Análisis: lo que hay detrás de la reunión entre Xi Jinping y Leung Chun-ying en el APEC

22 de Noviembre de 2016 Actualizado: 22 de Noviembre de 2016

Hay más de lo que parece detrás del encuentro entre el líder chino Xi Jinping y el jefe del poder ejecutivo de Hong Kong Leung Chun-ying en la reciente cumbre de los líderes de Asia-Pacífico.

Xi y Leung hablaron por 45 minutos en privado en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, según sus siglas en inglés) en Perú y según la agencia estatal de noticias Xinhua, Xi “reconoció completamente” el trabajo del líder de Hong Kong y su gobierno.

Leung indicó luego a la prensa de Hong Kong que el reconocimiento fue por el manejo de una reciente controversia en el órgano legislativo semiautónomo de la ciudad: la inhabilitación de dos legisladores independentistas por recitar sus juramentos de cargo con rebeldía. Leung también dijo que el asunto de su postulación para ser reelegido el año próximo no fue discutido.

La reunión es “destacable” dijo el profesor Lau Siu-kai, vicepresidente de la semioficial Asociación China de Estudios de Hong Kong y Macau, a la edición en inglés del periódico South China Morning Post, debido a que “a diferencia de ocasiones  semejantes en el pasado, Xi no hizo comentarios positivos sobre Leung frente a las cámaras, y esas observaciones solo se publicaron en el informe de Xinhua lanzado posteriormente”. (El informe Xinhua tenía menos de 300 caracteres y no contenía citas directas).

El único asunto discutido entre los dos líderes frente a las cámaras fue sobre sus respectivos tiempos de vuelo a Perú (Xi: 27 horas, Leung: 30 horas). Y, según informaron varios medios de comunicación de Hong Kong, no hubo forma de saber cómo se desarrolló la conversación entre Xi y Leung dado que los periodistas fueron acompañados a la salida por los guardias de seguridad apenas pasados dos minutos de comenzada la reunión,

¿Necesitaba Xi Jinping de 43 minutos en privado para felicitar a Leung Chun-ying por un trabajo bien hecho?

Información de alto nivel obtenida por La Gran Época días antes de la cumbre de APEC sugiere que en realidad Xi no está para nada contento con el desempeño de Leung.

El liderazgo de Xi Jinping está “extremadamente insatisfecho” con el manejo de Leung del incidente de juramento de cargo, y no instó al órgano legislativo chino para que intervenga en el incidente expidiendo una interpretación de la miniconstitución de Hong Kong, según una fuente con estrechos lazos con Zhongnanhai, el cuartel del liderazgo chino en Beijing.

La fuente dijo que el liderazgo de Xi no quiere poner el foco en los dos legisladores independentistas, y que Leung deliberadamente despertó sentimientos “contra la independencia de Hong Kong”, e incluso “rodeó su propio Consejo Legislativo con manifestantes”.

“No hay ni siquiera una pretensión de ‘Un País, Dos Sistemas’”, dijo la fuente, refiriéndose al arreglo en el que Hong Kong tiene permitido mantener sus libertades y formas capitalistas hasta 2047.

En agosto, un periódico de Hong Kong pro-Beijing comenzó a publicar comentarios sobre cómo Leung Chun-ying y los funcionarios chinos de alto rango fieles al ex líder del Partido Comunista Jiang Zemin habían estado sacando provecho del asunto de la “Independencia de Hong Kong” y alentando otros problemas para crear una situación tensa en la ciudad.

Hace tiempo que La Gran Época viene reportando sobre las jugarretas de la facción de Jiang en Hong Kong, este periódico indicó previamente en un informe que el liderazgo de Xi Jinping no asentirá a otro período de Leung en sus funciones.

¿Qué sentido tiene entonces el informe un tanto positivo de Xinhua sobre la reunión entre Xi y Leung?

Primero, el régimen comunista nunca ventilará sus trapos sucios en público. Dicho esto, la brevedad del reportaje de Xinhua, y la instancia sin precedentes en la que los elogios de Xi al líder de Hong Kong no hayan sido filmados, sugiere que algo inusual está ocurriendo.

Asimismo, el reportaje de Xinhua podría en efecto ser una crítica oblicua.

El reportaje llama al gobierno de Leung a “construir amplio consenso social, enfocarse en impulsar el desarrollo económico, mejorar el bienestar del pueblo” y “salvaguardar decididamente la unidad nacional y mantener la estabilidad social y política”.

Leung hizo precisamente lo opuesto a lo descrito al alimentar y exagerar sobre el movimiento independentista. Además, el crecimiento del PIB de Hong Kong en el primer trimestre de 2016 fue el más bajo en cuatro años, y el gobierno está pronosticando un crecimiento de 1,5 por ciento para finales de 2016, menos que el 2,4 por ciento de 2015.

TE RECOMENDAMOS