Alaska se une a demanda de Texas contra orden de vacunación en la Guardia Nacional

Por Mimi Nguyen Ly
28 de Enero de 2022 8:16 AM Actualizado: 28 de Enero de 2022 8:16 AM

El gobernador de Alaska, Mike Dunleavy, se unió al gobernador de Texas, Greg Abbott, en una demanda presentada ante un tribunal federal contra el presidente Joe Biden y altos funcionarios del Pentágono para detener la orden de vacunación contra COVID-19 dirigida a los miembros de la Guardia Nacional.

La demanda es una versión modificada de la acción legal que Texas presentó a principios de enero sobre la orden de vacunación contra COVID-19 del Pentágono.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, emitió a finales de agosto de 2021 una directriz que obliga a todos los miembros del servicio militar, incluida la Guardia Nacional, a vacunarse contra COVID-19. Más tarde, en noviembre, Austin ordenó al Pentágono que retenga la paga o los beneficios federales, que incluyen los fines de semana de instrucción mensuales, a los miembros de la Guardia no vacunados.

La demanda sostiene que el gobierno federal no tiene autoridad sobre los guardias nacionales cuando están al servicio del estado.

“Desde hace mucho tiempo existe una línea clara y distintiva entre cuándo los guardias nacionales se rigen por la autoridad estatal y cuándo se rigen por la autoridad federal. Cuando los guardias nacionales están al servicio del Estado, el gobierno federal no tiene autoridad de mando”, afirma la demanda (pdf), presentada el 25 de enero.

En estos casos, la orden de vacunación “usurpa la soberanía estatal” y socava ilegalmente la autoridad de los gobernadores estatales como comandantes de las unidades de la Guardia Nacional del estado, según la oficina de Dunleavy en un comunicado.

La soldado Kailee Soares prepara una dosis de la vacuna COVID-19 durante una campaña para vacunar a los miembros de la Guardia Nacional de Hawái asignados a la respuesta del grupo de trabajo COVID-19 en la isla de Kauai, el 12 de enero de 2021. (Guardia Nacional del Aire de los Estados Unidos/Sargento Mayor Andrew Jackson)

“Nuestra Guardia Nacional de Alaska respondió recientemente a los desastres provocados por las tormentas de invierno en Yakutat, el Interior y Mat-Su. ¿Qué pasará durante el próximo desastre si los miembros de la Guardia no pueden ser activados porque decidieron no recibir la vacuna COVID exigida por el gobierno federal?”, dijo Dunleavy en una declaración.

“La protección de la libertad de los miembros de la Guardia Nacional recae en los gobernadores responsables. El gobierno federal no tiene autoridad para tomar decisiones sobre la salud de los miembros de la Guardia Nacional que están trabajando bajo la autoridad estatal. Me comprometo a proteger esa libertad médica y a desafiar el atropello de los derechos de nuestro estado bajo la 10ª Enmienda”.

La demanda argumenta que la situación “no es un caso que exija una posición a favor o en contra de las vacunas, ni es un caso que desafíe cualquier aspecto de la autoridad del gobierno federal sobre los miembros de la Guardia Nacional una vez que la autoridad federal ha sido debidamente establecida”.

“En cambio, este caso busca que la acción federal se enmarque dentro de la autoridad federal, prohibiendo el intento inconstitucional del gobierno federal de obligar a Texas y Alaska, a través de sus gobernadores, a someterse a las órdenes federales e imponer a sus Guardias Nacionales medidas disciplinarias dictadas por el gobierno federal”, añade la demanda.

Un Guardia Nacional de Texas fija la valla de alambre de púas en la orilla del Río Grande con México en el lado opuesto, en Eagle Pass, Texas, el 25 de enero de 2022. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El fiscal General Treg Taylor, cuya oficina representa al gobernador Dunleavy en la demanda, dijo en una declaración que la orden federal de vacunación para la Guardia Nacional “pone en peligro la seguridad pública y la respuesta de emergencia, a la vez que ignora la autoridad del Gobernador”.

“Confiamos en nuestra Guardia Nacional para que se despliegue durante los desastres naturales y realice operaciones de búsqueda y rescate. Ellos mantienen la seguridad de Alaska y son parte integral de la protección de nuestro estado”, dijo Taylor.

La Casa Blanca y el Pentágono no respondieron de inmediato a un correo electrónico de The Epoch Times solicitando comentarios.

Según la denuncia, más de 220 miembros de la Guardia Nacional del Aire de Texas y cerca del 40 por ciento de los miembros de la Guardia Nacional del Ejército de Texas optaron por no vacunarse por motivos religiosos o de otro tipo. Alrededor del 8 por ciento de los miembros de la Guardia Nacional del Aire y del Ejército de Alaska no se han vacunado contra la COVID-19, y el 90 por ciento de ellos solicitaron una exención médica o religiosa, pero hasta ahora no se les ha concedido ninguna.

A finales de diciembre de 2021, un juez federal falló en contra de Oklahoma cuando el estado solicitó bloquear la orden de vacunación contra COVID-19 para los miembros de la guardia nacional.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.