Amenaza creíble: comunistas pro-China buscan destruir la base sur del Partido Republicano

Por Trevor Loudon
06 de Diciembre de 2019
Actualizado: 06 de Diciembre de 2019

Comentario

El Partido Republicano parece no darse cuenta de una gran amenaza que se desarrolla en su fortaleza del sur. Los comunistas pro-China del grupo El Camino para la Liberación están trabajando para dar vuelta y convertir, uno por uno, a los estados republicanos en el Sur de Estados Unidos. Virginia ya ha caído.

Carolina del Norte, Florida y Tennessee son los siguientes en la lista. Si los comunistas pueden dar vuelta el resultado en los estados de Florida y Carolina del Norte en 2020, el presidente Donald Trump probablemente será un presidente de un solo mandato y el Partido Republicano llegará a su fin como fuerza nacional política.

Aunque probablemente tenga menos de 2000 miembros, el ultra-reservado El Camino para la Liberación podría ser capaz de eliminar al enemigo número uno de China en la Casa Blanca por unos miserables pocos millones de dólares.

Conocida hasta abril de este año como la Organización Socialista del Camino de la Libertad (FRSO), el ahora El Camino para la Liberación es una fusión de varias facciones maoístas y anarquistas, algunas de las cuales se remontan al movimiento contra la guerra de Vietnam de los años sesenta.

Volver a la política electoral

En 2016, la FRSO dio un fuerte giro hacia la política electoral como respuesta a la dominación electoral del Partido Republicano (especialmente en el Sur de EE. UU.) y a la elección del presidente Trump.

FRSO/El Camino para la Liberación, como la mayoría de los partidos de origen maoísta, se enfoca principalmente en las minorías raciales y sexuales. El movimiento La Vida de los Negros Importa o Black Lives Matter es un grupo pantalla de la FRSO. Poner fin al “privilegio de los blancos” es una parte importante de la estrategia de El Camino para la Liberación. La proliferación de los pronombres de género con los que ahora tenemos que lidiar también provienen en parte de El Camino para la Liberación.

Según El Camino para la Liberación, el socialismo llegará a Estados Unidos reuniendo a las minorías contra el “capitalismo blanco” y a los votantes de grupos minoritarios contra lo que ellos llaman “La Nueva Confederación”.

Según el sitio web de El Camino para la Liberación:

“La Nueva Confederación es el frente unido blanco que, en los últimos 40 años, ha utilizado la supremacía blanca, el cisheteropatriarcado y la austeridad para reunir a sectores de las capas sociales medias blancas y a los trabajadores blancos en torno a la dirección de las fuerzas más reaccionarias del capital. El Partido Republicano es su instrumento político”.

En origen establecida principalmente en Massachusetts, Nueva York y California, la FRSO ha estado trasladando sus camaradas a Virginia, Carolina del Norte, Tennessee, Florida y otros estados del sur durante algunos años. En su mayoría, lucharon contra la “Nueva Confederación” con protestas y agitación política. Por ejemplo, derribar estatuas confederadas es una de las tácticas maoístas favoritas.

Ahora, después de construir una fuerza considerable en Carolina del Norte, Tennessee y Florida, El Camino para la Liberación es lo suficientemente fuerte como para influir en las elecciones y elegir a sus miembros y partidarios para cargos públicos.

Gran estrategia

El Informe Político Fundamental de El Camino para la Liberación 2019 presenta la “línea” y los planes de la organización de manera muy clara. Si puedes digerir la prosa pseudocientífica marxista que representa.

“Las oleadas de protesta que se extendieron por todo el país después de las elecciones de 2016 demostraron la fuerza de la rabia y la resistencia del pueblo. Pero esta resistencia ha crecido, en su mayor parte sin una estrategia para luchar por el poder. Tenemos que pasar de la protesta al poder. Necesitamos construir una organización política independiente”.

El Camino para la Liberación esencialmente culpa al Sur por todo lo que está mal en Estados Unidos. Creen que sin el Sur, Estados Unidos pronto podría convertirse en un paraíso socialista no patriarcal, no racista, con un género fluído, que lucha contra el cambio climático.

“Con el poder que la Nueva Confederación ha ganado a través del uso del Partido Republicano, que mantiene la tripleta (federal/estatal/municipio) en 22 estados, destruyen sindicatos, niegan el cambio climático, impulsan la propaganda y la política más homofóbica y transfóbica, invalidan los movimientos locales progresistas o las leyes por medio de la ‘prioridad’ legislativa estatal, y se organizan para revocar hasta el último rastro del Nuevo Acuerdo y el movimiento de los Derechos Civiles”.

El Camino para la Liberación tiene la solución. El dominio republicano que existe sobre el Sur debe romperse condado por condado, estado por estado, movilizando a las grandes poblaciones negras y latinas en el Sur en alianza con las minorías blancas “progresistas” existentes.

“Como respuesta, han surgido algunas nuevas actividades de las fuerzas progresistas, estado por estado, para reunir a la clase obrera multirracial con nacionalidades minoritarias y a otros para luchar. Estas actividades tienen varias cosas en común”.

“Tienen una visión amplia de la lucha por el poder. Trabajan en la calle y en la cabina electoral. Trabajan dentro y fuera del Partido Demócrata. Luchan contra la austeridad, la supremacía blanca y/o la cisheteropatriarquía. Y se basan en la alianza estratégica de la clase obrera -de todas las nacionalidades, razas y lenguas- con movimientos de masas basados en comunidades de color”.

La pregunta es, ¿cómo pueden los camaradas del Camino de la Liberación usar su mano de obra e influencia para unir suficientes fuerzas a la izquierda y al centro para derrotar a la Nueva Confederación? En su proyecto de Plan de Orientación Estratégica 2019-2022, declaran:

“Sostenemos que solo un frente unido liderado por una avanzada capa de fuerzas en oposición a la supremacía blanca, la austeridad y el cisheteropatriarcado puede derrotar a este enemigo. Una política que rechaza y desafía -que ofrece una alternativa genuina- a la supremacía blanca, la austeridad y la cisheteropatriarquía es la única solución duradera, y un frente unido debe liderar con esas políticas”.

“El camino más claro para organizar ese frente unido es a través de la participación en la arena electoral. ¿Por qué ponemos tanto énfasis en la arena electoral en este momento? Porque creemos que este es el escenario de lucha en el que se nos presenta más claramente la oportunidad de construir el frente unido: reunir a las fuerzas sociales y políticas más allá de los intereses propios. (…)”.

“Las luchas se generalizan cuando entran en la más amplia arena de la política. (…) La manera más clara y práctica de hacerlo es a través de las elecciones, que necesariamente involucran e implican a todo el público”.

Trabajando a través del Partido Demócrata

El Camino para la Liberación ha aprendido de los errores comunistas del pasado y está comprometido con una estrategia muy flexible en sus relaciones con el Partido Demócrata.

“Nuestro enfoque es distinto de la política del Frente Popular del Partido Comunista antes y durante la Segunda Guerra Mundial, cuando era un socio menor no crítico en el amplio frente de las fuerzas de izquierda y de centro contra el nazismo y el fascismo.

“Es decir, no estamos pidiendo un programa político que solo consiste en elegir a cualquier político demócrata. En vez de eso, estamos pidiendo un programa progresista claro por el que luchamos, a través de primarias, carreras (electorales) no partidistas y luchas externas; y el compromiso de luchar contra nuestro enemigo común.

“Esto se verá diferente dependiendo de las condiciones: en los estados azules, puede ser el caso de que las fuerzas avanzadas puedan luchar hasta llegar a una posición que les permita desempeñar un papel de liderazgo decisivo en un frente unido contra la Nueva Confederación; en los estados púrpura y rojo, podemos desempeñar papeles secundarios a medida que desarrollamos nuestras fuerzas y construimos la organización y la fuerza para, en última instancia, competir por el liderazgo en ese frente”.

El poder de ‘Para Todos’

Como revolucionarios serios, los camaradas de El Camino para la Liberación saben que la mejor manera de unificar a las masas es en torno a consignas claras y significativas. El Camino para la Liberación ha elegido dos simples palabras para unificar la base que quiere movilizar: “Para Todos”.

Esto ya es evidente en las recién creadas organizaciones de movilización de votantes de El Camino para la Liberación: Richmond ‘Para Todos’ en Virginia y el más establecido Durham ‘Para Todos’ en Carolina del Norte y Memphis ‘Para Todos’ en Tennessee.

“Creemos que la manera de construir el ‘nosotros’ es ‘Para Todos’. Esto representa una unidad de lo avanzado y el vínculo entre los sujetos particulares del frente unido.

“Aquí proponemos que el marco ‘Para Todos’ sea el generalmente adoptado para nuestra organización, y que nuestro trabajo se comprometa en la lucha por el poder político. Sugerimos que es sobre la base de ‘Para Todos’ que podemos facilitar una amplia unidad sobre la base de los agravios específicos de los pueblos oprimidos, lo que también invita a un apoyo y una participación pública generalizada”.

Por qué debemos tener un enemigo

Si alguien se pregunta sobre la incesante propaganda de la izquierda contra el Presidente Trump, el Partido Republicano, los conservadores y los cristianos tradicionales -todos los componentes de la Nueva Confederacíon- El Camino para la Liberación deja bien claro su propósito.

“Para que haya un nosotros, también tiene que haber un ellos que podamos definir a través de la relación con nosotros. Por eso es tan importante tener un enemigo -los racistas- millonarios, la Nueva Confederación, y su organización política, el Partido Republicano. La denominación de un enemigo nos da el reducido objetivo necesario para dirigir las fuerzas del frente unido en su contra. Esto a su vez sienta las bases para definir las líneas de demarcación entre el enemigo y el frente unido del pueblo”.

Por qué el Partido Republicano debe tomar seriamente a El Camino para la Liberación

Aunque nunca lo admitirán, El Camino para la Liberación está trabajando por el interés de China y del movimiento revolucionario mundial. Entienden perfectamente que Estados Unidos, y específicamente el presidente Trump, deben ser derribados para que la revolución tenga éxito.

Las muchas organizaciones del frente de El Camino para la Liberación están ampliamente financiadas a través de varias fundaciones importantes y de la Alianza para la Democracia, una red de más de 150 multimillonarios y millonarios de izquierda, incluyendo al candidato presidencial Tom Steyer, George Soros, el abogado socialista Steve Phillips y muchos otros. El Camino para la Liberación y sus aliados en el campo de batalla no carecen de recursos.

El Camino para la Liberación ya dio vuelta el resultado de la erase una vez la confiable y republicana Virginia. Les tomó 10 años, pero ya han replicado gran parte de su estrategia ganadora en varios otros estados del Sur, algunos de los cuales podrían convertirse en azules en 2020, o más probablemente en 2022.

El Camino para la Liberación ya tiene una gran influencia en el gobierno local de Durham, la ciudad más importante de Carolina del Norte, y también tiene una gran influencia en Memphis, Nashville y Knoxville, Tennessee.

El Camino para la Liberación también tiene influencia en Jackson, Mississippi, una ciudad dirigida por el alcalde radical Chokwe Antar Lumumba.

En Florida y Georgia, la FRSO fue una parte importante de las coaliciones que casi eligieron a Andrew Gillum y Stacey Abrams para ocupar las respectivas mansiones de gobernador en 2018. En Florida, la FRSO y sus aliados mejoraron el voto demócrata en alrededor del 40 por ciento, lo que normalmente habría garantizado la victoria.

Solo porque el presidente Trump ignoró la jerarquía del Partido Republicano y apoyó al fuerte insurgente conservador Ron De Santis, los votantes pudieron evitar por poco una impactante victoria demócrata.

Mientras que los republicanos parecen estar concentrados en los estados del Medio Oeste, la gran sorpresa de la noche electoral de 2020 podría provenir del Sur de Estados Unidos.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado los movimientos de izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en el ámbito político principal.

*****

A continuación:

La naturaleza satánica de Karl Marx

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS