Alrededor de 1300 millones de personas en el mundo no quieren vacunarse contra COVID-19: encuesta

Por Meiling Lee
04 de Mayo de 2021
Actualizado: 04 de Mayo de 2021

Alrededor de 1300 millones de personas en todo el mundo afirmaron que no se vacunarían contra COVID-19 si estuviera disponible de forma gratuita, según una encuesta de Gallup realizada en los últimos seis meses de 2020 y publicada el lunes.

Los 1300 millones eran una combinación del 29 por ciento, o alrededor de tres de cada 10 adultos, en todo el mundo que se negaron a vacunarse, y otro 3 por ciento que estaba indeciso o se negó a responder.

El despliegue de las vacunas puede ser más difícil en ciertos países, donde más del 50 por ciento de las personas en 20 países y áreas dijeron que no estaban dispuestas a recibir la vacuna COVID-19.

Estos países son Gabón, Camerún, Jordania, Hungría, Bulgaria, Bosnia y Herzegovina, Rusia, Kazajistán, Kosovo, Senegal, Togo, Chipre, República Checa, Macedonia del Norte, Albania, Polonia, Namibia, Líbano y Ucrania. Menos del 2 por ciento de la población de ocho de los países se han vacunado contra COVID-19.

Los países del África subsahariana, Camerún y Gabón, encabezan la lista con el mayor porcentaje de población rechazando la vacuna, con un 66 por ciento y un 65 por ciento, respectivamente.

Aunque el rechazo de la vacuna puede ser elevado en algunos de los países de África subsahariana, la baja tasa de mortalidad por COVID-19 desconcierta a los científicos. A fecha de 28 de abril, el recuento de muertes acumulado en el conjunto de los 46 países de África subsahariana era de 79,804 fallecimientos, lo que supone un riesgo de letalidad del 2.5 por ciento, según healthasset.org, que recoge datos sobre COVID-19 en la zona. Más de la mitad de las muertes se produjeron en Sudáfrica.

Un portavoz de America’s Frontline Doctors (AFLDS) dijo a The Epoch Times por correo electrónico que el elevado número de personas que no quieren recibir la vacuna “no debería sorprender a nadie, especialmente a los que proceden de países en los que años de gobierno autoritario han hecho que la gente sea naturalmente más cauta a la hora de aceptar ciegamente los mandatos del gobierno”.

“La indecisión de la gente es natural y no debe tratarse como algo controvertido. A menudo refleja la desconfianza en la información proporcionada por el gobierno o el deseo de examinar más evidencia y eficacia antes de tomar cualquier medicamento”, añadió el portavoz.

La vacuna Oxford AstraZeneca COVID-19 se ve en el centro médico el 20 de marzo de 2021 en Bridport, Inglaterra. (Finnbarr Webster/Getty Images)

Algunas de las razones por las que la gente rechaza la vacuna COVID-19 son la preocupación por los efectos secundarios, la seguridad y la eficacia de la vacuna, la rapidez con la que se desarrolló y la falta de confianza en las compañías farmacéuticas, los gobiernos y las empresas, en particular las que incentivan a la gente a vacunarse o exigen un pasaporte de vacunación mientras la vacuna solo tiene una autorización de uso de emergencia (EUA por sus siglas en inglés).

“Además, imponer vacunas que no han sido totalmente aprobadas y de las que no se dispone de datos a largo plazo no es un enfoque médico o científico acertado”, dijo el portavoz de la AFLDS. “Viola la legislación federal e internacional. Mucha gente está interesada en esperar a ver si llegan nuevas investigaciones que puedan ir en contra de cualquier EUA que permita el lanzamiento prematuro de un nuevo tipo de medicamento”.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) solo ha emitido hasta ahora una autorización de emergencia a tres fabricantes de vacunas: Johnson & Johnson, Moderna y Pfizer-BioNTech. El único tratamiento que el regulador federal ha aprobado para una enfermedad COVID -19 que requiere hospitalización y suplemento de oxígeno es el agente antiviral, remdesivir.

La FDA afirma: “En virtud de la sección 564 de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (FD&C Act), cuando el Secretario del HHS declara que es apropiada una autorización de uso de emergencia, la FDA puede autorizar productos médicos no aprobados o usos no aprobados de productos médicos aprobados para ser utilizados en una emergencia para diagnosticar, tratar o prevenir enfermedades o condiciones graves o potencialmente mortales causadas por agentes de amenaza CBRN [químicos, biológicos, radiológicos y nucleares] cuando se cumplen ciertos criterios, incluyendo que no hay alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles”.

La inseguridad o el rechazo a recibir la vacuna es diversa y va más allá de las cuestiones partidistas en Estados Unidos. Según una encuesta realizada en febrero de 2021 por la Universidad de Texas/Texas Tribune, mientras que un mayor número de independientes y republicanos en el estado de la estrella solitaria expresaron que no querían vacunarse o no estaban seguros, al menos el 27 por ciento de demócratas también dijeron lo mismo.

Además, cerca del 26 por ciento de los demócratas de Texas expresaron que las vacunas en general no eran seguras, en comparación con el 55 por ciento de los independientes y el 46 por ciento de los republicanos.

La encuesta de Harris, en la que participaron 2097 estadounidenses, descubrió que, si bien un mayor número de personas dijo que esperaría para vacunarse (21 por ciento) o que la rechazaría rotundamente (14 por ciento), cerca del 10 por ciento expresó que recibiría la vacuna “cuando llegara el momento”.

Hasta la fecha, se han administrado más de 247 millones de dosis de la vacuna COVID-19 a los estadounidenses, y el 50 por ciento de la población de nueve estados recibió al menos una dosis.

Alrededor del 68 por ciento de los estadounidenses dicen estar satisfechos con el proceso de vacunación. Esa cifra es el doble que en enero y es más alta entre las personas de 65 años o más, según una encuesta de Gallup que se publicó el 30 de marzo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS