Aprovechan la búsqueda de ganancias: Rubio advierte de “extraordinaria” influencia de China sobre EE.UU.

Por Eva Fu y Jan Jekielek
17 de Mayo de 2022 11:40 AM Actualizado: 17 de Mayo de 2022 11:40 AM

“Sea lo que sea que hayamos hecho para que los chinos se enfaden, tenemos que dejar de hacerlo, porque nos está perjudicando”.

Ese fue el argumento que el senador Marco Rubio (R-Fla.) escuchó de un ejecutivo de un fabricante de aviones recientemente, después de que China dejara de comprar sus aviones y lo cambiara por Europa. La empresa culpó del cambio a los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos.

La dependencia de las empresas estadounidenses del mercado chino es una de las palancas que el régimen comunista utiliza para presionar a la administración estadounidense para que adopte políticas favorables a Beijing, según Rubio. El objetivo de Beijing, dijo, es perseguir sus ambiciones militares, ya sea la toma de Taiwán o suplantar a Estados Unidos como única superpotencia mundial, sin que Washington lo impida.

“Así que imaginen que llegamos a ese punto, China ha decidido que va a entrar [e invadir Taiwán] y le dice a Estados Unidos, es muy sencillo. Si se involucran en Taiwán o, para el caso, en Japón o en cualquier otro territorio que queramos, les vamos a cortar estas cosas. Y ustedes dependen de estas cosas”, dijo Rubio en una entrevista con el programa “American Thought Leaders” de EpochTV que se estrenará el martes 17 de mayo a las 19:30 horas, hora del este.

“Ahora, eso no solo amenaza a los políticos estadounidenses, sino que saben que las empresas que dependen de esas cosas van a estar gritando en la puerta del Capitolio diciendo, esto está dañando nuestra economía, lo veo ahora”.

El fabricante de aviones con el que habló Rubio era “solo una industria y una empresa”.

“Imagínense que a través de múltiples industrias, el impacto que tendría en nuestra economía y el impacto que tendría en los legisladores, les digo que los legisladores responderían a eso”, dijo Rubio. “Si ese fabricante de aviones está en su estado, y es uno de los mayores empleadores de su estado, usted, como senador, va a ir allí y argumentar en su favor. Y al hacerlo, argumentar a favor de la posición china en esa cuestión”.

“[La] influencia que China tiene potencialmente sobre Estados Unidos y Occidente es extraordinaria”, dijo.

“Ese apalancamiento, si no cambiamos de rumbo, solo crecerá exponencialmente en los próximos años y nos pondrá en un nivel de vulnerabilidad que esta nación nunca ha enfrentado en la era moderna”.

Hasta hace poco, la China comunista había ocultado sus planes de desbancar a Estados Unidos y convertirse en la próxima superpotencia mundial con el argumento de que “era un pobre país en desarrollo” y que “no era una amenaza para nadie”, dijo. Pero ahora Beijing se ha despojado de esa fachada.

Sin embargo, en Estados Unidos y en el mundo en general, no se ha producido un “cambio radical” en la percepción o en el nivel de urgencia necesario para hacer frente a la amenaza, dijo Rubio.

Contenedores de envío, algunos marcados como “China Shipping”, se apilan en el Puerto de Los Ángeles, California, el 7 de noviembre de 2019. (Mario Tama/Getty Images)

Convirtiendo el dinero en un arma

“Los chinos han calculado la reacción del mundo a todo”, desde su agresión militar hasta las atrocidades cometidas contra los derechos humanos, sugirió Rubio.

“Creen que, en última instancia, la sociedad está demasiado ocupada en todo el mundo para preocuparse demasiado por estas cosas”, dijo. “Sí, se quejarán, aprobarán algunas resoluciones, habrá algunas protestas, pero en última instancia, no van a abandonar los beneficios que obtuvieron al tener una relación con China”.

Uno de los ejemplos más sorprendentes de la influencia resultante del dinero chino puede encontrarse en la industria cinematográfica, dijo Rubio, donde “ningún estudio de Hollywood producirá una película que tenga un villano chino, o el Partido Comunista Chino, haciendo algo malo”.

“No se puede producir esa película, porque no la van a proyectar en China”, dijo.

Al parecer, el régimen chino había presionado a Sony para que editara la Estatua de la Libertad de la escena culminante de la última película de “Spider Man”, a lo que Sony se negó. Ni esa película ni “Doctor Strange 2”, que tiene una escena en la que aparece un dispensador de periódicos de la edición en chino de The Epoch Times, han podido conseguir un estreno en China a pesar de que ambas son éxitos de taquilla. En China no se puede acceder tanto al sitio web en chino como en inglés de The Epoch Times, conocido por su cobertura sin censura de la actualidad china.

“Todos los días hay películas que no se hacen o se alteran y editan porque el gobierno chino no permite su distribución en China y los estudios no quieren perder dinero”, dijo Rubio.

“Los chinos han descubierto nuestro sistema, saben lo importante que es obtener beneficios en el capitalismo, y lo convierten en un arma contra nosotros”.

Complicidad con las exigencias de China

La influencia del régimen chino no se limita al sector del entretenimiento. La pandemia de 2020 ha puesto de manifiesto hasta qué punto depende Occidente de China, que suministra alrededor del 90% de ciertos antibióticos a Estados Unidos y contribuye a unas tres cuartas partes de las exportaciones mundiales de minerales de tierras raras, como el litio, elementos cruciales para las baterías utilizadas en teléfonos móviles, laptops y vehículos eléctricos.

“Fíjense en nuestras cadenas de suministro ahora mismo. Están interrumpidas por una pandemia. Imaginen que deciden negarnos las mismas cosas, pero no por una pandemia”, dijo Rubio.

Aunque el mundo ha puesto su atención en Rusia por su guerra contra Ucrania, la amenaza que Moscú representa para la comunidad internacional no es comparable a la de Beijing, según Rubio.

“En una escala del uno al diez, China es un diez, y Rusia es un tres”, dijo.

Al parecer, muchas empresas estadounidenses están lo suficientemente dispuestas a secundar las exigencias de censura del régimen chino, aunque eso no sea necesariamente coherente con sus posiciones internas.

“Puedes sostener un cartel sobre cualquiera, puedes sostener un cartel que diga ‘Estados Unidos es malvado’. Pero no puedes levantar un cartel que diga lo que China está haciendo al Tíbet, o a Falun Gong, o a los uigures, o lo que hicieron a Hong Kong. No se puede hablar de ninguna de estas cosas”, dijo Rubio. Esto se debe a que los beneficios de estas empresas en China estarían en peligro, añadió.

Pero cualquier beneficio que las empresas estadounidenses obtengan de las concesiones chinas puede no durar.

“Una vez que los chinos descubren cómo hacerlo por sí mismos, echan a esas empresas y las sacan del negocio”, dijo, y añadió que las empresas extranjeras que hacen negocios con China están “más centradas en los beneficios a corto plazo”.

Es una tendencia que el legislador desea revertir.

Desde el punto de vista de los legisladores, eso significa tener claro de qué intereses se trata.

“No deberíamos construir la política pública en función de lo que estas empresas creen que es lo mejor para ellos, tenemos que actuar en el mejor interés del país”, dijo Rubio.

“Solo porque alguna empresa o alguna Cámara de Comercio venga a D. C. y diga que esto es malo para los negocios estadounidenses, no significa necesariamente que esto sea malo para Estados Unidos, puede ser lo correcto para nuestro país, incluso si puede perjudicar a una o dos corporaciones”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.