Aeropuerto internacional de Hong Kong cancela vuelos por la multitud de manifestantes en la terminal

Por Eva Fu
12 de Agosto de 2019 Actualizado: 12 de Agosto de 2019

Uno de los aeropuertos más ocupados del mundo se detuvo por completo el 12 de agosto luego de que una multitud de manifestantes prodemocráticos de Hong Kong llenaron su terminal principal para protestar contra la brutalidad policial.

Las protestas en el aeropuerto marcaron el cuarto día consecutivo de protestas pacíficas en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong, y se produjeron luego de una noche de mucha violencia donde la policía disparó gases lacrimógenos dentro de una estación de metro y balas de goma, y arrojó bolitas de pimienta a los manifestantes a corta distancia.

Una doctora fue hospitalizada también luego de recibir un disparo en el ojo con una bala de perdigones.

Los manifestantes en el aeropuerto corearon consignas que condenaban a la “policía negra” mientras sostenían carteles que decían “La policía de HK nos está matando”, “Ojo por ojo” y “Queremos elegir a nuestro jefe ejecutivo”, una solicitud que los manifestantes de Hong Kong han repetido en los últimos dos meses, además de la demanda de un retiro total de un proyecto de ley de extradición que permitiría que las personas fueran enviadas a China continental para ser juzgadas.

Algunos manifestantes también cubrieron sus ojos derechos en solidaridad con la mujer herida.

Una manifestante sostiene una pancarta en la sala de llegadas del Aeropuerto Internacional de Hong Kong durante una manifestación en Hong Kong, el 12 de agosto de 2019. (Anthony Kwan/Getty Images)

El aeropuerto internacional de Hong Kong, en la tarde del 12 de agosto, canceló todos los vuelos fuera del aeropuerto, diciendo en un comunicado que las protestas “interrumpieron seriamente” sus operaciones. Agregó que los vuelos se reanudarían a las 6 a.m. del 13 de agosto.

No se reportó violencia en el aeropuerto a partir de la tarde del 12 de agosto, y los organizadores han pedido a todos que cumplan con el principio de “no argumento” y “no vandalismo”.

Quieren “llevar el lado más veraz [de Hong Kong] a los viajeros que llegan”, dijeron los organizadores.

Presión gubernamental

Los gobiernos de Beijing y Hong Kong han adoptado una postura cada vez más severa hacia los manifestantes que han persistido durante más de dos meses, condenándolos como violentos y radicales.

Por tercera vez en poco más de dos semanas, la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao de China, la principal agencia de Beijing para administrar los asuntos de Hong Kong, celebró una conferencia de prensa el 12 de agosto elogiando a la policía que resultó herida durante las operaciones de dispersión durante el fin de semana.

El portavoz de la oficina, Yang Guang, acusó a los manifestantes de cometer actos que señalan “un terrorismo en ciernes” que amenazó la vida de los habitantes de Hong Kong. El régimen chino ha utilizado la amenaza del terrorismo para justificar la supresión de las minorías y los grupos religiosos en las regiones de Xinjiang y el Tíbet, lo que ha provocado la censura de los gobiernos y grupos de derechos humanos en Occidente.

Yang también pidió a las autoridades de Hong Kong que no tengan “clemencia ni piedad”.

El 12 de agosto, la aerolínea bandera de Hong Kong, Cathay Pacific Airways, advirtió sobre “consecuencias disciplinarias” para los empleados involucrados en “protestas ilegales”. La autoridad de aviación de China había exigido anteriormente que la aerolínea suspendiera a los miembros del personal involucrados en las protestas.

La semana pasada, la aerolínea suspendió a un piloto por “disturbios” y despidió a dos empleados de tierra por filtrar información de viaje para un equipo de fútbol de la policía de Hong Kong que debía volar a China.

Manifestantes sostienen pancartas en el aeropuerto internacional de Hong Kong luego de una protesta contra la brutalidad policial y el controvertido proyecto de ley de extradición el 12 de agosto de 2019. (Philip Fong/AFP/Getty Images)

La respuesta de los ciudadanos

A pesar de las continuas críticas de las autoridades de Hong Kong y Beijing, los manifestantes parecen atraer el apoyo más amplio de los ciudadanos. En el aeropuerto, los habitantes de Hong Kong transportaron carros cargados de alimentos y bebidas en apoyo a los asistentes de la manifestación, mientras que durante las protestas del fin de semana en la ciudad, muchos residentes salieron de sus hogares exigiendo que la policía dejara de usar gases lacrimógenos y se fueran a casa.

Mientras tanto, un grupo de manifestantes enmascarados también realizó su propia conferencia de prensa el mismo día criticando la reciente violencia policial que llevó a Hong Kong a “su fin de semana más oscuro en la historia contemporánea”.

Dijeron que las cuentas del gobierno de los manifestantes están “evidentemente equivocadas” y que el “objetivo estaba completamente fuera de lugar”.

“Hong Kong se convirtió en un campo de tortura de la noche a la mañana”, dijeron en un comunicado.

Dijeron que el lanzamiento de gas lacrimógeno dentro de la estación de metro Kwai Fong no respetó las instrucciones de seguridad de los fabricantes, que decían que el dispositivo estaba estrictamente limitado al uso en exteriores.

“Vimos que la estación de Kwai Fong se convertía en una cámara de gas”, dijo el portavoz Jerry Chan.

“La policía llama y trata a los manifestantes en repetidas ocasiones como ‘cucarachas'”.

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

TE RECOMENDAMOS