Año Nuevo Chino 2020: la leyenda del narciso

La flor fragante es un símbolo auspicioso de la bondad y buena fortuna
Por Cindy Chan
18 de Enero de 2020 Actualizado: 18 de Enero de 2020

El pueblo chino tiene la costumbre de exhibir y disfrutar de las flores durante el período del Año Nuevo Chino, que normalmente cae entre finales de enero y finales de febrero del calendario gregoriano. En 2020, esta fiesta, que es la más importante de todas las fiestas chinas, llega el sábado 25 de enero.

Cuando las flores comienzan a florecer a medida que el largo invierno avanza hacia la primavera, representa un nuevo crecimiento y una nueva vida, lo que significa prosperidad y buena fortuna por venir. Las flores también simbolizan otras cualidades apreciadas y prometedoras como la inocencia, la gracia, el refinamiento, el afecto y el lujo.

Entre las flores asociadas con las celebraciones del Año Nuevo Chino se encuentran la orquídea, la flor de durazno, el sauce blanco, el gladiolo, la peonía y el narciso.

El narciso, llamado “shuǐxiān huā” en chino, o literalmente “flor inmortal del agua”, es una de las flores más auspiciosas de todas.

Particularmente llamativo es el narciso blanco de papel, también conocido como el lirio sagrado chino, con su embriagadora fragancia, con su corona de color amarillo dorado y sus delicados pétalos tan blancos como la nieve.

Pintura de narcisos de la Dinastía Ming (wikimedia)

Especialmente en el sur de China, se pueden ver encantadores narcisos perfumados a lo largo de todas las calles en la época del Año Nuevo Chino. Durante esta celebración, que dura unos 15 días, la gente no solo aprecia la belleza y la fragancia de esta exquisita flor, sino que a menudo recuerda la leyenda del narciso.

Los dos hermanos

Según la historia, hace mucho tiempo había un granjero rico que tenía dos hijos. Llevaron una vida feliz y próspera; sin embargo, todo cambió después que el padre falleció, dejando los bienes de la familia a sus dos hijos.

El hermano mayor pensó que era fácil aprovecharse de su hermano menor, así que lo hizo. “Porque soy el hijo mayor, todas las propiedades y el dinero deben pertenecerme”, sentenció. Le dio a su hermano menor solo una árida zanja de grava. A pesar de esto, el hermano menor aceptó esto sin ninguna queja.

Sin embargo, la zanja era demasiado pobre para la agricultura, por lo que el hermano menor no podía cultivar para ganarse la vida. Se vio obligado a empeñar sus pertenencias y a menudo solo tenía arroz grueso y raíces de plantas para comer.

Después de un tiempo, sin nada más que empeñar, estuvo sin comer durante varios días hasta que ya no pudo soportar el hambre. No tuvo más remedio que pedir ayuda a su hermano mayor.

Habiendo tomado casi toda la herencia para sí mismo, el hermano mayor estaba viviendo una vida lujosa. Vivía en una mansión, llevaba ropa de seda y comía comida fina. Sin embargo, no tenía ninguna simpatía por su hermano menor. No solo no ofreció ninguna ayuda, sino que empujó a su hermano menor por la puerta.

Sin nadie más a quien recurrir para pedir ayuda, el hermano menor rompió a llorar amargamente ante la puerta de su hermano mayor. Estaba tan afligido que sorprendió al Emperador de Jade en el Cielo, que ordenó al Dios de la Tierra que fuera a investigar.

El Dios de la Tierra se enteró de lo sucedido y regresó para informar al Emperador de Jade. Después de reflexionar sobre la situación, el Emperador de Jade instruyó al Dios de la Tierra para que trajera algunos bulbos mágicos de narciso para que el joven los plantara.

“He otorgado bendiciones a estos bulbos para que solo los narcisos que crecen en la zanja de grava de este joven florezcan año tras año”, dijo el Emperador de Jade. “En otros lugares, estos bulbos producirán flores solo durante un año y no pueden ser guardados para otra temporada”. La gente debe comprar bulbos de este joven cada año si desean cultivar sus propios narcisos.

El cielo favorece a los humildes

Llevando los bulbos de narcisos, el Dios de la Tierra regresó al mundo humano y se transformó en un hombre viejo. Encontró al hermano menor y le dijo: “El cielo favorece a los humildes. He aquí algunos bulbos de narcisos. Plántalos en tu zanja de grava, y te traerán riqueza.

“El Dios de la Tierra” continuó explicando cómo esos bulbos eran mágicos. Luego desapareció en un abrir y cerrar de ojos. Sin palabras, el hermano menor rezó solemnemente al cielo para expresar su gratitud por la bondad del Emperador de Jade.

Después de plantar los bulbos, el hermano menor se sorprendió al ver lo rápido que crecían y florecían los narcisos en su zanja de grava, convirtiendo en poco tiempo la gris y estéril tierra en un campo de flores de vibrante blanco y amarillo.

A medida que se acercaba el Año Nuevo Chino, mucha gente vino a comprar bulbos de narcisos al hermano menor, cuya vida mejoró rápidamente. La gente adoraba las flores extraordinariamente bellas que se producían de esos bulbos. Así que tal como el Emperador de Jade había dicho, a partir de entonces, mucha gente vino a comprar nuevos bulbos del hermano menor cada año para cultivar sus propios narcisos.

El hermano menor se hizo así más y más rico. En cuanto al hermano mayor, comenzó a perder su riqueza.

A pesar de la manera en como fue tratado, el hermano menor tenía un corazón compasivo y le daba bulbos de narcisos cada año a su hermano mayor para que los plantara. Sin embargo, no importaba lo bien que el hermano mayor cuidaba las plantas, sus bulbos no produjeron el tipo de flores magníficas como las de los narcisos cultivados en la tierra de su hermano menor.

Con el paso de los años, los narcisos llegaron a simbolizar la bondad y la prosperidad, y la gente los aprecia especialmente durante el Año Nuevo chino.

Descubre a continuación

Niño fue separado de su mamá a los 12 años pero nunca perdió la fe de volverla a ver

TE RECOMENDAMOS