Antes de Mulan existió Fu Hao, la reina guerrera

Por NTD
27 de Septiembre de 2019 Actualizado: 27 de Septiembre de 2019

Establecida en 1600 a.C., la dinastía Shang marcó una época dorada de la civilización china. La antigua China emerge en la historia por primera vez, como lo demuestran los registros escritos que permanecen como testimonios.

La dinastía Shang duró más de 500 años, y los reyes, como muchos gobernantes del mundo antiguo, mantuvieron el control librando guerras constantemente. Uno de los monarcas, que creció entre la gente común, llevó a la dinastía Shang a su cúspide. Fue Wu Ding, el vigésimo tercer rey de la dinastía Shang.

En sus primeros años, Wu Ding fue enviado por su padre a experimentar la vida de un ciudadano común. Nadie en su nuevo hogar sabía que algún día sería su rey.

Finalmente, Wu Ding alcanzó la edad del matrimonio. En ese momento, los reyes de la dinastía Shang cultivaban la lealtad de las tribus vecinas a través de alianzas matrimoniales.

Wu Ding se preguntaba con qué clase de mujer se casaría.

Por fin, llegó el día del gran matrimonio de Wu Ding. Cuando el cortejo nupcial llegó al palacio, Wu Ding vio a su novia por primera vez. Era Fu Hao, una princesa de una tribu vecina.

“Es tan hermosa”, pensó Wu Ding.

Un tipo diferente de mujer

Después de la boda sus días juntos fueron felices. Con el tiempo, Wu Ding descubrió que su reina era diferente de las otras mujeres.

Según escritos de antiguos registros, Fu Hao dejaba de hablar y reír cada vez que escuchaba truenos, para demostrar reverencia a los dioses. Aunque se sorprendía por el sonido, su comportamiento tranquilo no vacilaba.

Cuando Wu Ding ascendió al trono, la fuerza de la dinastía Shang estaba en declive, con muchos factores internos y externos que amenazaban la estabilidad del imperio.

Cuando llegó una invasión enemiga desde el norte, los guardias fronterizos enviaban constantemente mensajes urgentes a la capital solicitando su ayuda. Wu Ding estaba preocupado porque no podía encontrar a un general que pudiera cambiar la situación.

De repente, Fu Hao se paró ante él vestida con toda la armadura de batalla. Le solicitó al rey que la dejara dirigir una campaña militar contra los invasores.

Aunque Fu Hao demostró tener un inusual coraje y había recibido entrenamiento militar desde pequeña, Wu Ding dudaba en enviar a su amada esposa a la feroz batalla. Sin embargo debido a su persistencia, Wu Ding decidió realizar una adivinación. El resultado de la adivinación reveló que era auspicioso que Fu Hao participara en la guerra. Wu Ding aceptó la petición de Fu Hao sin más demora.

Talento militar

Tan pronto como entró en el campo de batalla, Fu Hao reveló su extraordinario talento militar; el enemigo fue derrotado y nunca más desafió a la dinastía Shang.

El yue de bronce (o hacha de guerra) en la dinastía Shang no era un arma ordinaria, sino un símbolo de poder militar. Se cree que cuanto mayor era el tamaño del yue, mayor el poder que tenía el propietario. En 1976, se desenterraron dos grandes yue de bronce con la inscripción “Fu Hao” en las ruinas de Yin. El yue más grande mide aproximadamente 40 cm de largo, 38 cm de ancho y pesa 8,6 kilogramos. Está grabado con dos simbólicos tigres gemelos con las fauces abiertas sobre una cabeza humana.

Alrededor del siglo XIII a.C., Shangqiu, una ciudad del territorio Shang, fue atacada por los Yinfang. Wu Ding llevó a Fu Hao a defender Shangqiu. Después de llegar al campo de batalla, Wu Ding decidió realizar un ataque en medio de la noche, pero Fu Hao no se le unió. En vez de eso, silenciosamente se alejó de las primeras líneas de ataque. En soledad, Wu Ding lideró una feroz carga contra las fuerzas de Yinfang. Las primeras líneas de Yinfang quedaron quebradas. Huyeron de las fuerzas de Wu Ding que los perseguían y finalmente llegaron a un valle tranquilo.

Pero antes de que el ejército de Yinfang pudiera recuperar el aliento, las banderas de Shang emergieron de repente en lo alto del valle. Había dos grandes caracteres chinos escritos en las banderas que decían: “Fu Hao”.

Enfrentando a los soldados enemigos desde ambas direcciones, las tropas de Yinfang repentinamente se vieron sumidas en el caos. En poco tiempo, todo el ejército fue aniquilado.

La reina fue el primer general en la historia escrita de China en aplicar tácticas de emboscada en la guerra.

Pero este no fue el mayor logro de Fu Hao…

A partir del tercer milenio a.C., los indoeuropeos habían estado llevando a cabo una masiva migración para encontrar nuevas pasturas donde sus animales pudieran pastar. Como la mayoría de los pueblos pastores a lo largo de la historia, eran feroces guerreros que conquistarían, matarían o expulsarían a los habitantes de la tierra para usar sus campos. La primera civilización avanzada de Europa, la civilización minoica, fue destruida. Más tarde, una de las más grandes civilizaciones de la historia, la china, también estuvo al borde de la extinción.

El grupo de invasores indoeuropeos que migraron hacia el sur, a China, era conocido como la tribu de Qiangfang. Invadieron desde el noroeste del territorio Shang cuando Wu Ding estaba luchando contra otra tribu en el este. El ataque de los Qiangfang se convirtió en una gran amenaza para el ejército de Shang. Wu Ding se encontraba en una posición peligrosa.

Fu Hao estaba muy preocupada, pero rechazó la idea de enviar inmediatamente el limitado poder militar que le quedaba. En vez de eso, se fue directo a la prisión.

Nuevos reclutas

Con varios miles de criminales reclutados y el resto de los soldados de Shang, Fu Hao comandó una fuerza unida de más de 13.000 personas en el campo de batalla. Los criminales reclutados lucharon duro. Los invasores estaban aterrorizados por su feroz ataque, y girando sobre sus talones, se escaparon.

Esta fue la mayor batalla librada durante el reinado del Rey Wu Ding.

Fu Hao, habiendo salvado a la civilización china, se hizo conocida como una diosa de la guerra.

Uno de los asuntos estatales más importantes durante la dinastía Shang se refería a cuestiones militares. Aún más importante era la adoración de los dioses y antepasados, y la realización de adivinaciones para intentar predecir el futuro.

Los antiguos reyes inscribían su nombre y la fecha de la adivinación en un hueso, junto con una pregunta. Luego calentaban el hueso hasta que se agrietara, y luego interpretaban la forma de la grieta, lo que se creía que daba una respuesta a la pregunta.

La pregunta y los resultados de la adivinación se grababan en los huesos del oráculo después de la ceremonia. Se guardaban y eran considerados como cartas interactivas entre los reyes y los dioses.

El nombre de Fu Hao apareció más de 250 veces en inscripciones de oráculos talladas en huesos y caparazones de tortuga dentro de una tumba del territorio Shang. A lo largo de 3000 años de cambio y confusión, estas inscripciones todavía proclaman el afecto incesante del rey por su reina favorita.

Se dice que la existencia de Fu Hao fue uno de los presagios más auspiciosos concedidos a Wu Ding y al pueblo Shang. Ayudó a Wu Ding en muchas campañas militares y expandió enormemente el territorio de Shang. Así, el reinado de Wu Ding marca el momento en que la dinastía Shang era más poderosa. Entonces, Fu Hao se fue en silencio, habiendo cumplido el mandato del Cielo.

Algunos especularon que Fu Hao estaba exhausta tras luchar en tantas guerras. Otros pensaron que su salud había empeorado gradualmente después de dar a luz.

Fu Hao murió joven, a la edad de 33 años.

Wu Ding estaba devastado y no podía aceptar la muerte de su reina.

Sobre los huesos del oráculo, Wu Ding escribió:

“Fu Hao sigue aquí, ¿verdad?
¿Puede Fu Hao retrasar su muerte?
¿Se fue?”

Incluso después de su muerte, él le preguntó a los dioses: “¿Puedo sacrificar 10 vacas como tributo a Fu Hao?”.

Después de la muerte de Fu Hao, Wu Ding la enterró en un área dentro de su palacio en vez de hacerlo en las zonas normales de las tumbas reales, para que ella pudiera permanecer junto a él y vigilar su reino.

***

Te puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

TE RECOMENDAMOS