Análisis halla 353 condados de EE.UU. con 1.8 millones de votantes registrados más que residentes

Por MARK TAPSCOTT
18 de Octubre de 2020
Actualizado: 18 de Octubre de 2020

Un total de 353 de los 3141 condados de Estados Unidos ubicados en 29 de los 50 estados de la nación tienen un registro de 1.8 millones de votantes más que de residentes, según un análisis de Judicial Watch.

El organismo sin fines de lucro de control gubernamental comparó los datos de registro disponibles sobre 37 estados con los números de la American Community Survey (ACS) disponibles más recientemente para cada condado en la Oficina del Censo de EE.UU. para el período 2014-2018.

“Este nuevo estudio muestra un exceso de 1.8 millones de votantes o votantes ‘fantasma’ en 353 condados de 29 estados”, dijo el viernes el presidente de Judicial Watch, Tom Fitton, en un comunicado anunciando el estudio.

“Estos datos ponen de manifiesto la imprudencia de enviar a ciegas boletas y solicitudes de voto a los votantes de las listas de registro. Listas de votación sucias pueden significar elecciones sucias”, dijo Fitton.

En ocho estados, incluyendo Alaska, Colorado, Maine, Maryland, Michigan, New Jersey, Rhode Island y Vermont, se encontró que el total de votantes registrados en todo el estado que exceden el 100 por ciento de los residentes, de acuerdo con Judicial Watch.

La organización sin fines de lucro dijo que su estudio “se limita necesariamente a 37 estados que publican actualizaciones regulares de sus registros de datos. Ciertas listas estatales de registro de votantes pueden ser incluso más grandes de lo que se informa, porque pueden haber excluido a los “votantes inactivos” de sus datos.

“Los votantes inactivos, que pueden haberse mudado a otro lugar, siguen siendo votantes registrados y pueden presentarse y votar el día de las elecciones y/o solicitar boletas de voto por correo”.

En un estudio similar del año pasado por Judicial Watch, se encontró que 372 condados tienen más votantes registrados que residentes. Los datos de la ACS en ese análisis cubrieron el período 2013-2017.

Los estados están obligados por una ley federal aprobada en 1993 a hacer todos los esfuerzos razonables para mantener actualizados los padrones de registro de votantes, pero la aplicación del estatuto fue casi inexistente hasta los últimos años cuando Judicial Watch comenzó a demandar a los estados individualmente.

Este mismo mes, por ejemplo, Judicial Watch demandó a Colorado tratando de obligarlo a limpiar sus listas de registro. Por lo menos 42 de los 60 condados de Colorado tienen más votantes registrados que residentes, según el último análisis de la Vigilancia Judicial. El total de votantes registrados en el condado de Denver es igual al 103 por ciento de su población.

La organización sin fines de lucro demandó a Illinois en un tribunal federal en septiembre con el fin de obtener datos de registro, los cuales el estado se ha negado a poner a su disposición. Esto constituye una violación de la ley de 1993.

En 2018, el Tribunal Supremo confirmó un acuerdo de Judicial Watch con Ohio en el que ese estado aceptaba un programa de limpieza de las listas de registro de votantes.

Un acuerdo del año pasado sobre una demanda de Judicial Watch contra California dio lugar a que los funcionarios del condado de Los Ángeles aceptaran acciones que podrían resultar en la eliminación de 1.5 millones de votantes inactivos.

Los resultados del análisis de Judicial Watch llegan cuando la nación se acerca al final de la campaña electoral de 2020, que se ha caracterizado por los enormes esfuerzos de los funcionarios demócratas estatales y locales, alentados por sus colegas en el Congreso, para utilizar las boletas de voto por correo lo más ampliamente posible.

Se afirma que las papeletas de voto por correo son necesarias para dar cabida a los votantes preocupados por las grandes multitudes y, por tanto, potencialmente expuestos al virus del PCCh, también conocido como el nuevo coronavirus.

El bloqueo nacional de la economía y las restricciones a la circulación de la población que comenzaron en marzo, siete meses después siguen vigentes en mayor o menor medida, con restricciones más estrictas encontradas generalmente en los estados demócratas azules.

En las últimas semanas ha habido múltiples informes de noticias sobre miles de papeletas de voto por correo destruidas, junto con acusaciones en varios casos de que los documentos destruidos o destrozados eran de votantes que pretendían apoyar a los candidatos republicanos.

Algunos de los informes incluyen también las boletas de votos en ausencia, pero hay menos controversia sobre ellas porque los estados tienen una larga experiencia en el manejo de ese tipo de votaciones.

El presidente Donald Trump predijo en repetidas ocasiones que el uso generalizado de las boletas de voto por correo fomentará el fraude en la votación, lo que podría retrasar por días o incluso semanas la clara determinación de si el rival demócrata Joe Biden, exvicepresidente, ocupará la Oficina Oval en 2021.

“Hay fraude; los encontraron en los arroyos, los encontraron con el nombre de Trump en una papelera”, declaró Trump durante su primer debate televisado a nivel nacional con Biden. “Esto será un fraude como nunca antes de ha visto”.

En un caso, Stefan Neimann, un periodista alemán que vive en el Distrito de Columbia informó haber recibido tres boletas de voto por correo en blanco, incluyendo una dirigida a un individuo conocido que se sabe que ha fallecido.

“El caos que Trump lamentó con la entrega de los documentos de votación por correo está aquí. No se me permite votar aquí”, tuiteó Niemann, según una traducción.

“Pero tres papeletas llegaron a mi dirección en Washington: para el anterior inquilino que se mudó hace cinco años, la casera que vive en Puerto Rico y su difunto marido”, dijo.

Sin embargo, Biden insistió durante el debate en que no hay “ninguna evidencia” de votación fraudulenta por correo.

Cerca de 11 millones de personas ya votaron en las elecciones de 2020, gracias a que numerosos estados comenzaron a permitir que se emitan votos antes del 3 de noviembre, y se estima que Florida cuenta con 1.6 millones. En el mismo período previo a las elecciones de 2016, menos de dos millones de votantes habían emitido su voto.

Contacte a Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS