Antiguas lecciones para líderes: Alcalde aprende de un granjero el real significado de ser virtuoso

Por Larry Ong
18 de Mayo de 2020
Actualizado: 18 de Mayo de 2020

Zhang Yong tuvo un sueño muy curioso. Llegó a un palacio celestial y estaba a punto de sentarse cuando una deidad dijo: “Huang Jianji está aquí”. A su llegada, otra deidad vestida con traje daoísta bajó los escalones para recibirlo, ofreciéndole al nuevo huésped un asiento más elevado que el de Zhang.

Zhang estaba desconcertado. Después de todo, era un importante funcionario de la dinastía Song del Norte (960-1127), siendo el alcalde de Chengdu, provincia de Sichuan. Es más, sabía que era un funcionario recto, siempre honesto en sus tratos mientras estuvo en cargos públicos y con un fuerte sentido de justicia.

“¿Quién es este Huang Jianji”, pensó Zhang, “y por qué las deidades celestiales lo consideran más importante que yo?”.

A la mañana siguiente, Zhang buscó a Huang. El destino quiso que Zhang encontrara al hombre que vio en su sueño, pero se sorprendió al descubrir que era un granjero.

“¿Cómo te las arreglas para hacer tantas buenas acciones cada día para que las deidades te respeten tanto?”, preguntó Zhang después de explicarle su sueño a Huang. “No veo cómo tu ocupación te proporcione tantas oportunidades para adquirir gran virtud”, agregó.

Granjero chino. (Nicolas Asfouri/AFP via Getty Images)

El granjero Huang respondió: “no he hecho nada extraordinario, solo me he limitado a cuidar mi tierra  (arar, cultivar, sembrar). Sin embargo, aumenté mi cosecha durante la última recolección del grano al comprar algo extra al precio normal. Al final no lo necesité, entonces al año siguiente, lo vendí a precio de costo a los agricultores pobres cuyos cultivos no fueron muy buenos. No gané ni un centavo en esta transacción, ni engañé en el peso de las cosechas. Simplemente me alegro de que no perdí nada y al mismo tiempo ayudé a esos desafortunados”.

Al oír esto, el alcalde suspiró profundamente, ya que si bien había sido virtuoso mientras manejaba los asuntos de su comunidad, siempre pensó primero en él antes que en los demás y adoptó una actitud ligeramente arrogante en su trato. A juzgar por el agravio que sentía al haber sido menospreciado como funcionario, Zhang se dio cuenta que él no era tan desinteresado en su servicio a los demás como Huang, quien en contraste realmente consideró primero a los otros sin pensar en sí mismo.

“Tú mereces una posición superior a la mía”, dijo el alcalde humillado y se postró ante el compasivo y virtuoso granjero en señal de respeto.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

“A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar”

TE RECOMENDAMOS