“Amo a mis bebés”: Madre afligida comparte fotos de sus gemelos prematuros al enfrentar la pérdida

Por Venus Upadhayaya - La Gran Época
23 de Junio de 2019 Actualizado: 23 de Junio de 2019

Una madre en Wisconsin, Estados Unidos, está sufriendo la pérdida de sus gemelos de 20 semanas después de que nacieron prematuramente. Un tercero ya había muerto en el útero dos meses antes debido a complicaciones en el embarazo.

Desiree Buhrow-Olson, de 21 años, de Blair, calló en un profundo sentimiento de tristeza después de que las complicaciones causaran en la prematura llegada de su hija Natalie, que nació muerta, y de su hijo Mason, que nació respirando pero que falleció. Unas horas más tarde, informó el Daily Mail.

Para hacer frente a la tragedia y celebrar la corta vida de sus bebés, ella fue a las redes sociales para compartir fotos.

“Amé a mis bebés, incluida a nuestra triplete, su hermana Madeline, quien murió en el útero en febrero, y hay muchas otras personas que los quisieron”, dijo la madre, según Daily Mail.

“No me hubiera gustado que no pudieran ver a sus bisnietos, sobrinas, sobrinos, así que publiqué las fotos”, dijo.

Los gemelos nacieron a las 20 semanas, con un peso de solo media libra cada uno. Mientras Mason tenía 24 cm (9,5 pulgadas) de largo, Natalie tenía solo 23,5 cm (9.25 pulgadas).

Desiree compartió una foto de ella con sus bebés para que el resto de su familia pudiera verlos y ayudarse entre todos a hacer frente a la pérdida.

“Escribí en Facebook que lo iba a hacer y dije: ‘Si no quieres verlos, envíame un mensaje’, pero todos quieren. Se cerrarían para ellos”, dijo la madre de luto, según Daily Mail.

“Sé que las imágenes son un poco demasiado para algunas personas, pero creo que todavía son muy bonitas. “No sé qué haría sin ellas, y las publicaciones que escribo también me ayudan a sobrellevar la situación”.

Durante un examen de rutina del embarazo, los médicos le dijeron a Desiree que esperaba trillizos, pero que los exámenes revelaron un quiste del tamaño de una toronja que crecía en su ovario izquierdo.

Ella dijo que se sorprendió al saber que esperaba trillizos porque nadie en su familia los había concebido antes.

“Luego me dijeron que tenía un quiste. No era canceroso, pero tuvieron que eliminarlo o perdería a mis bebés “, contó la madre.

Su quiste iba a operarse en marzo, pero en febrero supo que uno de sus bebés, Madeline, había muerto en el útero.

“Tuve algunas manchas antes, pero pensé que habría habido más sangre, perdiendo un bebé”. La llamamos Madeline y fue difícil comprender que ella había muerto”, dijo Desiree, según Daily Mail.

“Fue triste saberlo, pero aún estábamos agradecidos de que los otros dos estuvieran vivos. Sin embargo, estaba nerviosa por la operación. No quería perder más bebés”, dijo.

Desiree tuvo una operación exitosa para extirpar el quiste en marzo, pero dos meses después, encontró un parche húmedo en su cama. Poco después, comenzó a tener cólicos y entró en trabajo de parto.

En el hospital, los médicos descubrieron que uno de los sacos amnióticos, el de Natalie se había roto y que se estaba escapando el líquido embrionario.

“Los médicos dijeron que el bebé podría hacerlo (resistir), pero no lo sabían”, dijo. “Estaba destrozada. Lloré tan fuerte. Estaba en negación”.

Unas horas más tarde, Natalie y Mason nacieron prematuramente.

“Cuando los sostuve, seguí esperando que fuera un mal sueño. Esperaba despertarme y que aún estarían en mi vientre. Me pregunté cómo pudo pasar esto”, dijo la madre.

Desiree exprresó que nunca olvidará a sus trillizos. Actualmente está pasando el tiempo con su mejor amiga que acaba de dar a luz.

“Pase lo que pase, nunca olvidaremos a Madeline, Natalie y Mason, y por ahora estoy feliz de ver al bebé de mi mejor amiga y compartir su alegría”, dijo a Daily Mail.

***

Mira a continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS