Análisis: Detrás del último escrutinio del régimen chino hacia Falun Gong

29 de Enero de 2017 Actualizado: 29 de Enero de 2017

En los últimos cuatro años, la administración del líder chino Xi Jinping no se ha mostrado muy interesado en perseguir a Falun Gong, uno de los legados más brutales del ex jefe del Partido Comunista, Jiang Zemin.

La administración Xi, de hecho, ha hecho una serie de gestos que sugieren que el régimen no concede mucho peso político de alto nivel a la persecución de esta práctica espiritual: El sistema de campos de trabajo fue formalmente cerrado; las denuncias penales contra Jiang Zemin por crímenes contra la humanidad fueron aceptadas por el máximo poder judicial del régimen, cuando previamente, los que se atrevían a presentar tales denuncias eran detenidos, torturados e incluso asesinados; los líderes en la campaña de persecución de la oficina extralegal 610 fueron purgados, y la agencia ha estado sin un jefe estable durante años; y los militares y paramilitares chinos recibieron la orden de abandonar sus negocios, incluidos los hospitales, los cuales los investigadores creen que están muy involucrados en la sustracción forzada de órganos de practicantes de Falun Gong.

Pero una serie de silenciosos rumores este mes de enero indican que la campaña todavía está en algún lugar de la agenda del Partido.

Manifestantes que apoyan al régimen se reunieron en las afueras del Lincoln Center para protestar contra Shen Yun Performing Arts, una compañía de danza clásica china radicada en Nueva York que fue fundada por practicantes de Falun Gong, por la duración de sus espectáculos en la ciudad de Nueva York recientemente. La semana pasada, el diario Global Times, un periódico estatal que trafica con el nacionalismo, publicó un artículo que criticaba a Shen Yun. Días antes de la publicación del Global Times, el periódico estatal China Daily publicó una artículo de propaganda similar en su suplemento pagado que está siendo transmitido por los periódicos occidentales.

Y el 25 de enero, el Tribunal Popular Supremo y la Fiscalía Popular Suprema publicaron una actualización de su interpretación judicial anti-Falun Gong, la primera de su tipo desde 2002. La nueva acción judicial parece servir como recordatorio prominente y muy público de que el régimen chino sigue supervisando la brutal y mortal persecución que ha privado de sus derechos a un promedio de entre 70 a 100 millones de ciudadanos chinos, según estimaciones del régimen y de Falun Gong.

Según el entendimiento prevaleciente, el repentino escrutinio oficial de Falun Gong puede ser anulado ya que el resultado de lo que parece ser la administración de Xi Jinping aprieta sus controles sobre la sociedad china a través del aparato político y legal del régimen y los medios de comunicación estatales.

[insert page=’actualizacion-de-la-politica-legal-de-china-contra-falun-gong-muestra-que-la-persecucion-continua’ display=’template-relacionadas.php’]

El año pasado, Xi visitó públicamente la sede de los medios de comunicación del Partido, y les ordenó que se adhirieran a la línea del Partido. A partir de julio de 2015, cientos de abogados de derechos humanos y sus familias han sido interrogados y detenidos. Zhou Qiang, jefe del Tribunal Popular Supremo, dijo recientemente en un discurso a los funcionarios jurídicos que deberían “sacar la espada” y resistirse a las “influencias occidentales” tales como la “independencia judicial”, la “separación de poderes” y la “democracia constitucional”.

Pero no está claro si estos nuevos movimientos contra Falun Gong están bajo el mando directo de Xi Jinping.

Después de lanzar la persecución a Falun Gong, Jiang Zemin puso a muchos de sus leales que estaban fuera del sistema en posiciones de seguridad y judiciales para preservar su campaña política. Así, hombres como Li Dongsheng, anteriormente un alto ejecutivo locutor estatal y Zhou Yongkang, anteriormente un magnate estatal del petróleo, llegaron a dirigir la agencia similar a la Gestapo que lleva a cabo la persecución a Falun Gong y al aparato de seguridad respectivamente.

Li y Zhou fueron finalmente purgados en la campaña anti-corrupción de Xi, pero otros aliados de Jiang siguen ocupando puestos claves. Xin Ziling, un funcionario de defensa jubilado de mediana influencia en la máxima dirección, le dijo a La Gran Época en una entrevista reciente que aunque el jefe de justicia Zhou Qiang apareció para reunirse alrededor de Xi Jinping después de que Xi asumiera el cargo, los últimos pronunciamientos políticos de Zhou sugieren que todavía pertenece a “la línea política de Jiang Zemin”.

Mientras tanto, el aparato de propaganda está todavía en manos del aliado de Jiang y miembro del Comité Permanente del Politburó, Liu Yunshan. La máquina de propaganda de Liu fue llamada indirectamente el año pasado por un “principito” del Partido por intentar “calumniar al líder supremo” a través de un espectáculo cultural con pesados temas maoístas.

Jiang Zemin y los miembros de su facción quienes construyeron sus carreras, riquezas y dinastías a través de la persecución a Falun Gong, en el momento están en una de las mayores movilizaciones de seguridad desde la era de Mao y una prioridad política de alto nivel, otorgando un gran presupuesto y personal de alto nivel que sea capaz de movilizar vastos recursos burocráticos para seguir siendo invertidos en la campaña. La tortura, el asesinato y la sustracción forzada de órganos de los practicantes de Falun Gong, si se ventilan y reparan, tiene el potencial de implicar a todos los funcionarios involucrados.

La caja negra de la política china siempre es difícil de mirar, pero la explicación más sensata de la aparente esquizofrenia del Partido sobre este tema es que no hay una sola voz o conjunto de intereses en juego. Podemos estar presenciando a un nuevo guardia que ve otras prioridades más apremiantes en las cuales el Partido se enfoque, frente a los intransigentes que están comprometidos a perseguir su proyecto violento hasta el final y tienen mucho en juego si la campaña pierde su legitimidad política.

Con cobertura de Rona Rui.

TE RECOMENDAMOS