Alinearse con la voluntad del Cielo: “La Virgen con Ángeles” de William Bouguereau

Llegar al interior: lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por Eric Bess
01 de Agosto de 2021 11:30 AM Actualizado: 01 de Agosto de 2021 11:30 AM

¿Cuál es la voluntad del cielo? Puede que hayamos oído que debemos seguir la voluntad del cielo, pero ¿qué significa eso? A mí la pregunta me parece un poco blasfema, ya que mis pensamientos humanos sobre el cielo podrían ser involuntariamente irrespetuosos respecto de su grandeza real.

Esto no quiere decir que no debamos considerar lo que significa comportarnos como si fuéramos seres del cielo o estuviéramos en camino hacia él. Pero sí sugiero que el pensamiento debe ir acompañado de un alto nivel de piedad y respeto sinceros.

Con esto en mente, estaba pensando en una pintura que he visto repetidamente durante la última década o más. “La Virgen con ángeles” de William Bouguereau me ha hecho reflexionar sobre la voluntad del cielo.

Bouguereau expone en el Salón de 1881

A principios de la década de 1880, la capacidad técnica de Bouguereau para componer y pintar cuadros le catapultó a las alturas del mundo del arte parisino. Fue elegido vicepresidente de la Sociedad de Artistas Franceses, que era un comité de artistas recién creado que establecía las normas y organizaba los futuros salones.

Un Salón era la exposición oficial anual de la Academia de Bellas Artes de París. Según el libro “William Bouguereau: Su vida y su obra” de Damien Bartoli y Frederick C. Ross, el Salón era “el acontecimiento parisino más importante del año”. El primer Salón creado por la Sociedad de Artistas Franceses fue el Salón de 1881 y en él se expuso el cuadro de Bouguereau “La Virgen con ángeles”.

En la época en que Bouguereau pintó “La Virgen con ángeles”, de temática religiosa, los pintores impresionistas estaban ganando popularidad, y muchos de ellos sentían aversión por Bouguereau y su arte. Una biografía digital de Bouguereau afirma que “Degas, junto con sus allegados”, por ejemplo, “acuñó el término de ‘Bouguereauté’ para describir, despectivamente, cualquier estilo artístico dependiente de superficies lisas y antinaturales”, lo que significa que los impresionistas estaban más interesados en expresar las “impresiones” de la naturaleza que la búsqueda de la perfección y el idealismo de Bouguereau.

No obstante, Bouguereau mantuvo la popularidad entre el público en general y la élite artística durante su vida. Bartoli y Ross comparten la reacción del crítico de arte Edouard Thierry ante “La Virgen con ángeles” en el Salón de 1881:

“Toda la escena está bañada de ternura. ¿Qué puedo decir? Busquen en otra parte y no encontrarán tanto encanto como el que brota de la veneración y el amor a este ser divino, en lo más humano de tal santidad, en lo más sencillo y modesto”.

“La Virgen con ángeles” es un cuadro que sigue siendo popular hoy en día. Según Bartoli y Ross, “esta asombrosa obra religiosa batió por sí sola varios récords de asistencia y popularidad cuando se expuso en 2006 en el Museo Getty de Malibú, California”.

“La Virgen con ángeles (Canción de los ángeles)” 1881, de William Bouguereau. Óleo, 84 pulgadas por 60 pulgadas. Museo Forest Lawn, California. (Dominio público)

La Virgen con ángeles

“La Virgen con ángeles” representa a la Virgen María con el niño Jesús a la izquierda de la composición. María está sentada en un banco que parece ser de diseño corintio, que era el estilo de diseño más ornamentado de la arquitectura clásica grecorromana. Sostiene a Jesús en su regazo y ambos están profundamente dormidos.

La Virgen María está vestida con sus típicos colores rojo, blanco y azul. El blanco puede representar su pureza, el azul su conexión con el cielo y el rojo su amor y el sacrificio de su hijo.

Acompañan a la Virgen María y a Jesús tres ángeles vestidos de blanco y oro, lo que, junto con sus alas, indica que son seres celestiales. Los tres ángeles miran con cariño al Niño Jesús mientras tocan música para la pareja dormida.

