13 alimentos anticancerígenos. El #10 mata las células malignas sin dañar a las sanas

Por Ruby Mey
23 de Agosto de 2019 Actualizado: 23 de Agosto de 2019

La relación entre la alimentación y el cáncer ha sido una parte inseparable de la investigación oncológica desde hace mucho tiempo.

De hecho, un estudio de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS) sobre nutrición y actividad física confirma el conocido adagio: eres lo que comes. Posteriormente, los alimentos con propiedades anticancerígenas pueden tener un impacto profundo tanto en la prevención como en el tratamiento del cáncer.

Pero, ¿cuál es el alimento correcto? La abundancia de información, alguna precisa y otra errónea, hace que sea difícil distinguir la verdad de los sustitutos turbios. Antes de que alguien haga cambios drásticos en su dieta, es importante investigar la investigación científica realizada en este campo.

La siguiente lista presenta 13 alimentos diferentes que se ha comprobado que poseen nutrientes que protegen las células sanas y combaten las malignas.

1. Frijoles

Frijoles
Frijoles. (Vania Zhukevych/Shutterstock)

Haría falta un artículo completo por separado para enumerar todos los beneficios que las legumbres proporcionan en la batalla contra el cáncer, pero todo se reduce a una sola cosa: la fibra dietética.

Y los frijoles, específicamente, son los campeones repletos de fibra.

Los estudios muestran que el consumo regular de fibra dietética podría proteger contra el cáncer colorrectal y reducir su riesgo hasta en un 40%.

Pero más allá de la prevención, los frijoles también son ayudas efectivas en la lucha contra las células cancerígenas existentes. Un estudio en ratas confirmó que el consumo regular de frijoles negros y azules disminuyó el desarrollo de células cancerígenas inducidas en un asombroso 75%.

2. Verduras Allium

Allium es un género de planta que incluye especies conocidas como cebollas, ajos, puerros, chalotes, cebollines, etc… Además de ser un alimento básico en la cocina de todo el mundo, los vegetales allium también son conocidos como alimentos eficaces contra el cáncer.

El consumo regular de plantas de allium podría reducir el riesgo de cáncer gástrico y de próstata gracias a sus altos efectos antitumorales.

Se ha demostrado que la alicina, un componente importante del ajo recién molido, inhibe el desarrollo de células de cáncer de mama, endometrio y colon. Asimismo, las cebollas tienen altos niveles de quercetina, un conocido antioxidante, antitumoral y antiinflamatorio flavonoide.

3. Bayas

Bayas
Bayas. (Valery121283/Shutterstock)

Las bayas poseen una fuente inagotable de beneficios para la salud. Para empezar, son ricos en vitamina C y fibra, que son ayudas bien conocidas contra el cáncer.

Su mayor beneficio, sin embargo, proviene de sus extraordinarios niveles de antioxidantes. Se ha demostrado que el ácido elágico tiene fuertes efectos anticancerígenos, mientras que sus altos niveles de antocianina tienen propiedades preventivas del cáncer colorrectal.

De hecho, comer bayas con frecuencia reduce la proliferación de células malignas, protege el ADN del daño y proporciona beneficios antiinflamatorios.

4. Tomates

Los tomates tienen altos niveles de carotenos, particularmente el famoso licopeno, responsable de su color distintivo y sus propiedades anticancerígenas.

Múltiples estudios han confirmado que el licopeno, fácilmente disponible en tomates, reduce el riesgo de cáncer de próstata, pulmón y estómago. Otro aspecto destacado de los tomates es que cocinarlos no disminuye sus beneficios para la salud; las salsas y otros productos a base de tomate muestran los mismos resultados positivos.

5. Linaza

Linaza
Linaza. (Alexandra_F/Shutterstock)

El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (American Institute for Cancer Research) incluye la linaza como uno de sus principales alimentos para combatir el cáncer, no sin razón.

Uno de los componentes más prominentes dentro de la linaza es el lignano. Múltiples estudios han mostrado una relación entre los lignanos de la linaza y el cáncer de mama, ya que disminuyen el crecimiento de células malignas. En casos posmenopáusicos específicamente, el consumo de linaza mostró un menor riesgo de cáncer de mama.

Los hombres también se pueden beneficiar del consumo de semillas de lino; los experimentos descubrieron que las semillas pueden proteger a los hombres del cáncer de próstata.

6. Pescado

Existe un vínculo innegable entre el consumo de pescado y la prevención del cáncer. Los estudios han relacionado la ingestión regular de pescado con un riesgo reducido de múltiples tipos de cáncer, particularmente aquellos asociados con el tracto digestivo.

Los peces de agua fría como el salmón y la caballa son ricos en ácidos grasos omega-3. Se sabe que estas grasas saludables proporcionan múltiples beneficios para la salud —incluyendo propiedades anticancerígenas. En particular, el consumo regular de pescado graso reduce el riesgo de desarrollar cáncer de próstata y de mama.

7. Verduras crucíferas

Verduras cruciferas
Verduras crucíferas. (Stockcreations/Shutterstock)

La familia de las crucíferas está compuesta por algunas de las verduras más conocidas: brócoli, col, col rizada, rábano, coliflor, y muchas más.

Ricas en nutrientes, tienen altos niveles de carotenoides, folato, minerales y vitaminas. Pero quizás su componente más importante es un grupo de productos químicos que contienen azufre, que les da su sabor picante característico y ayuda a disminuir el riesgo de cáncer.

La investigación sobre los beneficios de las verduras crucíferas es extensa y ha descubierto sus propiedades contra el cáncer de próstata, pulmón, colorrectal y de mama.

8. Uvas

Las uvas y el jugo de uva son ricos en un componente llamado resveratrol, bien conocido por sus propiedades antioxidantes. También se ha descubierto que el resveratrol retrasa la progresión del cáncer e incluso reduce el tamaño de los tumores.

Mientras que la uva en sí misma tiene muchos beneficios, la mayoría de las propiedades potenciales contra el cáncer se encuentran dentro de las semillas y la piel. Los derivados de la uva, como las uvas pasas y el vino, también han demostrado contener resveratrol, y siguen siendo alimentos fuertes contra el cáncer.

9. Arroz negro

Arroz negro
Arroz negro. (Gayvoronskaya_Yana/Shutterstock)

Recientemente aclamado como un superalimento anticancerígeno, la reputación del arroz negro está bien ganada.

Como grano entero, el arroz negro está lleno de fibra, conocido por ser altamente beneficioso contra el cáncer colorrectal. De la misma manera, y similar a las bayas anteriormente mencionadas, el arroz negro está rebosante de antocianinas, un antioxidante con fuertes propiedades antitumorales.

Específicamente, las antocianinas del arroz negro suprimen la metástasis en casos específicos de cáncer de mama según múltiples estudios dedicados al tema, lo que lo convierte en una alternativa asequible a fuentes antioxidantes más costosas.

10. Cúrcuma

Curcuma
Curcuma. (Tarapong srichaiyos/Shutterstock)

La cúrcuma es un miembro de la familia del jengibre y una de las especias más populares utilizadas en la cocina asiática, como en el polvo de curry por excelencia. Su principal ingrediente activo es la curcumina, un producto químico anticancerígeno bien investigado.

Múltiples estudios han demostrado la eficacia de la curcumina en la eliminación de células tumorales sin dañar las sanas, particularmente en ciertos casos de cáncer de esófago.

Aún más impresionante, la investigación ha demostrado consistentemente que el consumo regular de curcumina durante la quimioterapia y otros tratamientos contra el cáncer puede aumentar dramáticamente su eficiencia, principalmente debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

11. Zanahorias

Considerada por el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer como un magnífico alimento contra el cáncer, los beneficios para la salud de las zanahorias son casi tan conocidos como su color naranja característico.

Los altos niveles de alfa-caroteno y beta-caroteno que se encuentran en las zanahorias son campeones insustituibles para la salud, ya que los carotenoides son esenciales en la prevención y el tratamiento de las células malignas.

Pero los beneficios contra el cáncer no se limitan al componente carotenoide: el consumo regular de zanahorias en la dieta podría disminuir el riesgo de cáncer de próstata, gástrico e incluso de pulmón, lo que demuestra que es uno de los alimentos más versátiles y saludables disponibles.

12. Verduras de hoja verde oscuro

El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer también enumera las verduras de hoja verde oscuro como aliados indispensables en la lucha contra el crecimiento de células malignas.

Rico en carotenoides, fibra y folato, estos superalimentos están repletos de antioxidantes que ayudan en la protección contra los tumores.

Sin embargo, cada uno de ellos presenta propiedades diferentes y únicas que vale la pena explorar, la espinaca ha demostrado ser altamente efectiva contra el cáncer de páncreas, las hojas de mostaza combaten el cáncer de colon y de pulmón, y Bok Choy es una rica fuente de selenio, considerado esencial en la prevención de los cánceres de mama, esofágico, gástrico, de próstata y de pulmón.

13. Champiñones

Champiñones
Champiñones. (Africa Studio/Shutterstock)

Por último, pero no menos importante, los champiñones comestibles —también conocidos como hongos— son aclamados como alimentos milagrosos anticancerígenos.

Esta afirmación no es absurda. Una extensa investigación ha confirmado que más de 20 tipos diferentes de hongos tienen amplias propiedades antitumorales y antimicrobianas, mientras que al mismo tiempo estimulan la respuesta del sistema inmunológico a las células cancerosas.

Los hongos Reishi (o Lingzhi), en particular, han mostrado efectos increíbles en el proceso de curación del cáncer de pulmón, mientras que la ingesta continua del hongo Chaga sirve como un notable supresor de tumores.

Descargo de responsabilidad: Este artículo es solo para propósitos informativos y no es un sustituto del consejo médico profesional.

Kristina Pentchoukova colaboró en la elaboración de este artículo

Preparación de un rico estofado de pollo con champiñones en cocción lenta 

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS