Alza del salario mínimo a USD 15 sería muy perjudicial para pequeñas empresas, dicen empresario y experta

Por Tom Ozimek
22 de Marzo de 2021
Actualizado: 22 de Marzo de 2021

Un propietario de una pequeña empresa de Nebraska y una experta del centro conservador de investigación política Heritage Foundation, dijeron en una entrevista reciente para el programa The Nation Speaks de NTD News, que un salario mínimo federal de 15 dólares tendría un gran impacto en muchas de las pequeñas empresas del país, obligándolas incluso a recortar horas de trabajo y a reemplazar la mano de obra humana por la automatización, golpeándolas a su vez con una serie de costos ocultos y empujando a algunas de ellas a la quiebra.

El empresario Kevin Barnhill, propietario de Blair Meat Market en Blair, Nebraska, dijo que el aumento del salario mínimo federal que se está impulsando en Washington tendría un impacto “enorme” en los resultados y las operaciones de su negocio, y probablemente para muchos otros.

Este “cambia toda la escala y crea un enorme impacto en las pequeñas empresas”, dijo Barnhill, señalando que debido a la diferencia que se mantiene entre la mano de obra cualificada y la no cualificada, impondría un coste oculto al obligar a aumentar los salarios de sus empleados cualificados, lo que reduciría aún más sus resultados.

“Primero eliminaría ese tipo de trabajos”, dijo el empresario, refiriéndose a la mano de obra no cualificada que ahora contrata a tiempo parcial a 12 dólares la hora. Después, “obligaría o coaccionaría a mi personal actual a tiempo completo para que se encargue de parte de eso y luego buscaríamos con todo empeño la automatización”.

El senador Bernie Sanders (I-Vt.) habla durante un evento para presentar la Ley de Aumento de Salario en la Sala Rayburn en el Capitolio de Estados Unidos en Washington el 16 de enero de 2019. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Rachel Greszler, investigadora de economía, presupuesto y derechos de Heritage Fundation, dijo al programa The Nation Speaks que las diferencias regionales en la oferta y la demanda de mano de obra significan que en algunos estados, un salario mínimo de 15 dólares tendría un impacto exagerado en los costos de las empresas.

“Quince dólares en Mississippi sería como tener un salario mínimo de casi 36 dólares en Washington DC”, dijo. “Muchos gobiernos estatales y locales ya han aumentado sus propios salarios mínimos y eso es lo que realmente tiene sentido en este caso, porque Estados Unidos es muy diverso”, añadió, argumentando a favor de un enfoque localizado basado en las diferentes circunstancias regionales, en lugar de un enfoque federal de talla única.

Greszler añadió que su investigación sobre el impacto de un aumento del salario mínimo federal muestra que las “opciones de los empresarios son limitadas: recurrir a la automatización, reducir esos puestos de trabajo y suprimir los empleos disponibles para los trabajadores menos cualificados”.

El hecho de que las empresas reduzcan la disponibilidad de puestos de trabajo no cualificados con salarios más bajos, añadió, perjudica a los más jóvenes, que dependen de este tipo de empleos para introducirse en el mercado laboral y utilizarlos como trampolín hacia puestos mejor pagados.

“Algunas empresas van a tener que cerrar por culpa de esto”, dijo Greszler.

La Oficina Presupuestaria del Congreso calculó que un orden federal de salario mínimo de 15 dólares sacaría a 900,000 personas de la pobreza, pero también provocaría la pérdida de 1.4 millones de puestos de trabajo en todo el país para 2025.

Según Barnhill, aunque esta compensación ayudaría a algunas personas, sería una pérdida neta.

“Pueden pensar que están sacando a la gente de la pobreza, pero la compensación no va a funcionar”, argumentó.

Barnhill indicó que él ya ofrece una prima de 3 dólares sobre el salario mínimo de 9 dólares de Nebraska para atraer a los trabajadores no cualificados, y que un mandato federal de 15 dólares significa que su sueldo base se elevará entonces a 17 o 18 dólares. “Allí también es donde me obliga a entrar en ese cambio proporcional en mis muchachos mejor pagados también”.

Tras un intento fallido de incluir una alza del salario mínimo en el Plan de Rescate Estadounidense del presidente Joe Biden, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), dijo el 11 de marzo que los demócratas seguirán luchando por elevar el salario mínimo federal a 15 dólares la hora.

“Persistiremos con el salario mínimo”, dijo Pelosi a los periodistas durante una conferencia de prensa.

“Un salario mínimo bajo y deficiente es bienestar corporativo. Es subvencionar al sector privado para que no recompense el trabajo”, dijo Pelosi. “El contribuyente está subvencionando el bajo salario mínimo para el sector privado” a través de programas como Medicaid, asistencia alimentaria y ayuda a la vivienda, añadió.

La última vez que el gobierno federal aumentó el salario mínimo fue en 2009, elevándolo a 7.25 dólares por hora. El porcentaje de personas que cobran 7.25 dólares por hora o menos es el 2.1 por ciento para todos los trabajadores que trabajan por hora en Estados Unidos, informó la Oficina de Estadísticas Laborales en 2019 (pdf), y la gran mayoría gana un salario más alto.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), habla durante una rueda de prensa en Washington el 11 de febrero de 2021. (Olivier Douliery/AFP vía Getty Images)

Los economistas llevan años debatiendo acaloradamente la cuestión de la subida del salario mínimo, con los defensores argumentando que el aumento de los salarios elevará el poder adquisitivo y el gasto añadido levantará la economía, mientras que los opositores sostienen que perjudicará a las empresas y provocará un aumento del desempleo.

Aunque a lo largo de los años se han realizado numerosos estudios en apoyo de ambas posturas, un nuevo documento de trabajo de la Oficina Nacional de Investigación Económica, una organización de investigación sin ánimo de lucro, revisó todo el conjunto de documentos publicados que analizan el impacto de las subidas del salario mínimo en el empleo en Estados Unidos desde 1992. En el documento, los economistas David Neumark y Peter Shirley concluyen que la inmensa mayoría de los trabajos (el 79.3%) concluyen que las alzas del salario mínimo tienen un impacto negativo en el empleo.

También descubrieron que el impacto negativo es más fuerte para los trabajadores con menos educación, los adolescentes y los adultos jóvenes, y es particularmente fuerte para los trabajadores que se ven directamente afectados por los aumentos del salario mínimo, es decir, los trabajadores cuyas tarifas salariales aumentan automáticamente como resultado de las normativas.

Los argumentos económicos a favor del alza del salario mínimo como forma de impulsar el gasto y aumentar la producción económica también fueron cuestionados, y Ryan Bourne, del Cato Institute, un centro de estudios libertario, concluyó que este argumento “ignora los impactos contractivos derivados de las menores ganancias, las que reducen la inversión; a los precios más altos que reducen otros gastos, o a las menores oportunidades de empleo que recortan los ingresos de algunas personas”.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS