Advierten que el déficit fiscal de la Argentina en términos del PBI duplica al de Grecia

06 de Julio de 2015 Actualizado: 06 de Julio de 2015

Si bien las diferencias entre las dos economías son en la actualidad muy disímiles, sea por la magnitud de la relación deuda sobre el PBI, o la tasa de desempleo y magnitud de la recesión, tienen en común que las dos pasaron por un escenario de default, uno hace más de 14 años, aunque sin haber logrado superarlo por completo y otro en estos días con el Fondo Monetario Internacional, tienen en común que enfrentan un severo déficit fiscal.

“El déficit fiscal en Grecia es equivalente al 3,5% del PBI, mientras que en la Argentina, es también de 3,5% del PBI, pero si se excluyen las asistencias del Banco Central, Anses y otros organismos públicos al Tesoro Nacional, asciende a 6,3% del PBI”, indican los economistas del Instituto para el Desarrollo Social Argentino.

Es cierto que el nivel de endeudamiento público de Grecia es mucho más elevado que el de la Argentina: 177% versus aproximadamente 42% del PBI, de los cuales en el último caso 25 puntos porcentuales corresponderían a organismos estatales”, dice la entidad privada.

La proporción de deuda sobre PBI es cuatro veces mayor en Grecia

Pero esta medición esconde pasivos no registrados en la contabilidad pública. Según Idesa hay que agregar en el caso argentino la denominada deuda contingencia como la que surge de “los juicios previsionales, los juicios promovidos por los holdouts, los reclamos de las provincias para que se suspenda la retención del 15% de coparticipación y las demandas de los dueños de las empresas estatizadas (CIADI) y los enormes compromisos futuros por haber distribuido millones de jubilaciones sin aportes a través de las moratorias y el indiscriminado ingreso de empleados públicos”.

Por eso el estudio privado “alerta sobre la pertinencia de no subestimar los problemas fiscales y las distorsiones acumuladas que minan la competitividad internacional de la Argentina. En Grecia, la baja calidad institucional se hace más explícita porque al estar en la órbita del euro el gobierno no tiene posibilidad de financiar el déficit fiscal con emisión monetaria sin respaldo. Pero si el próximo gobierno de la Argentina aspira a erradicar la inflación y crear condiciones para recuperar el crecimiento económico y el empleo, tendrá que –como le ocurre a Alexis Tsipras– resolver los daños ocasionados por varios años de irresponsable administración del Estado”.

“Tanto en Grecia como en la Argentina el cambio de estrategia es inevitable. Sólo queda por definir si se optará por el que genera los menores costos sociales”, esto es por políticas gradualistas o de shock, advierten desde del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, que dirige Jorge Colina.

Artículo original

TE RECOMENDAMOS