Afganistán baja el telón de la luna de miel de la administración Biden

Por Conrad Black
16 de Agosto de 2021
Actualizado: 16 de Agosto de 2021

Comentario

El asombrosamente vergonzoso colapso de la actividad antiterrorista internacional en Afganistán es un punto de inflexión en varios aspectos importantes.

Debe hacer caer el telón con un trueno sobre la impenetrable luna de miel de Biden y en la que todo se perdonó. Los políticos nacionales y las redes sociales eran en un 95 por ciento hostiles al presidente Trump y se aliaron para dirigir la campaña de Biden por él mientras se escondía en su sótano invocando el coronavirus como excusa para su incapacidad incluso de leer un teleprompter.

Pero después de haber promocionado masivamente a Biden y de haber cubierto los colosales fracasos de la nueva administración en materia de inmigración, delincuencia, inflación y crisis del COVID-19, los medios de comunicación sentirán que su propia supervivencia como fuente creíble de información está en juego. Ya tenían puestos sus chalecos salvavidas y, desde la noche del 16 de agosto, cuando la CNN y la MSNBC presentaron un desfile de invitados vilipendiando a la administración, se les podía ver trepando a los botes salvavidas.

Después de siete meses, la administración Biden ha zozobrado por las proporciones de sus propios desastres.

La prolongación de la luna de miel de Biden hasta mediados de agosto es una expresión del alivio de la mayoría de los estadounidenses por tener un ambiente político más tranquilo en el país y no tener un presidente en la televisión todos los días y tuiteando toda la noche.

Es comprensible que una grata sensación de serenidad haya impulsado a la administración Biden en agosto a pesar de las crecientes pruebas de su peligrosa incompetencia. Pero no se olvidará pronto la constante aparición en televisión de Biden y sus portavoces expresando una gran confianza en la capacidad militar afgana y asegurando a los espectadores que, como dijo hace un par de semanas el atroz general Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, “la victoria de los talibanes está lejos de ser una conclusión inevitable”.

Debería haber sido despedido por su insolente deserción al presidente Trump en el paseo ceremonial hacia “la iglesia de los presidentes” para demostrar que la administración no permitiría que se quemaran esos lugares; debería haber sido despedido de nuevo por sus fatuos comentarios sobre sus lecturas acerca del racismo blanco. Pero debería ser despedido ahora, por presidir este fiasco vergonzoso en Afganistán.

Una administración fracasada

El punto de inflexión político interno es que en adelante será imposible presentar como plausible a esta administración, que está fracasando en prácticamente todas las medidas de liderazgo e iniciativa política.

Responden a cada desafío con nuevos y más débiles e irrelevantes ataques a la administración anterior, que fue, en términos de política, una de las más exitosas en la historia del país.

Trump casi eliminó la inmigración ilegal, eliminó el desempleo y creó condiciones en las que el 20 por ciento de los asalariados más bajos avanzaban en términos porcentuales más rápidamente que el 10 por ciento de los más ricos. Trump dio forma a la alianza occidental, eliminó las importaciones de energía y llamó la atención del país sobre el desafío de China sin demagogia ni exageraciones.

Mientras Trump era presidente, apenas se hablaba de que Estados Unidos estaba siendo superado y sobrepasado por China; ahora apenas se habla de otra cosa. Los demócratas han conseguido con su ineptitud resucitar a su gran aliado de 2020 —la histeria del COVID-19— como un enemigo potencialmente mortal.

Mientras los medios de comunicación cubren sus apuestas y dejan de intentar darle aire al globo pinchado de Biden, los demócratas se enfrentarán como parias perseguidos que temen el veredicto del pueblo a las elecciones que se acercan implacablemente.

Los medios de comunicación, aunque es poco probable que sean afectuosos con Trump, no les gusta ser utilizados y ahora se dan cuenta de que su hermética fachada de solidaridad con la administración era la única fuerza que esta tenía. Los demócratas, cuyo único argumento político durante los últimos cinco años ha sido que ellos no son Trump, no encontrarán ese argumento tan persuasivo de aquí en adelante.

La alianza occidental en duda

Nos acercamos también a un punto de inflexión geopolítico, especialmente en la Alianza Occidental. Dicha alianza ha estado estancada desde el final de la Guerra Fría. La OTAN ha sido la alianza más exitosa de la historia del mundo: una reunión totalmente defensiva de países que, mediante la práctica de la contención, ganó la rivalidad con la Unión Soviética cuando este país simplemente se derrumbó como un suflé aplastado sin que Estados Unidos y la Unión Soviética intercambiaran un solo disparo.

Desde la desintegración de la Unión Soviética, se permitió que la alianza occidental se deteriorara hasta convertirse en “una alianza de voluntarios”, lo que significa que varios países pequeños o poco armados consentirían generosamente que la gran Estados Unidos de América garantizara su seguridad y sus fronteras, pero no contribuirían de forma significativa al presupuesto general a pesar de sus compromisos de hacerlo y, por lo general, se abstendrían de ayudar en la aportación de soldados a las misiones de la OTAN, aparte de meras pruebas.

Gran Bretaña y Francia han conservado la psicología de Grandes Potencias, aunque apenas los medios militares para ese papel, pero Alemania, que según la mayoría de las mediciones es junto a Estados Unidos la potencia occidental más fuerte, es una potencia militar risible. Bajo la dolorosa influencia de los militantes verdes, ha cerrado una espléndida capacidad de energía nuclear y se ha convertido sumisamente en un satélite energético de gas natural de Rusia.

Los europeos dan pocas muestras de estar dispuestos a unirse a cualquier movimiento para contrarrestar las declaradas ambiciones agresivas de China de convertirse en el país más influyente y poderoso del mundo. Las alianzas no deben mantenerse por el mero hecho de existir, y cada año resulta más difícil ver cuál es la utilidad de la Alianza Occidental, aunque con las reformas oportunas sería sin duda capaz de escribir una nueva declaración de intenciones para sí misma.

Creo que debería convertirse en una alianza mundial de estados democráticos, pero para dirigir una organización así de forma eficaz se requerirá una administración mucho más eficaz y conocedora de los asuntos internacionales y estratégicos que ésta.

Pero incluso manteniendo este statu quo, en lugar de ir dando tumbos de año en año, el fiasco de Kabul puede haber hecho tambalear la disposición de varios aliados de Estados Unidos a seguir aceptando el liderazgo de Washington. Estados Unidos ha dejado a sus aliados totalmente en la zanja en Afganistán, un país en el que solo entraron por lealtad a la alianza estadounidense hace 20 años, tras los atentados del 11-S, y donde los estadounidenses han elegido en general a sus aliados afganos internos con indiferencia.

Evacuar a los aliados

A un nivel, hay que decir que no hay ninguna razón para que Estados Unidos se preocupe especialmente por quién gobierna Afganistán. Es un país estratégicamente inútil y si los chinos se empeñan en construir allí su “franja y ruta”, no conseguirán nada útil para sí mismos.

Los talibanes son una entidad dividida y los iraníes, uzbekos, pakistaníes, indios y chinos tienen allí sus facciones.

Si los estadounidenses consiguen sacar a todos sus aliados nacionales y extranjeros de Afganistán de forma segura y se embarcan en una nueva política de restricción del intervencionismo estadounidense a lo que está indudablemente relacionado con el interés nacional del país, probablemente utilizarían sus recursos de forma más inteligente, y los chinos no están en condiciones de intentar replicar la extravagancia de los estadounidenses cuando llevaron a cabo y defendieron un perímetro más estrecho alrededor de la Unión Soviética y China.

Si hubiera algún diseño como éste en torno a la política exterior de Biden podríamos estar parcialmente tranquilos, pero el abandono de Afganistán parece ser simplemente un caos por un análisis equivocado, que solo facilitará el avance de China y debilitará la percepción sobre Estados Unidos en la zona.

Si los talibanes con gusto convierten de nuevo a Afganistán en un caldo de cultivo de terroristas, Estados Unidos tendrá que tomar represalias. Los talibanes son, en esencia, una consecuencia de los muyaidines, a los que los estadounidenses pusieron en el mapa del mundo al proporcionarles misiles antihelicópteros sobre el hombro que dificultaron mucho los 10 años afganos de Rusia.

Podemos cerrar el círculo y los talibanes podrían desestabilizar Pakistán, siempre un país mal gobernado (y una potencia nuclear). No hay ningún indicio de que esta administración haya aprendido algo de la pésima experiencia de Estados Unidos en Afganistán o tenga la más remota idea de qué hacer a continuación, salvo retirarse.

El único acto que podría redimir ligeramente este espantoso caos es que Estados Unidos se mantuviera en el aeropuerto de Kabul y enviara helicópteros para recoger a sus partidarios y aliados y evacuar a todos los que, de otro modo, podrían estar en grave peligro. Eso distinguiría este fracaso del de Saigón, en 1975. Estados Unidos les debe, y se debe a sí mismo, eso al menos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS