Antes del G-20, practicantes de Falun Dafa son arrestados por hacer una petición pacífica contra los abusos del régimen chino

Por La Gran Época
01 de Diciembre de 2018 Actualizado: 03 de Diciembre de 2018

Practicantes de Falun Dafa que realizaban una petición pacífica contra las violaciones de los derechos humanos en China antes de la cumbre del G-20 en Buenos Aires, Argentina, fueron arrestados y detenidos después de que la policía les dijera que no se les permitía manifestarse contra el régimen chino.

Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa se reunieron el 29 de noviembre cerca del Hotel Sheraton Buenos Aires, donde se alojaba el mandatario chino Xi Jinping, para peticionar por los 19 años de persecución a la disciplina por parte del régimen comunista. Alrededor de una docena de practicantes se pararon detrás de las vallas metálicas y sostuvieron dos banderas pidiendo el fin de la persecución a Falun Dafa en China.

Las imágenes del incidente obtenidas por La Gran Época muestran a varios agentes de policía confiscando las banderas, luego la situación se intensifica y se convierte en algo similar a un juego de “tira de la cuerda”, con la policía de un lado y los practicantes del otro. Se puede escuchar que estos piden a la policía que se detenga, mientras que la policía también puede ser vista respondiendo.

Una practicante involucrada en el incidente, Natividad Almaraz, de 25 años, contó que un agente de policía le dijo que no se les permitía estar allí porque estaban protestando contra el régimen chino.

Los practicantes estaban rodeados por cientos de simpatizantes del Partido Comunista Chino (PCCh) que vestían camisetas rojas y ondeaban grandes banderas chinas. Se sabe que tales grupos son organizados por las embajadas chinas locales cuando los líderes del PCCh realizan visitas de Estado.

En las imágenes también se ve a uno de los hombres del grupo pro-PCCh clavando el asta de su bandera en el forcejeo, en un aparente intento de conseguir que los practicantes soltaran su bandera. Más adelante en el video, se puede ver a varios miembros del grupo del PCCh rápidamente agarrando y armando un bollo con volantes que se cayeron del bolso de un practicante.

Durante el incidente se puede ver a un agente de policía usando su bastón para golpear las manos de los practicantes. El mismo oficial puede ser visto más tarde usando su bastón para tomar del cuello a uno de los practicantes para hacerlo soltar la bandera.

Finalmente, la policía se apodera de la bandera y los practicantes son detenidos y conducidos a una zona cercana.

Cuando la policía se llevó a un practicante, se puede ver a un hombre vestido de traje, que se entiende era el oficial a cargo, señalando el bolso del practicante y diciendo: “tienen una bomba ahí dentro”. Más tarde se ve a la policía registrando el bolso y devolviéndosela al dueño después de no encontrar nada sospechoso.

En un momento dado, el oficial a cargo le dice al camarógrafo de La Gran Época, “atacó a un oficial de policía”, como justificación aparente para los arrestos.

Nueve practicantes fueron arrestados y detenidos durante la noche en una comisaría local. Fueron puestos en libertad en la tarde del día siguiente sin cargos.

La policía local no respondió a una solicitud de La Gran Época para hacer comentarios.

“Órdenes de arriba”

Almaraz comentó que una mujer policía le dijo después del incidente que no podía ayudar a los practicantes de Falun Dafa ya que las órdenes venían de arriba, y que hay mucha corrupción.

“La policía me dijo: ‘Yo los conozco [a los practicantes de Falun Dafa] y sé que lo que hacen es bueno'”, contó Almaraz.

Fu Liwei, otra practicante de Falun Dafa de Argentina presente durante el incidente, dijo que después de llegar al lugar, personal de la Embajada China la siguió y pidió a la policía que la arrestara.

“Le pregunté a un oficial de policía,’¿me estás monitoreando o protegiendo?’, dijo,’Ambos'”, comentó Fu.

Sebastián Arcusin, uno de los practicantes que fue arrestado, dijo que los practicantes no estaban haciendo nada ilegal. Simplemente se encontraban pacíficamente, pidiendo por el fin de la persecución en China.

“En China, nuestros compañeros practicantes son perseguidos. Los torturan. Les sustraen los órganos. ¡Es un genocidio! Estamos aquí por ellos. Estamos pidiendo que se detenga esta persecución”, dijo Arcusin.

La Asociación de Falun Dafa en Argentina dijo en una declaración el 30 de noviembre: “Era legal para los practicantes de Falun Dafa hacer una petición pacífica allí. Tomaremos acciones legales contra los responsables”.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, consiste de cinco ejercicios de meditación y se basa en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Según Minghui.org, un sitio web oficial de Falun Dafa, decenas de millones de personas lo practican en más de 110 países de todo el mundo.

En 1999, el excabecilla del PCCh Jiang Zemin inició la persecución a Falun Dafa. La represión generalizada ha causado la muerte de más de 4200 practicantes de Falun Dafa en China debido a torturas y abusos, además de la muerte de un gran número de practicantes a causa de la sustracción de sus órganos. Los investigadores han descrito esta sustracción de órganos de practicantes vivos como un genocidio frío.

La Cumbre del G-20 de 2018 se realizó en Buenos Aires, Argentina, del 30 de noviembre al 1 de diciembre.

***

Video relacionado

Cómo hace casi 20 años que el comunismo en China  intenta eliminar a 100 millones de practicantes de Falun Dafa

 

TE RECOMENDAMOS