Amable gesto de alumna de 1° grado hacia única estudiante negra de la clase lleva a amistad de 50 años

Por Louise Bevan
03 de Abril de 2021
Actualizado: 03 de Abril de 2021

Un acto de bondad de una alumna de primer grado hacia su compañera el primer día de clase cambió todo para una aterrorizada estudiante de Texas.

Fue en la década de 1970, cuando la familia de la joven Kimberly Patman fue la primera de raza negra en matricular a su hija en el distrito escolar de Cedar Hill, en Dallas. Ella todavía recuerda el momento en que una niña le tocó el hombro durante el recreo en la escuela primaria Bray. Se trataba de una oferta de amistad de su compañera de primer grado LeeAnn Polster.

Cincuenta años después, ambas siguen siendo inseparables.

“El primer día de clase tenía mucho miedo y lloraba porque todos eran diferentes a mí”, recuerda Patman a ABC. “Todos eran blancos y yo era negra, así que estaba asustada. No sé por qué tenía miedo, pero tenía miedo”.

Kimberly Patman (izq.) y LeeAnn Polster. (Cortesía de Michael Sudhalter/Distrito Escolar Independiente de Cedar Hill)
LeeAnn (centro) con su familia en los años 70s. (Cortesía de LeeAnn Polster)

Polster, que nació y creció en Cedar Hill, se sintió conmovida por los temores del primer día de Patman y se acercó a ella para preguntarle por qué lloraba. “Me dijo que no tuviera miedo y que sería mi amiga”, recuerda Patman.

“Estaba muy contenta de tener a alguien con quien hablar, porque nadie había hablado conmigo en toda la mañana”.

Polster no recuerda aquel encuentro, pero afirma que le “emociona” saber lo mucho que significó para su amiga. La duradera amistad que siguió lo dice todo.

Describiendo a su compañera como “tan fácil de llevar”, Polster dijo: “Kim es muy extrovertida y todo el mundo la quiere, y yo definitivamente era mucho más callada de niña. Creo que en parte por eso congeniamos”.

(De izquierda a derecha) Polster, Patman y sus amigas. (Cortesía de LeeAnn Polster)

Después de separarse en tercer grado, las dos estudiantes se reunieron en sexto grado y renovaron su vínculo como si no hubiera pasado el tiempo. Desde entonces, las dos mujeres están muy unidas desde que sus hijos se marcharon de casa.

La escuela primaria Bray, que sigue siendo una escuela pequeña con unos 300 alumnos, ha cambiado un poco en los últimos 50 años desde que las amigas asistieron. Su vínculo refleja el mensaje de aceptación de la escuela, de tal manera que las invitaron a regresar para compartir su historia con los alumnos de primer grado.

“La amistad, la amabilidad y el compromiso son pilares increíbles que inculcamos a los niños todos los días”, dijo la directora de la escuela primaria Bray, Shequita Miller. “Su historia es lo que realmente necesitamos escuchar en este momento”.

Patman y Polster con estudiantes de la Escuela Primaria Bray, Dallas. (Cortesía de Michael Sudhalter/Distrito Escolar Independiente de Cedar Hill)
Las dos amigas juntas durante las horas libres. (Cortesía de LeeAnn Polster)

Patman nunca sabrá cómo habría terminado si no hubiera conocido a su amiga en aquel primer día de clase hace tantos años.

“Solo hace falta que alguien tenga un corazón bondadoso y le tienda la mano a alguien”, dijo Patman, añadiendo que el gesto de su mejor amiga hizo “una gran diferencia” en su vida.

“Fue un vínculo que estaba destinado a existir”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS