Agente del FBI dejó Crossfire Hurricane cuando le negaron una “validación mejorada” de Steele

Por Tom Ozimek
19 de Enero de 2021
Actualizado: 19 de Enero de 2021

Un alto agente del FBI pidió ser removido del equipo de la investigación Crossfire Hurricane, que indagó los supuestos vínculos de la campaña presidencial de Trump con Rusia después de que su solicitud de una validación más estricta de las subfuentes del exespía británico Christopher Steele fuera rechazada, dijo el agente a un panel del Senado el año pasado, según una transcripción recién publicada.

El agente especial supervisor del FBI, identificado en la transcripción como “Agente Especial Supervisor 1”, (SSA) dijo el 27 de agosto al Comité Judicial del Senado, que su solicitud de una “revisión de validación mejorada” fue rechazada por preocupaciones de filtraciones.

“Para que quede claro de qué estoy hablando exactamente”, dijo el agente, “hubo una constante revisión de validación en curso por la División de Contrainteligencia y los analistas de inteligencia en ese momento. Mi petición fue al director de inteligencia del FBI para que hiciera lo que se consideraba una revisión de validación mejorada, algo fuera e independiente de la División de Contrainteligencia”, explicó.

Esa solicitud fue denegada por Bill Priestap, quien dirigía la división de contrainteligencia del FBI, aunque la revisión de validación mejorada se inició aproximadamente un año después, señaló el SSA, añadiendo que tuvo un “desacuerdo profesional” con Priestap sobre el asunto, lo que le llevó a solicitar un traslado del equipo de Crossfire Hurricane, de vuelta a la oficina del FBI en Washington.

El agente dijo que era consciente que Steele no era la fuente originaria de ninguna de las informaciones fácticas contenidas en lo que se convertiría en el difamatorio expediente de Steele, que desempeñó un papel clave en la solicitud del FBI de una intervención telefónica del exasociado de la campaña Trump, Carter Page. El SSA dijo que Steele, en cambio, “tenía una red de subfuentes que le proporcionaron la información” para el expediente, y que el agente consideró que era “importante” identificar la red de fuentes de Steele para validar la exactitud del expediente.

El SSA dijo que solicitó la revisión de Steele dada la importancia del expediente para una solicitud del FBI a un tribunal de la corte FISA, por una orden de vigilancia contra Page.

“Yo reconocí la importancia de su informe, el uso en una solicitud de FISA”, dijo. “Yo tenía preguntas sobre nuestra validación de información en la División de Contrainteligencia y todo eso contribuyó a mi desacuerdo profesional”, añadió.

Carter Page, consultor de la industria petrolera y exasesor de política exterior de Donald Trump, en la ciudad de Nueva York el 21 de agosto de 2020. (Brendon Fallon/The Epoch Times)

El principal subcontratista de Steele fue identificado más tarde como un ciudadano ruso con sede en Washington, quien había sido investigado por el FBI por sospechas de ser un espía del Kremlin, según los documentos publicados por el fiscal general William Barr.

El FBI más tarde cortaría a Steele como fuente confidencial debido a sus contactos con los periodistas.

Priestap, que se retiró del FBI en 2018, no pudo ser localizado para hacer comentarios.

En un informe publicado en diciembre de 2019 (pdf), el Inspector General del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, determinó que el expediente de Steele desempeñó un “papel central y esencial en la decisión de solicitar una solicitud de FISA para Carter Page”, aunque también señaló que su equipo de investigación había determinado que el expediente “no desempeñaba ningún papel” en el lanzamiento de la investigación Crossfire Hurricane.

El inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, testifica en una audiencia en el Capitolio de Washington, el 11 de diciembre de 2019. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)

Al mismo tiempo, Horowitz encontró “al menos 17 errores y omisiones significativas” en el caso del FBI para la vigilancia de Page. Aunque Horowitz dijo en el informe que su equipo no encontró pruebas de mala conducta intencional por parte de los agentes del caso que solicitaron las órdenes de vigilancia, “tampoco recibimos explicaciones satisfactorias de los errores o problemas que identificamos”.

El registro del testimonio del SSA era parte de un tesoro de transcripciones publicadas la semana pasada por el senador Lindsey Graham (R-S.C.).

Graham, quien preside el Comité Judicial del Senado, publicó cientos de páginas de transcripciones de la investigación del comité sobre los orígenes de la investigación Crossfire Hurricane, diciendo en una declaración que cree que el esfuerzo “fue una de las investigaciones más incompetentes y corruptas en la historia del FBI y el DOJ”.

El republicano de Carolina del Sur criticó el liderazgo del FBI bajo el exdirector James Comey y el exsubdirector Andrew McCabe, argumentando que era “o bien extremadamente incompetente” o que “permitieron a sabiendas tremendas fechorías”.

“Se hizo caso omiso ante cualquier explicación que no fuera la de que la campaña de Trump estaba en connivencia con potencias extranjeras”, dijo Graham. “A cada paso, el FBI y el Departamento de Justicia pusieron señales de alto que abundaban en relación con la información exculpatoria”.

Graham sostuvo que la investigación Crossfire Hurricane “fue empujada cuando debería haber sido detenida y la única explicación lógica es que los investigadores querían un resultado debido a su parcialidad”.

Comey y McCabe rechazaron repetidamente las acusaciones de que la indagación de Crossfire Hurricane fue incorrectamente predicada, aunque McCabe reconoció fallas “inaceptables” en las solicitudes de órdenes de vigilancia y Comey admitió una “verdadera negligencia” en la conducción de la investigación.

Graham dijo que continuaría impulsando reformas de las investigaciones de contrainteligencia y las solicitudes de órdenes de arresto, y dijo que espera un respaldo bipartidista en estos asuntos. También instó al director del FBI, Christopher Wray, a “continuar las reformas que comenzó”.

“Es difícil de creer que algo como Crossfire Hurricane haya podido ocurrir en Estados Unidos”, dijo Graham. “La conclusión es que en el futuro debemos tener más controles y equilibrios cuando se trata de investigaciones políticas. Debemos tener más firmas significativas en las solicitudes de órdenes de arresto, y necesitamos restaurar la confianza del pueblo estadounidense en este sistema”.

La investigación Crossfire Hurricane, que se transformó en la investigación del exconsejero especial Robert Mueller, no encontró pruebas de una conspiración criminal entre la campaña de Trump y Rusia para influir en los resultados de las elecciones de 2016.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

China en foco

Renuncian altos ejecutivos de fábrica de vacunas chinas

 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS