Anticonceptivos chinos potencialmente dañinos causan estragos en África

Por Dominic Kirui, especial para La Gran Época
12 de Agosto de 2019 Actualizado: 12 de Agosto de 2019

KAYOLE, Kenia – Para las mujeres de Kenia que deciden tomar una píldora anticonceptiva china no autorizada, puede haber algunos efectos secundarios graves que desconocen.

Ann Mwende, residente de Kayole, un asentamiento improvisado en las afueras de Nairobi, la capital de Kenia, toma una píldora anticonceptiva de marca “Sofía” que conoció por una amiga. Ella admite que no conoce los ingredientes que contiene la droga.

“He oído hablar de los efectos secundarios, pero no experimenté ninguno en los dos meses que la he tomado”, dijo Mwende a La Gran Época.

“Conozco a una amiga que tuvo un sangrado muy fuerte después de tres meses de usar la píldora, pero no me detendré ya que los otros métodos son caros para alguien como yo que depende de trabajos ocasionales para ganarse la vida”, dijo la madre de dos hijos de 24 años de edad.

Según Business Daily, las pruebas de laboratorio encontraron que la píldora contenía niveles hormonales muy variables, ya que algunas tenían 100 veces la dosis recomendada de una forma de estrógeno, y otras no tenían ningún contenido hormonal y no brindaban ningún efecto anticonceptivo. Esto podría explicar algunos casos de mujeres que quedan embarazadas mientras toman la píldora.

La píldora se toma una vez al mes. Los efectos secundarios comúnmente reportados incluyen “náuseas, senos sensibles, palpitaciones, piernas ‘pesadas’, cansancio y una sensación de falso embarazo”, según Business Daily.

Debido a los altos niveles de estrógeno, se informó que niñas menores de tres años que toman el pecho tienen los senos agrandados y el útero hiperdesarrollado, dijo el Ministerio de Salud. Algunos niños tenían los pies hinchados, rodillas arqueadas, músculos doloridos y retraso en el desarrollo del habla.

Los niños cuyas madres tomaban la píldora cuando los concibieron nacen con defectos tales como agrandamiento de los senos o incluso vello púbico, dijo a La Gran Época, Dennis Odero, jefe de la unidad de investigación criminal y aplicación de la ley de la Junta de Farmacia y Toxicología de Kenia.

No regulado

Kenia prohibió la píldora china hace 10 años, pero desde entonces estuvo regresando secretamente al mercado, según un artículo del periódico keniano Business Daily. Las píldoras anticonceptivas se venden en Kenia y en muchos otros países africanos como hierbas medicinales, y muchas mujeres las eligen porque son baratas y accesibles. Pero el contenido de las píldoras no está regulado y es potencialmente dañino.

Cuando se prohibió la píldora en el mercado keniano en 2009, el director de servicios médicos del Ministerio de Salud en ese momento dijo que contenía niveles muy altos de las hormonas sintéticas levonorgestrel y quinestrol, y que la dosis en cada tableta es “unas 40 veces” lo que se supone que se debe administrar.

Efectos secundarios

Hace diez años, el Ministerio de Salud de Kenia alertó sobre la existencia del fármaco anticonceptivo “a base de hierbas”, cuyos efectos nocivos se observaron en las mujeres y en los hijos de las madres que tomaban la píldora durante la lactancia.

Una tira de píldoras anticonceptivas chinas sin licencia. Estos anticonceptivos se venden en muchos países africanos como si fueran hierbas medicinales. (Dominic Kirui para La Gran Época)

“Dado que los chinos tienen sus propias hierbas y alimentos en su país, a veces se les permite entrar con ellos sin regulación, y algunos empresarios sin escrúpulos se aprovechan para escabullir estas píldoras con el pretexto de ser hierbas”, dijo Odero. “Luego se las venden a los lugareños que no saben en lo que se están metiendo”.

En Zambia, las autoridades sanitarias advirtieron a los ciudadanos de los efectos secundarios de la píldora.

Aunque reconoció la presencia de la píldora en la capital Lusaka, Ludovic Mwape, oficial de relaciones públicas de la Autoridad Reguladora de Medicamentos de Zambia, dijo que los anticonceptivos son comunes pero que no fueron aprobados para su uso en Zambia.

“El hecho de que el idioma del paquete esté en chino confirma que la píldora no fue aprobada”, dijo Mwape al Global Press Journal en 2016. “Uno de los requisitos para registrar y aprobar medicamentos es que el nombre y las instrucciones deben estar en inglés”.

Mercado negro

Para conseguir la píldora en estas ciudades y otras partes de África donde fue declarada ilegal hay que hacerlo a través de alguien en quien el vendedor confía.

En Nairobi, por ejemplo, una mujer puede entrar a una “clínica de hierbas”, llamar a un número o hacer un pedido online si puede mencionar a un cliente que el vendedor ya conoce. Sin ningún otro control, puede empezar a recibir píldoras una vez al mes por tan solo 200 chelines kenianos (2 dólares) por píldora.

Un informe de la agencia de noticias Inter Press Service en 2010 decía que los clientes tenían que tomar la píldora en la clínica y que no se les permitía sacarlas de las instalaciones. Este método de distribución hace que sea difícil para los funcionarios hacer arrestos y frenar la propagación de la droga. Odero dijo que no tendría sentido procesar a alguien que es atrapado con una píldora, y en cambio el organismo se está enfocando en la fuente y en cómo las píldoras están siendo introducidas de contrabando en el país.

“No me gustaría ver a mi hijo sufrir y deformarse como resultado de usar esta píldora”, dijo Mwende. “El gobierno debería entonces regular la importación de tales medicamentos, pero darnos una alternativa con una píldora que podamos tomar una vez al mes y que sea barata. De esa forma, dejaremos de usar a Sofía”.

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS