley ya que todos eran menores de edad. Según The Mail, los cuatro miembros de la banda fueron condenados a pagar multas y se enfrentaron a órdenes de remisión de un año de duración, el equivalente en el Reino Unido de la libertad condicional supervisada para menores. También se les impuso una prohibición de cinco años de poseer animales.

Pero la familia de Chunky y los defensores de los derechos de los animales no se detendrán ahí. ¡No podían creer que a estos monstruos se les permitiera tener mascotas una vez que fueran adultos!

Una mujer de Leeds, en el norte de Inglaterra, Maxine Berry, se enteró del impactante caso en las noticias y decidió hacer algo al respecto. Ella inició una petición en Change.org, llamada “Justicia para Chunky”, que fue firmada por casi 750.000 personas y que propone que “cualquiera que abuse de los animales, sin importar su edad, sea incluido en un Registro de Crueldad contra los Animales, el cual los seguiría de por vida”.

El propio Chunky ayudó a entregar la petición por escrito junto con su familia humana, los Fittalls, que se dedicaron por completo a su recuperación, y Maxine Berry, del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, como informó Buzz Feed. Aún más increíble, un sano Chunky incluso participó en una marcha en el Parlamento con manifestantes, según el Mirror.

¡Una increíble historia de crueldad humana y la habilidad de un perro valiente para hacer cambios para todos los animales!

En la cárcel, sufrió las formas más brutales de tortura a manos del régimen chino. Esta es la historia de un monje tibetano perseguido y su fe inquebrantable

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS