Agricultores en EE.UU. celebran el acuerdo con China esperando que aumenten las exportaciones agrícolas

Por Emel Akan
17 de Octubre de 2019 Actualizado: 17 de Octubre de 2019

WASHINGTON—Los agricultores estadounidenses de todo el país han acogido con satisfacción el acuerdo comercial parcial con China que incluye aumentos dramáticos en las compras de productos agrícolas estadounidenses.

El presidente Donald Trump anunció el 11 de octubre que Estados Unidos y China alcanzaron en principio un “acuerdo de primera fase” sobre el comercio, calificándolo de “un tremendo acuerdo para los agricultores”.

Como parte del acuerdo, Beijing acordó comprar “hasta USD 40.000 millones a USD 50.000 millones” en productos agrícolas de los Estados Unidos.

Kevin Paap, agricultor y presidente de Minnesota Farm Bureau, dijo que el acuerdo era una noticia “absolutamente grande”. El compromiso de comprar casi USD 50.000 millones en productos agrícolas de EE.UU. está mucho más allá de lo que China ha estado comprando históricamente cada año, agregó.

La compra récord de China de productos agrícolas estadounidenses fue en 2013, cuando alcanzó un máximo de alrededor de USD 29.000 millones.

Paap, quien es un agricultor de soja y maíz cerca de Garden City, Minnesota, dijo que si bien los detalles del acuerdo no se han anunciado, si China realmente se compromete a ordenar bienes por un valor de hasta USD 50.000 millones, “eso sería muy positivo para la agricultura”.

China fue el mayor mercado de exportación de productos agrícolas de EE.UU. en 2017, antes de que comenzara la guerra comercial. Las exportaciones agrícolas de EE.UU. a China se desplomaron en más de la mitad, de USD 24.000 millones en 2018, a USD 9300 millones. Y cayó aún más a USD 8000 millones hasta agosto.

Esta importante caída en los números convirtió a China en el quinto mercado más grande para los exportadores agrícolas estadounidenses.

Durante su reunión con el viceprimer ministro chino, Liu He, el 11 de octubre en la Oficina Oval, Trump promocionó el acuerdo y dijo que “nunca ha habido un acuerdo de esta magnitud para el agricultor estadounidense”. Trump sugirió que los agricultores “compren inmediatamente más tierras y consigan tractores más grandes”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, señaló durante la reunión que China aumentaría sus compras de USD 4.000 millones a USD 50.000 millones anuales “dentro del segundo año”. También le dijo a CNBC el 14 de octubre que Beijing había acordado “quitar los aranceles a la agricultura y van a comenzar a comprar “.

“Punta de lanza”

Desde el comienzo del conflicto comercial en 2018, los aranceles de represalia de China afectaron principalmente a los productos agrícolas, incluidos la soja, el maíz, el trigo, el algodón, el arroz y el sorgo, así como los productos ganaderos. Los productores de soja han estado entre los más afectados, ya que representaron más de la mitad de las compras agrícolas de China a los Estados Unidos en 2017.

“Debido a que el comercio agrícola es tan importante, esa es la razón por la cual muchas veces la agricultura es la punta de lanza cuando tratamos con represalias en una guerra comercial”, dijo Paap.

Kevin Paap, agricultor y presidente del Minnesota Farm Bureau en Eagan, Minnesota (Cortesía de Kevin Paap)

Minnesota es el estado número 2 en la producción de carne de cerdo en los Estados Unidos y el número 3 en la producción de soja, dijo Paap, y agregó que los agricultores en su estado se encuentran entre los más afectados por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Antes de las negociaciones en Washington, China ha intensificado las compras de soja estadounidense. Desde principios de septiembre, los compradores chinos compraron más de 3 millones de toneladas métricas de soja, según datos del Departamento de Agricultura de EE.UU. como resultado, los futuros de soja subieron en octubre.

Los agricultores estadounidenses están “lidiando con algunos desafíos financieros y emocionales serios debido al mal clima de este año en los Estados Unidos, debido a los bajos precios, a la menor demanda y a las incertidumbres comerciales”, dijo Paap.

Sin embargo, el optimismo está aumentando entre los agricultores, dijo, debido al reciente acuerdo comercial de Japón y la mayor presión sobre el Congreso para que apruebe el nuevo acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá.

“Como agricultores, siempre nos sentimos mejor cuando los frijoles están en el bote”, dijo Paap, y señaló que siempre existe el riesgo de que China cancele los pedidos. “Pero ciertamente queremos ser optimistas. Y con suerte, China está en la mesa lista para trabajar juntos y llegar a un compromiso”.

Los agricultores y ganaderos de Nebraska también acogen con satisfacción el nuevo acuerdo comercial con China.

“Esperamos que este sea el primer paso para resolver la disputa comercial que sigue en curso”, dijo Steve Nelson, agricultor y presidente de la Oficina Agrícola de Nebraska, en un comunicado.

“Si bien estamos ansiosos por obtener más información sobre los detalles de este acuerdo, los informes que el acuerdo podría incluir aumentos significativos en las compras de productos agrícolas de Estados Unidos más allá de los niveles anteriores, sin duda nos llama la atención”, afirmó.

Rally de mercado

En las últimas semanas, ha habido un repunte sustancial en los precios de la soja y el maíz, según Joe Vaclavik, presidente de Standard Grain, una firma de corretaje de productos básicos con sede en Tennessee.

Dijo que los movimientos del mercado suelen ser lentos durante la temporada de cosecha en los Estados Unidos, que es desde finales de septiembre hasta finales de noviembre.

Sin embargo, el precio de la soya se ha recuperado en alrededor de 90 centavos desde que tocó fondo a USD 8.50 por bushel en septiembre, dijo. Los precios del maíz también subieron 40 centavos.

“Estos no son precios fantásticos, pero son mejores de lo que hemos visto últimamente”, dijo Vaclavik. “Entonces, lo que tenemos esperanza, en el futuro, es que China continúe comprando frijoles mientras las dos partes intentan resolver esta primera fase del acuerdo”.

Según la administración Trump, habría dos o tres fases en las conversaciones comerciales. Se espera que el acuerdo de la fase uno, que cubre la propiedad intelectual, los servicios financieros y la agricultura, se complete y firme en las próximas semanas.

Como parte del acuerdo, Washington suspendió los aumentos de aranceles sobre los productos chinos que estaban programados para entrar en vigencia el 15 de octubre. Sin embargo, no hay cambio de planes para la próxima fase de aranceles del 15 por ciento que entrará en vigencia el 15 de diciembre. La administración puede usar eso como una herramienta para mantener la presión sobre Beijing si comienza a alejarse de los compromisos.

Según Vaclavik, el compromiso de China de comprar hasta USD 50.000 millones en productos agrícolas estadounidenses no es realista.

“Duplicaría el récord anterior”, dijo. “Nunca hemos hecho ningún tipo de negocio cercano con China. No digo que sea imposible, pero sí digo que es muy poco probable”.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS