Anoche vi la película “Unsilenced”—Después no pude dormir

Por PETA EVANS
21 de Junio de 2022 2:38 PM Actualizado: 21 de Junio de 2022 2:38 PM

Unsilenced” acaba de estrenarse en formato digital tras un exitoso paso por las salas de cine de Norteamérica. Sabiendo que aborda un tema que me toca de cerca —el coraje para levantarse y defender la verdad frente a la represión— alquilé la película el viernes por la noche, y finalmente tuve tiempo de verla el domingo por la noche.

Después no pude dormir.

Lo único que podía pensar era si sería capaz de soportar una tortura tan insoportable por defender la verdad, por proteger a los demás, por salvaguardar el futuro de la humanidad, o si cedería ante la inmensa presión.

En un entorno cómodo, al menos en comparación con el de China, es fácil decir que no cedería a esa presión si le ocurriera a uno, pero seguramente es otra cosa cuando uno se encuentra realmente cara a cara con ese horror.

La constatación de que tal vez no tenga el nivel necesario de fuerza interior y determinación que creía tener si me enfrentaba a la agonizante tortura que vi en la película —y que traté de imaginarme viviendo— me hizo dar vueltas en la cama hasta altas horas de la madrugada.

(Cortesía de Flying Cloud Productions)

En el caso de esta película, ese horror es la persecución a la que se enfrentan los practicantes de Falun Gong en China que se atreven a aferrarse a su fe y a defender la verdad, incluso después de haber sido capturados y torturados con métodos e instrumentos crueles, una herramienta empleada por el Partido Comunista Chino (PCCh) para obligar al prisionero de conciencia a renunciar a su fe o a revelar el nombre o el paradero de un compañero de fe.

“Unsilenced” es la película más reciente del director Leon Lee, ganador del premio Peabody, sobre un grupo de estudiantes inocentes de la Universidad de Tsinghua, en Beijing, que lo arriesgan todo para defender su fe y sostener la verdad. Con la ayuda de un simpático y concienzudo periodista estadounidense destinado en Beijing, encuentran la manera de exponer las mentiras del PCCh y la propaganda mortal contra Falun Gong (Falun Dafa) a través de los medios de comunicación internacionales, aun a riesgo de ser encarcelados, torturados y muy posiblemente asesinados.

Basada en hechos reales ocurridos en China en 1999, al comienzo de la represión del PCCh contra Falun Gong, la película sigue a cuatro estudiantes, a los que, al principio, vemos felices y despreocupados, montando en bicicleta y compitiendo entre sí con toda su inocencia juvenil, estudiando con ahínco en la universidad y utilizando su tiempo libre para ir al parque local a practicar sus ejercicios de meditación de Falun Gong.

Pero todo cambia cuando el PCCh lanza una repentina campaña persecutoria destinada a erradicar esta práctica pacífica.

Estudiantes uniéndose a otros para realizar ejercicios pacíficos de Falun Gong en un parque de China, en una escena de “Unsilenced”. (Cortesía de Flying Cloud Productions)
Estudiantes viendo las devastadoras noticias de que Falun Gong, una práctica para mejorar la mente y el cuerpo, está siendo amenazada por el régimen comunista de China, en una escena de “Unsilenced.” (Cortesía de Flying Cloud Productions)

El PCCh, que difunde mentiras y monta incidentes falsos para sembrar el odio contra Falun Gong, acorrala a cualquier practicante que se atreva a contrarrestar la versión del régimen sobre esta práctica espiritual. Vemos entonces al protagonista de la película, el estudiante universitario Wang, y a sus amigos envueltos en un repentino torbellino de persecución cuando toman la decisión de seguir su conciencia y decir la verdad en lugar de permanecer callados ante los crímenes que tienen lugar a puerta cerrada.

Lo que más me llamó la atención de la película fue el distinto grado de valentía que cada uno de los cuatro estudiantes fue capaz de sacar de su interior. Tres de ellos muestran cierto grado de miedo y vacilación en algunos momentos del traumático desarrollo de los acontecimientos, mientras que Wang (Ting Wu), uno de los mejores estudiantes de ingeniería de la Universidad de Tsinghua, parece mantenerse firme en su decisión de sacar la verdad al mundo y restaurar el buen nombre de Falun Gong, desde el principio hasta el final; incluso soportando la tortura y arriesgándose a no volver a ver a su joven esposa —uno de los cuatro estudiantes— y a su hija recién nacida.

En un momento dado, sin dudarlo, Wang se utilizó a sí mismo como distracción para la policía con el fin de salvar al periodista que le ayudaba y a uno de los otros estudiantes de ser arrestados, sabiendo perfectamente que eso significaría el arresto y la tortura para él. Sus acciones desinteresadas fueron una encarnación de los principios de Falun Gong: verdad, compasión y tolerancia.

Wang (Ting Wu) en una celda de la cárcel tras ser torturado por practicar Falun Gong, en una escena de “Unsilenced”. (Cortesía de Flying Cloud Productions)

Aunque una de las estudiantes comenzó siendo una de las más intrépidas, cedió a la insoportable tortura sexual empleada por los guardias de la prisión tras ser capturada por colgar una pancarta en un puente de la carretera y, para su posterior arrepentimiento, reveló la identidad de los otros dos estudiantes implicados; aun así, se reincorporó a los esfuerzos del grupo nada más salir de la cárcel y se arriesgó a ser encarcelada y torturada de nuevo. Después de lo que ya había pasado, ¡es sorprendente!

Por otro lado, vemos que uno de los estudiantes comienza con miedo y reservas a hablar de la verdad —para no ser expulsado de la universidad por defender a Falun Gong, al igual que sus tres amigos—, pero luego cambia de opinión después de que no pudo soportar mentir a una gran asamblea de estudiantes y profesores en la universidad, donde se vio obligado a hablar mal de Falun Gong y de sus amigos que habían sido expulsados. Después de unirse a los otros tres estudiantes en sus valientes acciones para sacar a la luz la verdad, fue capturado y sometido a una electrocución prolongada e incremental que pretendía romper su espíritu y conseguir que revelara los detalles exactos de su gran plan. Se negó. Perdió la vida, pero no en vano.

La película también hace que uno simpatice en cierto modo con —o al menos llegue a sentir y comprender realmente— la terrible situación a la que se enfrentan muchos cómplices involuntarios de la persecución en China, y quizás incluso fuera de ella. Esto se transmite a través del dulce y simpático personaje de Min (Anastasia Lin), una agente encubierta del PCCh a la que se le asigna involuntariamente la tarea de espiar los movimientos del periodista estadounidense Daniel Davis (Sam Trammell), como su asistente. El propio Daniel parece entender el enredo en el que se encuentra Min, por no hablar de las complejidades de su propia situación, cuando se descubre su identidad y, sin embargo, no revela que lo sabe, para ganar tiempo para poner en marcha su plan y el de los estudiantes, pero quizás también para protegerla de la ira de sus superiores del PCCh si descubren que sabe que es una espía.

Min (Anastasia Lin) y el periodista Daniel Davis (Sam Trammell), que intuye que algo no va bien en la propaganda gubernamental sobre Falun Gong, en una escena de “Unsilenced”. (Cortesía de Flying Cloud Productions)
Daniel Davis (Sam Trammell), un intrépido periodista de prensa destinado en China, se entera de la repentina opresión del régimen sobre Falun Gong, en una escena de “Unsilenced”. (Cortesía de Flying Cloud Productions)

También nos sentimos atraídos por el profesor universitario de Wang, Zang (Chen-Jun Cheng), quien, tras haber sufrido una terrible pérdida en la masacre de la plaza de Tiananmen de 1989, se siente burlado por otra persecución de personas inocentes y simpatiza y apoya a Wang y a Falun Gong, a pesar de la presión del PCCh sobre él y la universidad para que se adhieran a la línea del partido sobre la narrativa de Falun Gong. Sin embargo, aunque sabe que los ataques a Falun Gong son infundados y una táctica conocida del PCCh para erradicar cualquier cosa que parezca ser un adversario de la ideología del partido, vemos que su apoyo a Wang y a Falun Gong se limita a una muestra silenciosa y no pública.

Por el contrario, en el malvado personaje del secretario Yang (Tzu-Chiang Wang), tenemos una muestra de la crueldad y la total falta de humanidad de aquellos que han sido totalmente ganados por el poder, el beneficio propio y un desprecio absoluto por la verdad en esta persecución: ¿no son solo herramientas o peones para el PCCh, destinados a autodestruirse mientras se niegan a recuperar cualquier pizca de conciencia que les quede? Duro, frío como una piedra, e inimaginablemente cruel, el Secretario Yang hará que se sientan escalofríos en su espina dorsal, mientras va ideando complots para erradicar a Falun Gong con el aliento y la alabanza de los altos mandos del PCCh, empleando tácticas de tortura de la peor clase para romper el espíritu de los practicantes más atrevidos y valientes.

El secretario del PCCh Yang (Tzu-Chiang Wang) supervisa el interrogatorio de un practicante de Falun Gong, en una escena de “Unsilenced”. (Cortesía de Flying Cloud Productions)

Pero sí vemos que su tiempo se acaba y que finalmente llega el día de su juicio.

Unsilenced ya puede verse en Vimeo, Amazon, iTunes, Google Play y EpochTV.


(Cortesía de Flying Cloud Productions)


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.