El grupo de figuras está solo en un entorno tranquilo y natural. La Virgen María descansa su espalda contra un árbol, y el follaje del fondo oculta parcialmente una tranquila masa de agua en la parte superior derecha de la composición.

Nos queda la impresión de que estos ángeles dan una serenata a la Virgen María dormida y al niño Jesús en un entorno terrenal relajado, tranquilo y hermoso.

La celebración y la voluntad del cielo

¿Qué sugiere este cuadro sobre la voluntad del cielo?

En primer lugar, la Virgen María viste de blanco en la cabeza y los hombros, con el azul cubriendo su cuerpo, y vemos el rojo en el dobladillo y cubriendo sus antebrazos. El blanco en la cabeza y los hombros me sugiere que su mente y su corazón deben ser puros. El azul en su cuerpo indica que su cuerpo virginal, siendo también puro, está conectado con el cielo.

Sin embargo, el rojo de sus antebrazos sugiere que su amor debe corresponder a lo que es capaz de sacrificar, es decir, a lo que puede entregar. Ahora se aferra a Jesús, pero en algún momento está destinada a desprenderse de la cosa a la que está más apegada: su hijo. Su posición se asemeja a la de la Piedad, imagen en la que la Virgen María sostendrá más tarde a su hijo sin vida.

En relación con Jesús, la Virgen María se orienta más hacia los ángeles, lo que sugiere que ha encauzado su mente, su corazón y su cuerpo hacia el cielo. En otras palabras, la Virgen María representa la pureza de la mente, el corazón y el cuerpo, que, en su inocencia, están conectados con el cielo. Su mente, su corazón y su cuerpo no están ocupados por la lujuria del placer y el poder terrenales.

Curiosamente, las dos figuras descansan sobre un banco realizado en el estilo arquitectónico grecorromano del orden corintio, que habría sido el último orden arquitectónico antes del nacimiento de Jesús. La ciudad de Corinto, que da nombre al estilo arquitectónico, se convertiría también en un centro del cristianismo primitivo. El hecho de que los dos descansen aquí, sugiere el cambio que Jesús traerá a Roma.

Jesús está pintado de espaldas a nosotros, y está desnudo, con las manos juntas delante del pecho. Esta representación sugiere que ha venido a la tierra sin nada: se lo presenta en su verdad desnuda. ¿Es esto también una representación de que nuestra pureza está separada de nuestras posesiones terrenales?

Pero, ¿por qué están dormidos? El lenguaje corporal de la Virgen María y de Jesús complementa la serenidad del entorno natural que los rodea. Todo está representado como sereno, tranquilo y puro. ¿Son las figuras dormidas representativas de una disposición pacífica y tranquila? ¿Los estados de pureza y compasión representados por la Virgen María y Jesús son precursores de esta apacible serenidad?

Los ángeles tocan música para ellos mientras duermen. ¿Los ángeles celebran a esta madre y a este niño que, en su pureza, han obtenido una mente y un corazón tranquilos y serenos? ¿O representan la voluntad del cielo capaz de dirigir verdaderamente nuestras vidas solo cuando dejamos de forzar nuestras propias intenciones sobre nuestras vidas y las de los demás (un estado que también se caracteriza por el sueño, ya que en el sueño no realizamos acciones intencionadas para asegurar nuestros deseos o interferir en las vidas de los demás)? ¿O ambas cosas?

Este cuadro me ha hecho considerar la importancia de una mente, un cuerpo y un corazón puros para obtener la clama y serenidad que celebra el cielo. Y tal vez esta serenidad no se consiga mediante la fuerza intencionada, sino sacrificando lo que podamos considerar importante y, en cambio, dejándonos guiar por la voluntad del cielo. Tal vez, es en esa calma que podemos escuchar la música del cielo y así ser guiados por ella.

Las artes tradicionales contienen a menudo representaciones y símbolos espirituales cuyo significado puede perderse para nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de manera que puedan ser moralmente perspicaces para nosotros hoy. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representativo en activo y es doctorando en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.