Alerta por mosca negra ‘chupasangre’ durante este verano en España

Por Jesús de León
11 de Agosto de 2019 Actualizado: 11 de Agosto de 2019

En España alertaron sobre la proliferación de plagas durante este verano debido a las altas temperaturas del verano que traerán entre otros la presencia de la mosca negra llamada ‘chupasangre’.

Las altas temperaturas que desde junio y también en agosto continúan registrando máximas que rondan los 40ºC en algunas localidades del territorio español, vienen a multiplicar el riesgo de plagas como mosquitos, avispas, cucarachas, moscas e incluso roedores.

“Estas temperaturas extremas son el mejor caldo de cultivo de estas especies”, declara la directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad (ANECPLA), Milagros Fernández de Lezeta. “Hay que tener en cuenta”, concreta, “que a partir de los 28-29ºC, la reproducción, por ejemplo, del mosquito se multiplica. Y cada grado aumenta en un 50% su ciclo vital”, reportó Revista Limpiezas.

La Asociación se refirió a la mosca negra, presente en toda la geografía española, donde en la zona del río Ebro, una de las más afectadas, “se han batido récords históricos en el número de casos registrados en el país, debido a su crecimiento y proliferación no suficientemente controlada”, según EFE.

Conocida como “mosca chupasangre” su picada “provoca un intenso, duradero y doloroso escozor que se puede prolongar durante semanas”.

Características de la picadura

Foto ilustrativa de Nixon Johnson/Pexels

El problema fundamental de este insecto es que no pica, sino que muerde, explicó Milagros.

Su picadura genera una herida de consideración importante y puede dar lugar a infecciones y reacciones alérgicas muy alarmantes, que en algunos casos requieren hospitalización.

Este insecto, cuando muerde, quita un poco de piel e inocula un anestésico y un poco de anticoagulante para poder estar un rato chupando la sangre de su víctima sin que el individuo afectado se dé cuenta.

Los agricultores son las principales víctimas de estas plagas.

Las plagas de mosca negra o simuliidae, y del ya conocido mosquito tigre, causaron virulentos ataques entre los agricultores durante la recolección. Foto de JOSE JORDAN/AFP/Getty Images.

Las plagas de mosca negra o simuliidae, y del ya conocido mosquito tigre, causaron virulentos ataques entre los agricultores durante la recolección, de a cuerdo con medios locales.

En junio, ocho recolectores (collidors) que trabajaban en Alcàntera del Xúquer, en Valencia, acabaron en urgencias por los ataques de la mosca negra. Además, de las pérdidas económicas que ello provoca, puesto que tareas propias del campo como la recolección, la poda o el riego, no pueden realizarse porque aquellos que lo intentan se ven obligados a desistir debido a las innumerables picaduras que reciben de los insectos, reportó La Razón.

“Hay campos en los que sencillamente no se puede entrar -denunció el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Cristóbal Aguado- porque están infestados de verdaderos enjambres de insectos que pican con una agresividad tremenda. Los agricultores somos el colectivo más afectado, pero no podemos olvidar por ello que el conjunto de los vecinos de determinadas poblaciones sufren igualmente los ataques de estos insectos”, reportó este medio.

La mosca negra es un insecto muy pequeño de color oscuro y de cuerpo alargado, cuya hembra es la que pica y produce heridas más dolorosas que las del mosquito común, porque intentan tomar la máxima cantidad de sangre posible.

Aunque no transmiten enfermedades infecciosas al hombre pueden provocar reacciones alérgicas importantes.

La mosca negra es diurna, siendo más activa a primera y última hora del día.

Al no tener un estilete con el cual atravesar la piel como hacen los mosquitos, las moscas negras realmente no pican, sino que muerden.

Es muy difícil que estos insectos aparezcan en centros urbanos porque la mosca negra se cría en ríos o cascadas con aguas muy limpias.

Para evitar el ataque de este insecto se pueden usar algunas esencias como la citronela, lemon grass, geranio o lavanda, porque evitan que este tipo de moscas se acerquen.

Se pueden instalar, además, mosquiteros en las puertas y ventanas de las casas, utilizar bombillas antimosquitos, y utilizar ventiladores para crear corrientes de aire que pueden alejar a estos hostiles insectos.

También es recomendable evitar las zonas húmedas como charcos, orillas de los ríos o lagunas, y acumulaciones de agua cerca de las plantas. También resulta aconsejable desinfectar de forma correcta las piscinas.

A ello se pueden sumar como medidas preventivas, que se deben cerrar las bolsas y cubos de basura para evitar olores atrayentes, y se deben sellar grietas y revisar los desagües.

Para aliviar la picadura se debe limpiar y desinfectar la herida, aplicar frío en la zona y utilizar cremas o líquidos con amoníaco o vinagre. Se debe evitar rascarse las infecciones, y mantener la zona afectada en reposo. Si continúan las molestias luego de una picadura es recomendable acudir al médico.

***

Descubre la razón:

Louise Morrison nació enferma y ahora a los 60 se siente mejor que cuando era adolescente

TE RECOMENDAMOS