Alex Boyé habla sobre cómo mantenerse positivo a través del miedo, el fracaso y este año tumultuoso

Por Catherine Yang
23 de Diciembre de 2020
Actualizado: 23 de Diciembre de 2020

Cuando la pandemia golpeó, todo se detuvo. Cerca de USD 250,000 en contratos y trabajo se esfumaron de repente para el músico Alex Boyé, y no pudo hacer nada al respecto.

“Entonces pensé, Ok, bueno, ¿qué puedo hacer ahora, en esta situación en la que todos mis amigos y familiares están pasando por un momento difícil, qué puedo hacer por mi comunidad con cualquier contribución que tenga?”, dijo Boyé. Él es en su núcleo un músico y artista, por lo que lanzó la idea de conciertos de cuarentena en línea. Boyé dijo que cualquiera podía sugerir a un amigo o familiar, y que él se presentaría con su propio equipo de sonido y daría un concierto a dos metros de su puerta. No estaba seguro de quién aceptaría la oferta cuando la hizo.

“Pero conseguimos como 500 propuestas, fue una locura”, dijo. Boyé empezó a dar conciertos, y luego su hijo le preguntó si podía acudir. Los conciertos se convirtieron en un evento familiar y empezaron a crecer. Tanto las reacciones de los candidatos al concierto como las suyas fueron inesperadas.

“Algunos estaban muy, muy enfermos, miraban a través de la ventana del dormitorio y yo actuaba del otro lado”, dijo Boyé. “Pero había una sensación muy buena”.

Se hizo muy amigo de algunas de las familias para las que actuaba y se han mantenido en contacto. En los primeros meses de la pandemia, Boyé visitó a unas 70 familias, y varios de los pacientes para los que había actuado murieron poco después de conocerse. Días después de un concierto, alguien le envió una foto; era de una mujer para la que había hecho una presentación, tomada el día antes de que falleciera, y llevaba puesta la camiseta que Boyé le había regalado.

Hubo una lluvia de agradecimientos, dijo Boyé, y eso lo conmovió. Él hizo presentaciones para los trabajadores de la salud y primeros auxilios, así como para los oficiales de policía.

“Resultó ser musicalmente una de las experiencias más satisfactorias que he tenido”, dijo Boyé. “Me hizo olvidar un poco nuestros problemas y lo que estamos pasando”.

“Fue muy bueno para nosotros salir y hacer cosas sin pensar realmente en ello”, dijo Boyé. En cierto modo, se apegaba a la misión que le llevó a iniciarse en la música en primer lugar, y una vez que lo hizo, todo lo demás encajó. Boyé empezó a recibir recomendaciones y cobertura de noticias, y con eso tuvo oportunidades para ayudarle a superar las pérdidas.

“Y hay mensajes que dicen: ‘Me has inspirado a hacer lo mismo en mi área o en mi comunidad’, ha sido maravilloso”, dijo Boyé.

Las marcas blancas en el rostro de Boyé son un homenaje a su madre y su cultura. Su madre le dijo que durante la trata de esclavos, los padres a menudo eran separados de sus hijos. Las madres ponían marcas blancas en los rostros de sus hijos que representarían una determinada región, tribu o incluso apellido, con la esperanza de que si los veían años después, los reconocerían. (Cortesía de Alex Boyé)

La música como misión

Boyé acumuló una filosofía de vida implacablemente avanzada, en parte, como él ve, por necesidad.

Sus padres son nigerianos, pero Boyé nunca conoció a su padre. De niño, su madre se fue a visitar Nigeria y lo que se suponía que era un viaje de algunas semanas se convirtió en algunos años. Boyé terminó en hogares de adopción, y en un momento dado se quedó sin hogar. A los 16 años, estaba en las calles de Inglaterra, a veces comiendo de los botes de basura; la música se convirtió en una forma de sobrevivir, primero como artista callejero, y luego espiritualmente.

“Cuando llegas a ese punto, no puedes caer mucho más bajo que eso”, dijo Boyé. Una de las cosas que le ayudaron a salir adelante fue aferrarse a un sueño: se paraba fuera de grandes y lujosos lugares y se imaginaba a sí mismo un día actuando en uno de ellos. “Para no pensar en lo que estaba pasando, me metía en este sueño y empezaba a disfrutarlo”.

Era un escape, pero tenía el innegable efecto de levantarle el ánimo. “A veces todavía, siempre que puedo, quiero mantener esa sensación de estar siempre soñando, siempre esperando algo”, dijo Boyé. “Porque me doy cuenta de que los momentos en los que estoy más deprimido es cuando no tengo nada que esperar. Así que siempre trato de perseguir mi pasión de esa manera y espero con ansias algo genial que pueda sucederme, y simplemente trabajo para lograrlo”.

Durante ese punto bajo de la vida de Boyé, dice que incluso se vio impulsado a tener pensamientos suicidas. A veces sus amigos DJ encontraban la manera de dejarle colarse en los clubes nocturnos en los que actuaban y dormir en alguna esquina para que no estuviera durmiendo en las calles. Recuerda una noche que lloraba en la pista de baile porque estaba muy abatido, deprimido y a la deriva. Entonces una canción apareció, y Boyé dice que no puede recordar el nombre o la letra de la canción, pero recuerda vívidamente cómo se sintió.

Alex Boyé habla en nombre de la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio durante la Semana de la Moda de Nueva York el 8 de febrero de 2020. (Brian Ach/Getty Images para hiTechMODA).

“Fue tan inspirador”, dijo Boyé. Las palabras eran algo sobre cómo podía hacer esto, seguir adelante, y “aquello me habló”.

“Cambió todo para mí. Se sintió [como] 10 años de terapia en 3:58 [min.]. Reviví. Pero antes de eso, estamos hablando de que cinco minutos antes de eso, yo era un suicida”, dijo Boyé. “¿Cómo sucede eso?”.

“Ese fue el día en que decidí ser un músico profesional”, dijo. “Porque pensé, si esa canción, sea lo que sea, si ese artista podía hacer eso por mí, y no tenía ni idea de quién era yo, si yo podía hacer lo mismo, hombre, podría decir: ‘Estoy haciendo algo bien'”.

Boyé se ha mantenido increíblemente fiel a su misión, incluso ha evitado una carrera de banda popular cuando sentía que le estaba llevando fuera de su camino original.

Su misión es “música que te dé buenas vibraciones”, dijo. “De eso se trata”.

Años más tarde, las cosas se completaron, culminando en una asociación con la fundación Americana para la prevención del suicidio.

Hace unos dos años, Boyé trabajaba en un álbum con el productor Randy Jackson de “American Idol”. Alrededor de la medianoche, después de que el equipo había terminado, Boyé se tomó un descanso y fue impactado por una repentina inspiración.

“Tenía la fuerte sensación de que necesitaba hacer otra canción, había otra canción por ahí que necesitaba poner en este álbum”, dijo Boyé. Recordó esa experiencia cuando tenía 16 años en el club nocturno, y pensó: “¿Tengo una canción así, podría ser capaz de responder con una canción que les hiciera sentir mejor, sentirse inspirados, decidir no hacerlo, y dejarles pensar, ‘Aguantemos otro día’?”.

Se dio cuenta de que el álbum no tenía esa canción todavía.

“Esta era mi oportunidad”, dijo Boyé. “Esto es lo que siempre he dicho que quería hacer y ahora podría trabajar con algunos de los mejores compositores del país. Así que volví corriendo y dije: ‘Chicos, sé que esto es muy extraño’, y eran como las 12 de la medianoche, ‘pero hay una canción más que tenemos que hacer'”.

“Cancelaron sus Ubers y volvimos al estudio”, dijo Boyé. La canción que sacaron una hora después era “Bend Not Break”, y cuando los ejecutivos de ASFP la escucharon, preguntaron si podían usarla en una próxima campaña.

“Probablemente hice 30 o 40 eventos con ellos en los que llegue y canté esta canción, y es tan loco, que he estado recibiendo estos mismos mensajes que sentí cuando estaba en ese club nocturno. Dicen, ‘Gracias por escribir esta canción, esto es realmente lo que necesitaba'”, dijo Boyé. “Es completamente increíble”.

Autenticidad

La vida está llena de altibajos, especialmente trabajando como artista. Así que Boyé determinó que ser positivo es una elección, y es una que espera poder compartir con los demás.

“Ser músico no es lo más fácil, pero esto es lo que sé que debo hacer”, dijo.

Boyé dice que ha superado su cuota de fracaso, pero parte de lo que le impulsa es “si te detienes, nunca sabes lo que te vas a perder”. Esto significa prueba y error, y poner su corazón y alma en todo lo que hace para tener la oportunidad de conmover a la gente que escucha su música. La clave para esto es la autenticidad, dice.

La música de Boyé es variada, desde himnos hasta covers de canciones pop “africanizadas”, porque las cosas que le dan fuerza espiritual se manifiestan en su arte. La fe es importante para Boyé; la oración forma parte de su régimen previo a la actuación, como una práctica diaria de gratitud. Los recursos que busca son principalmente historias y figuras inspiradoras. Desde que se reconectó con su madre, busca historias de sus ancestros e historia.

“La música gospel es prácticamente parte de mi ADN”, dijo Boyé, que fue el primer solista negro del Coro del Sagrario y cantante principal durante ocho años. “Aquí hay una que tiene un significado especial para mí: la canción se llama ‘Quiero que Jesús camine conmigo’. Después de grabar la canción, los directores del coro quisieron hacer algo un poco único para el video musical. Viajé a Ghana y grabé mis solos en un lugar llamado Cape Coast Castle, de donde procedían el 65 por ciento de los esclavos de la época. Fue un poderoso recordatorio de lo lejos que hemos llegado; pero también un homenaje a muchos cuyas vidas y generaciones futuras cambiaron para siempre”.

Aprender sobre las culturas africanas ha sido significativo para Boyé, porque no fue algo con lo que siempre estuvo conectado.

“Mi madre siempre bromeaba y me decía: ‘¿Por qué no pones música africana?'”, decía. Boyé se rió. “¡Vivo en Utah!”.

Pero entonces, hace unos años, The Piano Guys contactaron con Boyé para hacer una colaboración, una versión clásica de una canción de Coldplay, excepto que querían que Boyé cantara la letra en Swahili.

“¡Soy de Inglaterra!” pensó. Pero intentó aprenderlo de todas formas, y fue un fracaso. Boyé llamó a su madre, que empezó a enseñarle yoruba, su idioma.

“Qué natural se sentía, era como siempre lo supe, era parte de mis raíces”, dijo Boyé. “Y me sentí tan cómodo cantándolo”.

Eso despertó en Boyé un interés en su propia herencia. También despertó interés en todo el mundo, ya que la colaboración en el vídeo musical, cantado en swahili y yoruba, se hizo viral en dos horas y los mensajes llegaron en masa, con innumerables medios de comunicación que querían publicar el vídeo.

Llamó a su madre, quien inmediatamente le dijo: “Te lo dije”.

“Descubrí que había algo en eso, en tratar de ser lo más auténtico posible, en ser tú mismo, porque nadie puede ser eso para ti, y puedes encontrar una manera de conectar con la gente”, dijo Boyé.

Hubo otra historia que su madre compartió y que tuvo un profundo impacto en Boyé. Durante la trata de esclavos, los padres a menudo eran separados de sus hijos y puestos en diferentes barcos que se dirigían a diferentes partes del mundo, pero las madres se hacían una idea, dijo.

“Ponían una marca en la cara de sus hijos, para que si los volvían a ver 20 años después los reconocieran”, dijo. Su madre compartía el significado de estas diferentes marcas, y cómo podía reconocer la región, la tribu o, en algunos casos, incluso el apellido basándose únicamente en las marcas. “Es poderoso; eso resonó conmigo tan fuerte”. En algunos de los videos de Boyé, se le puede ver usando una marca blanca bajo su ojo derecho.

“Ese fue mi tributo a mi cultura y a mi madre”, dijo.

Rompiendo los miedos

No todos los experimentos de Boyé se convirtieron en éxitos. Hubo muchos fracasos, y uno de ellos incluso fue ampliamente televisado y lo persiguió durante algún tiempo.

“Estuve en ‘America’s Got Talent’ tres veces en el lapso de 10 años”, dijo Boyé. La primera vez no lo logró, pero la segunda vez llegó al punto de una audición televisada.

“Estaba tan entusiasmado, tan emocionado”, dijo. A todo el mundo le había encantado su preaudición y se sentía bien con sus posibilidades. “Y subí al escenario… en 10 segundos tuve mi primer timbre”.

Luego consiguió otro, y otro. En poco tiempo, los cuatro jueces lo habían llamado.

“Ahora, soy un cantante profesional en ese momento”, dijo Boyé. “Los jueces dicen: ‘No eres tan bueno, no estás listo, tal vez deberías considerar otra carrera’. Simplemente me fastidió tanto”.

Boyé lloró durante todo el viaje de regreso a casa, y la depresión no duró poco. Se dio cuenta de que la audición y el subsiguiente proceso se iba a emitir. “Fue tan humillante”, dijo.

Se sintió atormentado por la ansiedad cada vez que veía un escenario desde entonces, pensando en esos jueces y el público que coreaba “¡Fuera, fuera, fuera del escenario!”. Su autoestima se desplomó.

“Quería dejar la música, en realidad”, dijo.

Empezó a ver espectáculos de talentos musicales. Vio a otras personas desafiar sus miedos, y decidió que iba a audicionar de nuevo, para el mismo espectáculo.

“Soy un fanático del castigo”, dijo con una risa. En realidad, fue una de sus mejores decisiones. Sabía que podía correr hacia sus miedos o alejarse de ellos, y como interpretar música era lo que hacía para ganarse la vida, eso significaba que estaría corriendo el resto de su vida. Tenía que enfrentarlo.

“Fue lo más aterrador de mi vida”, dijo Boyé. Esta vez había un panel de jueces diferentes, esperando mientras él estaba entre bastidores con su banda y el sudor corriendo por su espalda. “Y obtuve cuatro sí”.

“Definitivamente crecí mucho con eso. Me hizo apreciar la música y también apreciar el poder de no dejar que tus miedos se aprovechen de ti, porque realmente lo hizo por mí y no podía dejar que ganara”, dijo. “Sabía que necesitaba este camino final para romper esta barrera y podría haber ido en cualquier dirección, pero pensé, voy a tomar esto sin importar lo que pase. De esa manera no tengo nada que perder. ¡Me alegro de haberlo hecho!”.

Es una lección que Boyé comparte regularmente con sus hijos.

“Solo hago todas estas cosas cursis”, dijo. Cuando Boyé lleva a sus hijos a dormir, les dice que son ganadores, y hace que ellos también lo digan. “Yo estaré como, ‘¿Qué eres?'” Sus ojos se mueven y se quejan, pero ellos ceden, porque Boyé no lo hace. “OK, sí, soy un ganador, papá”.

Han llegado a apreciarlo. Su hijo había estado luchando para lograr algo y un día decidió, “Creo que puedo hacerlo ahora”, aunque no pudo el día anterior. Boyé le preguntó qué había cambiado.

“¡Porque soy un ganador!”, anunció su hijo.

“Y mi hija, tiene 10 años, ha pasado por mucho durante un año y medio. Está en la gimnasia y fue una de las mejores, pero luego llegó a algo que se llama “Back Walkover”, una caminata de espalda en la viga, y no pudo hacerlo y se deprimió mucho, mucho”, dijo. “La bajaron a otro nivel, así que ahora no está en el mismo lugar que antes, y estaba destrozada y angustiada”.

“Pero yo seguía diciéndole, ‘¿Sabes qué? Esto está bien, esto es bueno, porque más que todos los éxitos que tendrás ―porque el éxito no siempre te hace crecer― tus fracasos sí. Las cosas difíciles'”, dijo. Entonces un día, mientras estaba en la carretera, recibió una llamada de su esposa que le dijo: “Por fin lo consiguió”.

“Hablé con ella y estaba muy emocionada, y le pregunté qué era, cómo lo había hecho”, dijo. “Y ella dijo: ‘Papá, acabo de entrar, y lo tenía en un pedazo de papel que acababa de escribir ‘Soy una ganadora’ y lo puse en mi casillero y lo miré antes de seguir. Sentí que este era el día en que lo iba a hacer'”.Boyé a menudo compara la vida con el clima inglés.

“Puede hacer mucho sol un día, pero trae tu paraguas porque va a llover. Y entonces puede estar lloviendo, pero aguanta porque el sol va a salir de nuevo pronto”, dijo Boyé. “Lo que sea que estés atravesando va a pasar”.

Espera que su música sea un recordatorio de eso.

“Durante cinco minutos, simplemente quiero poner una sonrisa en la cara de alguien, porque eso puede significar el mundo. Puede significar el mundo para alguien, como lo fue para mí”, dijo. “Fue como un trago para una persona sedienta, ¿sabes? Especialmente hoy en día; tenemos que encontrar maneras de conseguir luz, y compartirla”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí 

Le puede interesar

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

TE RECOMENDAMOS