Argentino adopta a un perrito con enorme tumor en la cabeza y le da amor incondicional en sus últimos días

Por Michael Wing
11 de Agosto de 2019 Actualizado: 11 de Agosto de 2019

¿Cuántos perros no deseados pasan sin hogar sus últimos días porque están demasiado enfermos o son demasiado viejos para ser considerados mascotas deseables? Desafortunadamente, los refugios están llenos de ellos.

Qué triste y deprimente debe ser para estas mascotas no elegidas flotar en el limbo sin una dueña o dueño para asegurar su bienestar. Bueno, ahora hay uno menos gracias a un joven argentino.

Luciano Karosas, de veintiún años, de la ciudad de Berazategui, en la costa atlántica de Buenos Aires, se apiadó de un perro enfermo de cáncer al que le quedaba poco tiempo en la Tierra.

Thanos, como se llamaba al perro, tenía un tumor enorme creciendo justo en su cabeza, haciendo que su nariz pareciera como si tuviera una enorme burbuja peluda creciendo encima de ella.

Luciano esperaba salvar a este perro de la miseria y llenar sus últimos días de amor incondicional.

Después de que a Thanos le diagnosticaron cáncer por primera vez, la enfermedad se había propagado a su cabeza, donde elenorme tumor comenzó a crecer.

El pobre perro enfermo había sido acogido y luego rechazado por cuatro familias diferentes antes de que finalmente encontrara el camino a la casa de Luciano. Para sus dueños anteriores, cuidar de Thanos con su condición era simplemente demasiado difícil.

Ver esta publicación en Instagram

The king of pride

Una publicación compartida de L U C I A N O K A R O S A S (@luciianokarosas) el

Cuando Luciano visitó el refugio, se sintió conmovido al conocer al que iba a ser su nuevo perro adoptivo.

“Salí con un trozo de mi corazón en la mano”, dijo a través del Portal Amigo Cao.

Estaba decidido a asegurarse de que, a diferencia de los propietarios anteriores, Thanos sería amado incondicionalmente, sin importar cuál fuera su condición, por el resto de su vida. Sin embargo, en un intento por salvar su vida, Luciano decidió llevar a Thanos al veterinario con la esperanza de que lo pudieran operar.

Tristemente, no iba a ser así. Los veterinarios le dijeron al joven que no había forma de que pudieran salvarle la vida o darle más tiempo.

Por lo tanto, Luciano decidió que simplemente aprovecharían al máximo el tiempo que le quedaba a Thanos.

Ver esta publicación en Instagram

Lo esencial es invisible a los ojos

Una publicación compartida de L U C I A N O K A R O S A S (@luciianokarosas) el

Ver esta publicación en Instagram

Perdón pero amo esta foto y soy un padre baboso

Una publicación compartida de L U C I A N O K A R O S A S (@luciianokarosas) el

Sorprendentemente, a pesar del monstruoso crecimiento en su cabeza, el comportamiento de Thanos era decididamente optimista. Sigue siendo juguetón y le encanta acurrucarse, como a un perro normal.

Cuidar de los perros que nadie quiere puede ser tan gratificante para los dueños como lo es para las mascotas recién adoptadas. Qué maravilloso es llenar ese vacío en sus corazones con el amor y la promesa de un hogar incondicional.

Tampoco es Luciano el único que siente esa satisfacción de dar.

Un hombre en Colorado experimentó que diez veces más después de la trágica muerte de su propio perro, decidió adoptar 10 perros adultos, los que nadie quería. Y como cuenta la siguiente historia, esto le ayudó a superar la pérdida de su viejo perro.

Un hombre visita refugios para pedir perros que nadie quiere y termina adoptando a 10 perros adultos

Los dueños de mascotas en todo el mundo pueden entender el profundo vínculo que puede formarse entre un amo y su mascota. Tal vez ellos también puedan entender el dolor que implica la pérdida de una mascota, si es que eso ha ocurrido, y cómo ese sentimiento doloroso puede perdurar. Para un hombre, decidió manejar su dolor de manera un poco diferente.

Steve Greig, un contador de Colorado, se sintió perdido después de la muerte de uno de sus perros.

“Estaba tan angustiado (por esa muerte)”, le dijo Steve a The Dodo. “Pasaron un mes o dos, y aún así me sentí horrible por ello. Decidí que la única manera de sentirme mejor era si algo bueno pasaba. Eso probablemente no habría pasado si él no hubiera muerto”.

Steve se acercó a un refugio de animales y preguntó por los perros que nadie quería.

“Crecí con muchas mascotas”, dijo Steve. “Mis padres eran amantes de los animales y siempre me dejaban tener el que quisiera mientras pudiera cuidarlo”.

Ver esta publicación en Instagram

Don’t worry, they’ll be fine, Englebert is driving. Feeding the horses at @andersenfarms #atv4aarp

Una publicación compartida de Steve (@wolfgang2242) el

“Así que (adopté) a un chihuahua de 12 años (llamado Eeyore) con un soplo en el corazón y cuatro rodillas mal, y lo traje a casa, y eso fue solo el comienzo de todos los animales”, dijo.

Ahora, tiene ocho perros adultos que nadie más quería, así como el perro de su hermana y el de un compañero de cuarto, y aunque es un poco de trabajo atender sus diferentes dietas y necesidades, le gusta.

“Un día normal para mí es levantarme a las 5 de la mañana y preparar el desayuno para todos ellos, que, ya sabes, son 10 perros, y la mayoría de ellos tienen dietas diferentes”.

Además de hacer al menos 10 desayunos, Steve también cuida de sus caninos mayores atendiendo sus problemas de salud. El contador luego se va a trabajar y regresa por la tarde para proporcionar el almuerzo a la jauría.

Steve también tiene un fin de semana bastante ocupado, ya que está lleno de citas de aseo para sus mascotas.

No solo tiene una gran familia de perros viejos, sino que añade a eso un cerdo llamado Bikini que piensa que es un perro, también comparte con una colección de gatos, gallinas, patos, palomas, un conejo y un estanque lleno de peces.

Steve realmente tiene un gusto especial por los animales adultos. “Son animales más sabios”, dijo. “Uno sabe lo que quiere de la vida una vez que llega a cierta edad. Estos perros saben quiénes son y es fácil desarrollar una relación con una persona o mascota que sabe quiénes son”.

Ver esta publicación en Instagram

In memory… I knew the time would be coming sooner rather than later as Oprah was not a young chicken. She’s lived with me for over 8 years and I have no idea how old she was at the time I adopted her but she was already an adult. I try not to dwell on the unpleasant so I focused on enjoying her special personality, whether she was on the couch watching movies, or walking around the house as if she were one of the dogs, or putting up with my ridiculous request to ride the Roomba and recently the electric kid’s car with Edna and Engelbert. Little by little she claimed her place in this house and I considered her as much a part of it as anyone else. Sadly, last week it became evident that her time with me was quickly coming to an end. She went from wanting to stay inside only at night, to staying inside both night and day, limiting her movement. I hand-fed her favorite treats until finally she wouldn’t even take those anymore, so I just held her and tried to let her know it would be okay, and I swear she understood. I will miss that chicken more than I would have ever thought possible. I buried her in the garden so she will always be a part of this house where she belongs. 💔 #thechickenthatstolemyheart

Una publicación compartida de Steve (@wolfgang2242) el

Mantén tu grandioso trabajo Steve; estas criaturas sin amor necesitan que traigas a casa el tocino… ¡todas esas facturas de comida y veterinario!

Mira uno de los vídeos de Greig abajo… él está con el equipo peludo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Esto es lo que pasa cuando dejas a tu hijos solos un momento

TE RECOMENDAMOS