Agencia de la Unión Europea advierte que hay 250 espías chinos activos en Bruselas

Por Nicole Hao - La Gran Época
12 de Febrero de 2019 Actualizado: 12 de Febrero de 2019

El Ministerio de Asuntos Exteriores de la Unión Europea advirtió recientemente a los diplomáticos y militares de la UE sobre la amenaza de “unos 250 chinos y 200 espías rusos” operando en Bruselas, la capital de la UE.

Pasan desapercibidos mientras monitorean las zonas cercanas a las instituciones importantes, como un popular restaurante de carnes y un café cercanos al edificio principal de la Comisión Europea.

El 9 de febrero el periódico alemán Die Welt informó que la advertencia fue enviada por el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), una organización diplomática de la UE encargada de llevar a cabo las políticas exteriores y de seguridad de la Unión Europea.

El artículo dice que los espías rusos han estado activos en Bruselas durante décadas. Pero una presencia menos conocida son los agentes de inteligencia chinos que están activos en Bruselas, que ocultan su identidad haciéndose pasar por empleados de sus embajadas o por representantes comerciales de empresas de su país.

El artículo daba como ejemplo, sin especificar demasiado, que cuando un diplomático chino o ruso asiste a un evento importante, por lo general las personas que lo acompañan son agentes encubiertos.

Los espías también trabajan en varios tipos de pequeñas y grandes empresas en Bruselas, especialmente las ubicadas cerca de los edificios de la UE. Al ponerse en contacto directa o indirectamente con funcionarios de la UE –a veces simulan hacer negocios con ellos– y también monitoreando las instalaciones, los espías recogen la información que les interesa a sus países de origen.

Kenneth Lasoen, un experto en seguridad de la Universidad belga de Gante, dijo con anterioridad que la sede central de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, las instituciones de la UE y muchas agencias internacionales tienen su sede en Bruselas, y que todas estas entidades son objetivos clave para los espías y hackers de otros países, incluidos China y Rusia.

“Aquí se intercambia información económica y política de gran valor. Esto convierte a Bruselas en un nido de espionaje”, informó el medio de comunicación belga The Bulletin, citando lo que dijo Lasoen el 3 de noviembre de 2017.

A fin de obtener información económica, militar y política valiosa, los países también han recurrido a ciberataques.

Los servicios nacionales de inteligencia y seguridad de Bélgica, el Comité Permanente de Revisión de las Agencias de Inteligencia de Bélgica, dijo en su informe anual de 2016: “ Las empresas extranjeras (…) fueron objeto de actividades de intercepción por parte de los servicios de inteligencia (…) en relación con el espionaje dirigido a los principales políticos, gobiernos e instituciones internacionales”.

Uno de los ejemplos más recientes es la revelación de que desde 2016 un brazo del ejército chino –conocido como el Ejército Popular de Liberación (EPL)– que se especializa en ciberataques, interceptó una red europea de comunicaciones diplomáticas utilizada para compartir información sobre iniciativas de elaboración de políticas.

Un artículo del 19 de diciembre de 2018 del medio de comunicación Politico, citaba a Blake Darche, director de seguridad de Area 1 Security, una compañía estadounidense de ciberseguridad, explicando cómo los hackers del EPL encontraron los “eslabones más débiles de la cadena digital” para atacar al Ministerio de Asuntos Exteriores de Chipre, pudiendo obtener de este modo acceso a “toda la red de comunicaciones diplomáticas de la Unión Europea”.

Esta red, denominada Correspondencia Europea, proporciona una plataforma para que los funcionarios de los 28 países de la UE, el Consejo Europeo, el SEAE y la Comisión Europea cooperen en cuestiones de política exterior.

“No me sorprende el hecho de que haya un ataque así. Es solo cuestión de tiempo para que ocurra [la filtración de datos] o para que se haga público”, dijo Udo Helmbrecht a Politico. Es el director ejecutivo de la agencia de ciberseguridad de la UE, la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información.

El 10 de febrero la Embajada de China en Bélgica negó las afirmaciones del artículo de Die Welt, publicando una declaración que decía que el artículo era “una calumnia absoluta sin ninguna prueba”.

***

Descubre a continuación

El Instituto Confucio es ‘peligroso’ y un ‘centro de espías’, dice un experto

TE RECOMENDAMOS