Ant Group se prepara para la mayor OPI del mundo pese a riesgos para inversionistas

Por Emel Akan
27 de Octubre de 2020
Actualizado: 27 de Octubre de 2020

WASHINGTON—Ant Technology Group lanza su oferta pública inicial (OPI) con una venta récord de acciones esta semana en medio de la preocupación por la seguridad nacional y la participación de la compañía en abusos contra los derechos humanos.

La compañía está preparada para recaudar cerca de USD 34,500 millones en su doble cotización pública en Shanghai y Hong Kong. Esto marcaría la mayor OPI de todos los tiempos, superando el récord anterior establecido por la cotización de USD 29,000 millones del Saudi Aramco. Se espera que las acciones de Ant comiencen a cotizar el 5 de noviembre.

El gigante de la tecnología financiera, con sede en Hangzhou, provincia de Zhejiang, es la empresa matriz de Alipay, la plataforma de pago digital más grande de China.

Ant Group, antiguamente conocido como Ant Financial, ha atraído un interés sustancial por parte de los inversionistas estadounidenses. Si bien la compañía no cotizará en Nueva York, los estadounidenses podrán invertir en la compañía una vez que sus acciones se incluyan en mercados emergentes e índices internacionales. La mayoría de los fondos que cotizan en bolsa y otros vehículos de inversión mantendrán las acciones de Ant mientras comparan su desempeño con estos índices.

La OPI de Ant ha suscitado preocupación en Washington debido a los riesgos relacionados con la seguridad nacional asociados con la empresa. En 2018, el Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS) bloqueó la adquisición por parte de Ant Financial de la empresa estadounidense de transferencia de dinero, MoneyGram.

Ant y su afiliada Alibaba también han sido acusadas de participar en graves abusos contra los derechos humanos en China.

El senador Marco Rubio (R-Fla.), un crítico de China, instó al gobierno de EE. UU. a investigar opciones para retrasar la OPI de Ant.

Reuters informó anteriormente que la administración Trump consideró incluir a Ant Group en una lista negra comercial conocida como la “Lista de Entidades” debido a las preocupaciones de seguridad nacional. Si Ant Group es incluida en una lista negra comercial, eso restringiría a las compañías estadounidenses de hacer negocios con la compañía china de fintech.

Sin embargo, varias fuentes que desean permanecer en el anonimato han dicho a The Epoch Times que ha habido un desacuerdo dentro de la administración acerca de la inclusión de Ant Group en la lista negra antes de su OPI, debido a la preocupación de que tal acción pudiera perturbar los mercados financieros de EE. UU. y el mundo.

En su lugar, los funcionarios de la administración Trump están trabajando en una “iniciativa más amplia” para prohibir ciertas transacciones que involucren acciones chinas, incluida Ant, dijo una persona con conocimiento en la materia a The Epoch Times.

“Esto ciertamente involucra a los mercados de capitales en Estados Unidos”, dijo la persona, calificándolo de “un negocio bastante grande”.

El Departamento del Tesoro se negó a comentar para The Epoch Times sobre el asunto.

“Creo que es justo decir que la administración no se está retractando de enfrentarse a China en los mercados de capitales de EE. UU. al percibir a malos actores corporativos”, dijo la fuente.

La medida podría tomar la forma de dos órdenes ejecutivas, y la primera se anunciará en unas semanas, dijo la persona.

La Casa Blanca, el Departamento de Comercio y el Departamento de Estado no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Con el precio récord de la OPI, Ant Group estaría valorada en USD 31,300 millones, más alto que algunos de los bancos más grandes de EE. UU., incluidos Bank of America y Wells Fargo.

Ant está controlada por el multimillonario Jack Ma, fundador de Alibaba. Esta OPI convertiría a Ma, un exprofesor de inglés, en la undécima persona más rica del mundo, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg, superando a los miembros individuales de la familia Walton, los propietarios de Walmart.

Un problema de una década

A través de fondos públicos de pensiones y jubilación, millones de estadounidenses poseen acciones en empresas con sede en China que no cumplen con las leyes de EE. UU., un problema que se ha pasado por alto durante más de una década. Algunas de estas empresas están involucradas en la vigilancia masiva de ciudadanos chinos o están afiliadas al Ejército Popular de Liberación.

La mayoría de los inversionistas de EE. UU. desconocen la identidad de estas empresas y sus actividades. Los prospectos de inversión, documentos legales emitidos por empresas durante la oferta de acciones, no revelan estos riesgos potenciales a los inversionistas de EE. UU.

La administración Trump tomó varias medidas este año para frenar los fondos de jubilación de EE. UU. que fluyen hacia las acciones chinas. En mayo, la administración obstruyó la inversión de Thrift Savings Plan —el fondo de ahorro para la jubilación del gobierno federal—en acciones chinas.

El Departamento de Estado de EE. UU. emitió una carta el 18 de agosto advirtiendo a los colegios y universidades estadounidenses sobre la creciente influencia del régimen chino en los campus de EE. UU. La carta instó a las instituciones a desinvertir de acciones de China en sus fundaciones.

En febrero, el secretario de Estado, Mike Pompeo, también advirtió a los gobernadores de la nación acerca de la influencia de China y los instó a retirar las acciones chinas de sus fondos de pensiones estatales.

En los últimos meses, la Casa Blanca y el Congreso han pedido una mayor supervisión de las empresas chinas en los mercados financieros de EE. UU.

Un grupo de trabajo designado por el presidente Donald Trump el 6 de agosto, publicó un nuevo plan que aborda los riesgos planteados por las empresas chinas que cotizan en EE. UU. Según el plan, los reguladores estadounidenses requerirían que todas las empresas que cotizan en la bolsa, incluidas las chinas, cumplan con los estándares de EE. UU. para el 1 de enero de 2022.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS