Anciano de 80 años muestra su cueva en Monterrey donde se instaló a vivir hace 18 años

Por La Gran Época
20 de Octubre de 2018 Actualizado: 20 de Octubre de 2018

En el cerro La Silla de Monterrey, México, un anciano de 80 años se instaló a vivir en una cueva hace unos 18 años y dice que ahí pasará el resto de sus días.

En su propiedad con paredes y techo de rocas masisas el aire es sofocante y el agua se filtra cuando llueve, pero el abuelo fabricó en el sitio una cama de cemento, instaló un refrigerador y en una pequeña cocina portátil se cocina su merienda.

Las siguientes imágenes de vídeo corresponden a una entrevista publicada en junio de 2018, realizada a Eliseo Ramos García, el hombre que hace décadas compró el pedazo de tierra y después decidió instalarse a vivir en él.

La morada del anciano nacido en San Luis Potosí el 23 de julio de 1938, no cuenta con agua ni baño. Se asea en el exterior con una llave que le brinda su hija desde una casa vecina, de a cuerdo al reporte de Ing07. Cuando quiere ir al baño, dice que va “al monte”.

Afortunadamente un vecino le comparte electricidad y puede tener su comida resguardada.

Su cueva está al final de la calle Valle Alegre de la colonia San Ángel Sur, en Monterrey.

“Yo así como estoy, estoy muy bien, porque no tengo ningún compromiso de dinero y como yo ya estoy ‘viejoso’, con los 80 años, ya no tengo la misma fuerza que antes”, dice el anciano en una entrevista publicada por Josue Gonzáles en Youtube.

Ramos tiene nueve hijos que viven en casas normales, cuadras más abajo y hace años se separó de su esposa.

El hombre relata a Ing07 que su padre, el general José Santos Ramos, también vivió en una caverna durante la revolución mexicana. “A mí, mi padre me engendró en una cueva, allá en el Estado de San Luis en la Sierra Madre Oriental”, expresó.

Inspirado en esta anécdota familiar quiere pasar sus últimos años con esta forma de vida tan diferente, pero cerca de sus hijos. “Yo llegue a los 42 años… aquí me voy a quedar”, dice el anciano en la cueva que le dejó el destino.

Cueva en Salinas, Puebla. Imagen de archivo.  JOEL MERINO/AFP/Getty Images)

Otro caso de un anciano viviendo en una cueva es el de Pedro Luca, quien tiene 79 años y se instaló desde hace 40 en una cueva aislada a 1100 metros de altura, en Tucumán Argentina según el reporte de la agencia AP, citado en 2016.

Luca vive sin agua, electricidad ni teléfono. Para llegar al poblado más cercano, San Pedro de Colalao debe caminar tres horas.

A continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS