Aire fresco para el alma: Celebre el verano en un momento difícil

Por La Gran Época
15 de Julio de 2020
Actualizado: 15 de Julio de 2020

Mi hija y su familia viven en una casa antigua de 140 años en el área rural de Pennsylvania. La casa está ubicada en los terrenos de una escuela privada, donde trabaja mi yerno. El lugar es tan tranquilo y silencioso como se pueda imaginar.

Recientemente, la amiga de mi hija, Lisa, vino a visitarme una semana. Lisa es enfermera en Milwaukee y vive en el centro de la ciudad. Como su apartamento carece de aire acondicionado, deja las ventanas abiertas. La semana anterior a su visita, durmió poco por la noche debido a las protestas y los saqueos que ocurrieron en las calles cercanas: los gritos, las consignas, las voces, el sonido de los vidrios rotos.

Una vez, tuvo tanto miedo por su seguridad que huyó del apartamento para pasar la noche con sus padres.

“Este lugar es justo lo que necesitaba”, dijo Lisa una y otra vez a mi hija de su propiedad. “Es muy tranquilo aquí. El sol ha salido, y todo parece tan normal. Es como un soplo de aire fresco para mi alma”.

¿Un verano derrumbándose?

Un viejo himno comienza con estas letras:

“Tengo paz como un río”
“Tengo la paz como un río”
“Tengo paz como un río en mi alma”.

Para mucha gente, “la paz como un río” en este verano parece algo imposible. Algunos de nosotros todavía estamos en una fase del cierre de la pandemia, los disturbios y las protestas han traído el caos a nuestras ciudades, y nos acercamos rápidamente a las elecciones nacionales, lo que significa más conflicto y confusión. Debido a la pandemia, nuestros planes de vacaciones de verano puede que se hayan desmoronado, se pospusieron o cancelaron los eventos deportivos y las piscinas están cerradas.

A finales de mayo, una encuesta nacional encontró que los estadounidenses son más infelices que en los últimos 50 años.

Dadas estas circunstancias, ¿cómo recreamos esos veranos relajados y tranquilos que una vez conocimos, especialmente para nuestros hijos? ¿Cómo intentamos luchar contra nuestra propia infelicidad?

Si está buscando formas de hacer su vida “normal”, como dijo Lisa, e incluso buscando un poco de esa “paz como un río”, aquí tiene algunos consejos sobre cómo iniciar el verano y llenarlo de algunos recuerdos maravillosos.

Establecer límites

Cuidado con la obsesión por las noticias. Los buenos ciudadanos necesitan estar al tanto de las noticias y entender las implicaciones que tienen los acontecimientos en nuestro país, pero ver las noticias de la televisión durante horas al día o regresar una y otra vez a nuestros aparatos electrónicos para ver los últimos informes no es saludable.

Debemos ser especialmente conscientes de los efectos de las noticias y de nuestras discusiones sobre esto con nuestros hijos más pequeños. El viejo dicho “Las jarras pequeñas tienen grandes orejas” se aplica aquí, y esas jarras pequeñas también tienen una gran imaginación. Mi nieta de 8 años escuchó a sus padres y algunos amigos hablar de los incendios y saqueos de los últimos días, y se puso muy ansiosa de que la gente viniera a incendiar su casa.

Acabamos de salir de una cuarentena que ha dejado a muchos de nosotros sintiéndonos aislados y solos. Algunos hablan como si nunca pudiéramos volver a los días de fiestas, conciertos y eventos deportivos, y que estamos viviendo la era de la “nueva normalidad”. Si usted es como yo, si prefiere la “vieja normalidad”, entonces debemos hacer el esfuerzo de restaurar lo que hemos perdido durante esta cuarentena.

Y el verano es el momento perfecto para comenzar esa restauración. Encienda la parrilla del patio trasero. Invite a sus familiares a una cena potluck (donde cada uno lleva un plato para hacer colectivamente una comida completa). Dígale a sus amigos que traigan una botella de su vino favorito y que hagan una cata de vinos después de la cena, y limonada o sidra espumosa para los más jóvenes. Ofrezca una película, invite a sus amigos a verla.

Tome un descanso

Tanto si ha sufrido el desempleo y no puedes costear esa casa en la playa que alquila durante una semana cada julio como si hubiera cancelado los planes de un viaje a Disney World, todavía necesita unas vacaciones, quizás ahora más que nunca. La palabra deriva del latín “vacatio”, que significa “ocio, libertad, exento de impuestos”, y aunque puede que haya disfrutado de más tiempo de ocio durante la pandemia, es probable que la libertad y la exención de impuestos hayan sido escasas.

Considere la posibilidad de tomar sus vacaciones de casa este año.

Aquí está la parte difícil: Tiene que convertirla en unas vacaciones, lo que significa que no pasará tiempo esta semana pintando la cocina o limpiando el sótano. Durante esta semana, cierre los ojos ante los armarios llenos y las malezas en el jardín, y busque su lugar entretenimiento, descanso y relajación. Es hora de divertirse.

La mayoría de nosotros vivimos a una distancia corta de lugares que raramente o nunca visitamos, sitios históricos, pueblos pequeños, parques naturales y museos de arte. En Front Royal, Virginia, por ejemplo, hay bodegas que no conozco, un pequeño aeropuerto que ofrece viajes baratos en avión que deleitarían la visita de los nietos, varios equipos de canotaje y el Skyline Drive. A una hora en auto están los campos de batalla de la Guerra Civil como Manassas y un montón de pequeños pueblos que nunca he visitado. Meta a los niños en el auto y explore su propio patio trasero.

Y dese gusto. Está de vacaciones. En lugar de preparar la cena, cene en un restaurante o pida comida china para llevar. Prepare un almuerzo de picnic y algunos libros, ponga algunas sillas de jardín o extienda algunas toallas en el patio trasero o en el parque, y tome el sol, lea y aumente su provisión de vitamina D. Relájese. Está de vacaciones.

Solvitur Ambulando, “esto se resuelve caminando”

A mediados de los años 60, Estados Unidos pasó por una manía de senderismo de 50 millas. La administración Kennedy estuvo tratando de que los estadounidenses se ejercitaran más; algunos Marines caminaron 50 millas en menos de 20 horas, y cuando Robert Kennedy hizo lo mismo, la caminata de 50 millas se convirtió en una locura, con la participación tanto de jóvenes como de ancianos.

No necesitamos hacer 50 millas, pero caminar es bueno para todos nosotros. Ya sean cinco millas en el Skyline Drive de Virginia o tres millas a través de las calles de Manhattan, caminar nos saca de la casa y de nosotros mismos. No solo es saludable físicamente, sino que caminar es bueno para la mente y el alma también.

En su artículo online, “Why Famous Writers Loved Walks” (Por qué a los escritores famosos les gustaba caminar), Nicole Bianchi señala que autores como Thoreau, Dickens y Hemingway proclamaron que caminar era beneficioso para su pensamiento y su escritura. Bianchi menciona la antigua etiqueta latina, “Solvitur Ambulando”, que se traduce como “Esto se resuelve caminando”.

A menudo, podemos literalmente alejarnos de nuestros problemas, encontrando una sensación más profunda de tranquilidad a través del movimiento y el paisaje que nos rodea.

Buscar la alegría

Tengo una amiga, Anne, quien a menudo habla de enviarle amor a los demás. Ella trata de llevar este espíritu de amor en persona, y si eso no es una opción, a través de sus pensamientos y oraciones. Es una persona tranquila, generalmente tímida, y es también una de las personas más alegres que conozco. Su alegría es genuina, alimentada por un optimismo a veces forzado y una extraña habilidad

Mientras hablaba con Anne recientemente, recordé un pequeño libro que mi madre me dio hace mucho tiempo. Aunque hace años que no leo el clásico de James Allen “As a Man Thinketh” (Cómo piensa un hombre), sus palabras causaron una profunda impresión en mi juventud. Allen nos dice que nos convertimos en lo que pensamos, que nuestros pensamientos dan forma a lo que somos y que somos capaces de controlar esos pensamientos. Si queremos ser más felices, por ejemplo, debemos pensar en nuestro camino hacia esa meta.

Hagámoslo. Apuntemos a la alegría y encontremos algo de placer en este verano.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en casa en Asheville, N.C. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS