Agradecido colibrí regresa cada año a visitar al expolicía del equipo SWAT que le salvó la vida

Por Catherine Bolton - La Gran Época
07 de Mayo de 2019 Actualizado: 07 de Mayo de 2019

Es probablemente la amistad menos pensada la que verás hoy: un minúsculo colibrí y un corpulento tatuado ex oficial de policía del equipo de SWAT.

Para Mike Cardenaz, de Grovetown, Georgia, existe un vínculo especial entre el hombre y el ave, que comenzó con una operación de rescate.

Mike trabaja desde hace años para el equipo de Armas Especiales y Tácticas de su comunidad, pero después de retirarse de la unidad paramilitar y especializada de la policía, se dedicó a la vida sencilla en su hogar.

Fue hace unos cuatro años, explicó el táctico tatuado, que un pequeño colibrí con un ala rota apareció en su porche, atraído por las flores que colgaban.


“Varias de las plumas de sus alas estaban rotas y no podía volar”, explicó Mike, hablando con 26NBC.

Llamando Buzz al colibrí, Mike lo llevó a su casa para curarlo. Fue alimentado con azúcar y pedialyte, un medicamento para rehidratación, y lo llevó a adentro de su casa para que pudiera descansar y mejorar sin preocuparse por los elementos o depredadores naturales.

Después de unas ocho semanas, explicó Mike, sintió que el ave era prácticamente parte de la familia, pero lo correcto era devolverla a su hábitat natural, así que eso es exactamente lo que hizo. Dejó que el pajarito volara por el patio trasero cada día, haciéndose más fuerte hasta que un día finalmente despegó en invierno.


No esperaba volver a verlo. Entonces, un día, miró hacia afuera y allí estaba, ¡Buzz había regresado!

Cada año, el pajarito volaba de vuelta al lugar que había llamado su hogar durante las semanas más aterradoras de su vida. Se convirtió en una tradición, tanto que cuando Buzz llegó un poco tarde este año y Mike se sintió un poco preocupado.

“Estaba un poco preocupado por él y estaba en el porche delantero barriendo, y sentí que algo se acercaba a mi cabeza”, dijo. “Me paré en el porche, saqué la mano y él se posó sobre mi mano”.


Mike explicó que los colibríes no suelen aparecer y aterrizar en manos de los humanos, por lo que confía en que el ave que se le acerca cada año es Buzz. Como el hombre también trató a una ardilla herida, ahora no es ajeno a ganarse la confianza de los animales heridos. Dijo que la gente ahora lo llama “Dr. Doolittle”, ganándose la reputación de ser el hombre al que le gusta rescatar a las criaturas más vulnerables de la naturaleza cuando no está obsesionado con los coches de gran potencia.

No es particularmente sorprendente que Buzz despegue durante meses en un momento en el que las temperaturas descienden. Los colibríes no son grandes fanáticos del clima frío, eligiendo despegar hacia México o América Central cuando el aire comienza a enfriarse y regresan cuando el ambiente se calientan de nuevo.

Mike ciertamente no es el único buen hombre amante de la naturaleza que cuidó a un animal salvaje y le devolvió la salud. Pero con sus enormes brazos y tatuajes, ¡puede que sea el más sorprendente que hayamos visto hasta ahora!

Un bondadosa mujer rescata a un pájaro de las garras de una urraca

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS