“Algunos morirán”: Alabama se ve afectada por el racionamiento de anticuerpos monoclonales

Por Zachary Stieber
18 de Septiembre de 2021
Actualizado: 18 de Septiembre de 2021

El súbito racionamiento por parte del gobierno federal de los tratamientos con anticuerpos monoclonales, que mantienen a los estadounidenses que contraen la COVID-19 fuera de los hospitales, está afectando duramente a Alabama, donde ya se han agotado los suministros o se prevé que se agoten pronto.

Los anticuerpos tienen un gran éxito a la hora de frenar los efectos de la COVID-19 cuando se administran a los pacientes poco después de que contraigan la enfermedad, que está causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino). Pero un enorme aumento de la demanda en las últimas semanas ha dejado lo que algunos funcionarios han descrito como una escasez nacional, lo que ha provocado que el gobierno federal intervenga y comience a repartir lo que queda.

El Centro Médico Regional y de Stringfellow, en Anniston, no tenía ninguno de los anticuerpos el miércoles, según la doctora Almena Free, vicepresidenta de asuntos médicos y directora médica. Otros centros de los condados de Jefferson y Huntsville están teniendo dificultades para abastecerse del tratamiento en cantidad suficiente, dijo un día después el Dr. David Thrasher, médico de cuidados críticos pulmonares de Montgomery.

“Algunas entidades están muy escasas de producto y algunas prevén quedarse sin él durante el fin de semana”, dijo el viernes a The Epoch Times la doctora Karen Landers, funcionaria del Departamento de Salud Pública de Alabama, en un correo electrónico.

La escasez llega en un momento crítico. La capacidad de la unidad de cuidados intensivos está “más que llena”, dijo el Dr. Scott Harris, funcionario de salud de Alabama, a varios periodistas en una conferencia de prensa virtual el 16 de septiembre. Eso significa que hay más personas en el estado que requieren cuidados intensivos que camas para atenderlas.

La COVID-19 no tiene toda la culpa, ya que muchos pacientes no tienen la enfermedad. Pero la escasez de anticuerpos monoclonales (mAb) probablemente contribuya al problema. Alrededor del 70 por ciento de los pacientes que reciben el tratamiento poco después de su diagnóstico no necesitan atención hospitalaria, según estudios clínicos y expertos como Thrasher.

“Al principio nos dijeron [el gobierno federal] que solo íbamos a recibir el 70 por ciento de nuestra asignación. Eso significa que el 30 por ciento de las personas no están siendo tratadas, y algunas de ellas morirán”, dijo el médico.

“Eso no es aceptable. (…) Esto no es correcto, lo que está haciendo el gobierno federal”, añadió.

El gobierno federal ha dominado el suministro de tratamientos con anticuerpos monoclonales de Regeneron y Eli Lilly. Según el modelo vigente hasta principios de este mes, los hospitales y otros centros podían hacer sus pedidos directamente a la Administración Biden, que enviaba las dosis directamente a los centros de atención médica. Los estados no tenían que preocuparse por los costes, porque la administración pagaba. El nuevo modelo hace que el gobierno racione las dosis, decidiendo qué cantidad dar a cada estado. El cambio se produce cuando, según los expertos, el suministro disminuye y la nueva producción no es suficiente para satisfacer la creciente necesidad.

La Casa Blanca y el Departamento de Salud y Servicios Humanos han defendido el cambio, diciendo que proporciona una distribución más “equitativa”.

“Nuestro papel como gobierno que supervisa todo el país es ser equitativos en la forma de distribuir. No vamos a dar un porcentaje mayor a Florida que a Oklahoma”, dijo el jueves la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, a varios periodistas.

“La transición a un sistema de distribución coordinado entre estados y territorios da a los departamentos de salud la máxima flexibilidad para conseguir los mAbs donde más se necesitan”, dijo un portavoz del HHS a The Epoch Times por correo electrónico.

Hay varias opciones en juego para los estados que se enfrentan a una escasez. Pueden recurrir al suministro existente, tomando dosis de los sitios que tienen abundancia y enviándolas a otros que no la tienen. O pueden recurrir a GlaxoSmithKline (GSK), una empresa con sede en el Reino Unido que no ha vendido nada de su producto al gobierno de EE. UU.

Florida es el único estado que ha iniciado el proceso de abastecerse directamente de GSK, según algunos funcionarios de salud de todo Estados Unidos. Los funcionarios de salud de algunos estados, como Misisipi y Arkansas, dijeron que tenían suficiente suministro y no preveían verse afectados por el cambio de modelo de distribución. Otros, como Texas y Alabama, sí, pero no están siguiendo el método de abastecimiento directo.

Algunos sugirieron que conseguir anticuerpos de GSK resultaría demasiado caro.

“En este momento no hemos tenido ninguna solicitud al respecto y es bastante costoso”, dijo una portavoz del Departamento de Salud de Michigan a The Epoch Times por correo electrónico.

Un ciclo de tratamiento cuesta 2100 dólares, dijo un portavoz de GSK a The Epoch Times. Ese es el mismo precio por dosis en los dos últimos contratos de Regeneron con el gobierno federal. El de Eli Lilly es más o menos el mismo.

El gobierno federal ha bloqueado cientos de miles de dosis de los medicamentos de Regeneron y Eli Lilly, y el de GSK es el único tratamiento de anticuerpos monoclonales restante autorizado para su uso en este momento en Estados Unidos. Los reguladores de medicamentos de EE. UU. rechazaron una solicitud de autorización de uso de emergencia para un cuarto medicamento hace unas semanas.

Varios funcionarios de Michigan y Alabama dijeron a The Epoch Times que los hospitales y otros proveedores pueden hacer sus pedidos directamente a GSK si lo desean. Mientras tanto, los estados, al igual que muchos otros, se esfuerzan por tratar de redistribuir el suministro para asegurarse de que haya suficiente en cada centro.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS