Arreglar nuestra cultura comienza por los padres, dice exjugador de la NFL y escritor Ed McGlasson

Por Catherine Yang
16 de Septiembre de 2020
Actualizado: 16 de Septiembre de 2020

No necesita mirar más allá de la familia para comprender por qué nuestra cultura se está desmoronando, o por qué la política de identidad ha alcanzado un punto álgido.

“La raíz del problema que tenemos en nuestra cultura de hoy, es que tenemos tanta gente que no ha tenido padres, niños y niñas que han crecido y ahora son políticos que no han tenido padres, y esa herida de no tener padre en su historia está haciendo que vean el mundo a través de estos lentes que tienen, y tenemos más de 24 millones de niños que se fueron a dormir anoche, en nuestro país, sin su padre biológico en su historia”, dijo Ed McGlasson, cuyo padre murió antes de que él naciera.

McGlasson ha escrito dos libros sobre el impacto de la paternidad y acaba de publicar un tercero que pretende ser una guía más práctica; “Cómo convertirse en el esposo y el padre que su familia necesita”. Ha establecido comunicación mediante correspondencia con miles de hombres y mujeres que comparten historias que cambiaron sus vidas sobre lo que sucedió una vez que repararon sus relaciones con sus padres. El exjugador de la NFL dejó el fútbol profesional para responder a su llamado de convertirse en pastor, y años más tarde dejó la iglesia que construyó para concentrarse tiempo completo en su ministerio desde donde ayuda a los hombres a convertirse en los esposos y padres que sus familias necesitan.

La razón por la que los padres son tan importantes, dijo, es que tienen el poder único de usar sus palabras para expandir los horizontes de sus hijos, o para herirlos.

“O peor aún, desaparecer de la historia de ese niño o esa niña, para que su identidad sea un signo de interrogación”, dijo.

Ed McGlasson en su casa en el sur de California el 4 de septiembre de 2020 (John Fredricks/The Epoch Times)

Décadas de estadísticas respaldan a McGlasson. Iinnumerables estudios muestran que a los niños que crecen sin ambos padres biológicos les va peor que a los niños que crecen con sus padres biológicos y casados, y no es insignificante, como lo enumera su libro: los suicidios de jóvenes son cinco veces más altos, las tasas de abandono de la escuela secundaria son nueve veces más altos, los trastornos de conducta son 20 veces más altos que el promedio. Aproximadamente el 85 % de los jóvenes en prisión provienen de hogares sin padre, y McGlasson agrega que a menudo el abandono de un padre coloca al niño en una prisión metafórica. (Un amigo suyo cuenta su historia reveladora sobre cómo esto a veces es literal: los hombres en las prisiones trabajan en la construcción de nuevas prisiones, a veces en las mismas en las que terminan sus hijos).

A pesar de la severidad de las estadísticas que conocemos desde hace años, la cultura hace poco para fomentar la buena paternidad y, como resultado, McGlasson dice que ha hablado con cientos de miles de personas que no tienen idea de por dónde empezar.

“Vivimos en una época en la que los hombres necesitan esperanza para poder convertirse en el esposo y padre que la familia necesita. Necesitan herramientas. Lo gritan en casi todos los lugares a los que van”, dijo. “Las personas que beben Kool-Aid piensan que la única forma de curar una cultura es hacerlo políticamente. Y hay un lugar para las cosas políticas, pero la raíz del problema que tenemos en nuestra cultura en este momento es que tenemos tanta gente que no ha crecido con sus padres”.

“Si nuestra identidad central va a estar en nuestro partido político, demonizamos al otro lado”, dijo. “Es como si tuviéramos esta cultura sin padre que ha moldeado la forma en que las personas piensan sobre sí mismas, que si no estás de acuerdo conmigo, estás diciendo que debería dejar de existir. No es de extrañar que la hostilidad política, la ira de ambos lados del pasillo esté afectando a la gente incluso [hasta el punto de decir] ‘Si no estás de acuerdo conmigo, no puedes ser parte de mi familia’. La pregunta es, bueno, ¿por qué sucede esto?”.

“Es una cuestión de identidad perdida, cuando no tienes padres. La respuesta no es derrotar a los hombres, la respuesta es darles herramientas, y por eso escribí este libro para que se conviertan en el esposo o padre, o exesposo o padrastro que esa familia necesita. Porque cuando un papá se recupera, y lo he visto miles de veces, cambia la familia. Cambió a mi familia”.

Creando identidad

El padre de McGlasson era piloto de pruebas de la Marina, y la noche del 28 de mayo de 1966 algo circuló en su Biblia, y su esposa simplemente lo miró y le preguntó si lo iba a perder. Él se asustó, dijo que no y le preguntó por qué decía eso.

“Acabas de tener una expresión realmente extraña en tu rostro”, dijo McGlasson, respondió su madre. Al día siguiente, su padre dejó sus placas de identificación y salió a probar un avión el Día de la Recordación. Y justo frente a la costa, frente a una playa llena de gente, el motor falló y su padre piloto tuvo que decidir si expulsar y dejar que la aeronave se estrellara contra la pista llena de gente o hundirse en el agua.

“Golpeó el agua a unos cientos de millas por hora y murió instantáneamente”, dijo.

Su madre no quería que él creciera sin un padre, por lo que se volvió a casar y McGlasson dijo que su padrastro era del tipo sargento de instrucción.

“Hizo lo que hacen la mayoría de los papás, que es padre de la forma en que fueron engendrados. Su padre era un tipo fuerte y autoritario, y todo se trataba de fútbol y de desempeño, así que me presionó, y de pequeño aprendí que mi identidad, mi verdadera identidad, se trataba de ser un ganador”, dijo. Fue a la universidad con una beca de fútbol y llevó ese sueño hasta la NFL.

“Yo no era cristiano en ese momento, mi religión era jugar fútbol y destacar”, dijo. Eso significó que la posibilidad de no poder jugar destrozó su identidad, y ha visto a muchos otros atletas profesionales comportarse de la misma manera. En la NFL, NBA y MLB, un gran porcentaje de atletas no tiene una relación con sus padres biológicos. “Fueron criados por heroicas madres solteras y no conocían a sus padres”.

Una foto de 1981, cuando McGlasson jugaba para los New York Giants. (John Fredricks/The Epoch Times)

“Vi a chicos que pasaron del fútbol americano infantil al de la escuela secundaria, al de la universidad y al profesional, y es como si este fuera el momento de una gran llegada y descubrieran quiénes son en realidad, y sin embargo, termina en una verdadera tragedia y quebrantamiento”.

Llega el momento y se dan cuenta de que es solo eso, un momento. Su búsqueda de identidad choca contra una pared y la mayoría no sabe a dónde ir desde allí. “Observaba a los chicos que llegaban al éxito, a la cima de sus carreras, y se saboteaban por completo por culpa de ese chico que nunca recibió la bendición de su padre”, dijo.

“Tener éxito no es una identidad”. Incluso puede tener el efecto negativo de alentar al hombre a que se concentre más en sí mismo, y se convierte en qué más pueden obtener.

Cuando McGlasson se convirtió él mismo en padre, siguió el mismo patrón. Recuerda haber visto a su primer hijo en la sala de partos y el “Círculo de la vida” sonando en su cabeza mientras lo sostenía por primera vez.

“Cuando lo abracé, sucedieron dos cosas: esta alegría increíble y este terror puro, porque no sabía cómo ser padre”, dijo. Tiene tres hijos y dos hijas, todos adultos ahora, y dijo que cometió varios errores en su infancia.

“No era que no amaba a mis hijos, mi padrastro nunca me había mostrado cómo ser cariñoso, estar presente y hablarles de la vida a mis hijos”, dijo.

Entonces, un día, en un evento de oratoria, se le pidió a McGlasson que se quitara las placas de identificación, las de su padre, de alrededor del cuello porque estaban golpeando el micrófono, y sintió que Dios le estaba hablando.

“Esta clase de bondad me detiene en seco y responde la pregunta que he tenido durante gran parte de mi vida, que es ‘¿por qué te llevaste a mi papá antes?’”, dijo. “Y el Padre me habló directamente a mi corazón, justo en ese momento: ‘Dejé que tu papá regresara temprano a casa para poder ser tu Padre’. Y yo solo estaba deshecho”.

La herida del huérfano no es permanente, ya que McGlasson aprendió cómo Dios no solo podía comenzar esa curación, sino también enseñarnos cómo criar hijos y romper ese ciclo de huérfanos.

McGlasson es cristiano. Una lesión de rodilla por el fútbol americano universitario provocó un milagro y un encuentro con la palabra de Dios; él habla de Jesús y cita de las Escrituras. Pero dice que este problema cultural es verdaderamente universal.

“No hace mucho, conocí a un médico musulmán egipcio en un viaje en avión y le dije lo que estaba haciendo y me dijo: ‘¿Me ayudarías?’. Le pregunté qué pasaba y me dijo: ‘Mi hija, es justo una batalla, nunca viví estas cosas, no sé cómo ser padre. Mi papá me crió, es un hombre severo que dijo que si tengo éxito en los negocios, entonces soy alguien'”.

Hablaron durante dos horas y después de que el avión aterrizó, el médico se acercó para estrechar la mano de McGlasson y dijo que era el hombre más sabio que había conocido.

“De hecho, un científico ateo se presentó en uno de mis eventos”, dijo. “Apareció y estaba sentado en la parte de atrás y estaba llorando todo el tiempo y al final me toma de la mano y me lleva a la esquina de la sala y me dice: ‘He sido ateo toda mi vida y es porque, me doy cuenta ahora, porque odio a mi padre; todo lo que hice fue demostrarle mi valía y él nunca se volteó a verme’”.

Se mantuvo en contacto con el hombre, quien no solo curó y encontró a Dios, sino que también ayudó a su hermano y, posteriormente, a toda su familia.

Nunca demasiado tarde

Hace varios años, McGlasson recibió una llamada de un hombre que estaba completamente angustiado porque había leído el libro de McGlasson sobre lo importante que es tener un padre y sintió que había abandonado a su hija. El hombre pasó por un amargo divorcio 20 años antes y, al principio, cuando trató de comunicarse de nuevo, su exesposa le devolvió sus cartas sin abrir y dijo que estaba muerto para ellas.

Hablaron y oraron largamente, y finalmente McGlasson le dijo que tomara un bolígrafo y le escribiera estas palabras a su hija: “Ayúdame a entender cómo te lastimé cuando tu mamá y yo nos divorciamos”. Envió la carta sin saber si recibiría una respuesta.

Una semana después, recibió una llamada de una mujer que pidió reunirse con él. Era la hija que no había visto en 20 años. Se conocieron en un pequeño restaurante de la ciudad, ambos tensos cuando ella se acercó a él que había llegado temprano. Se sorprendió cuando ella preguntó: “Papá, ¿era tan fea?”, pensando que había dejado a la familia porque ella no podía ser amada. Incluso después de décadas, la reconciliación no solo era posible, sino necesaria.

Fue una reunión llena de lágrimas, y cuando salieron del restaurante, ella le pidió que la acompañara a dar un paseo. Cuando el auto se detuvo, el hombre le dijo a McGlasson que escuchó voces gritando: “¡Está aquí, está aquí!”

Cuando miró afuera del auto vio a dos nietos salir corriendo de la casa, acercándose a abrazarlo y llamarlo abuelo.

Hijas e hijos

Las niñas y los niños nacen con diferentes preguntas para sus padres, dijo McGlasson. Las hijas se preguntan: ¿me ves? Los hijos preguntan: ¿Tengo lo que se necesita? La autoestima se construye en estas preguntas que forman la identidad, y abrirse a poder recibir a Dios le permitió dar estas respuestas a sus hijos.

“Me encuentro con hombres todo el tiempo que nunca fueron nombrados por su padre o bendecidos por su padre, por lo que su futuro se trata de tratar de hacerse un nombre”, dijo.

“Dios nos hizo a todos, no importa de dónde vengamos, somos como seres humanos activados por palabras. Lo que quiero decir con eso es que las palabras que se hablan sobre nosotros ayudan a formar cómo nos vemos a nosotros mismos”.

McGlasson tiene tres hijos y dos hijas, y dice que realmente cometió un error al principio.

“Una de las cosas que adopté de la NFL y los deportes fue esta broma pasivo-agresiva, así que nos burlábamos unos de otros, y sabes qué cuando haces eso, realmente hiere a la gente”, dijo. “Entonces nuestra familia no sabía cómo pedir perdón, y la razón por la que no sabía cómo hacerlo era porque el líder número uno de la familia, el papá, nunca fue con ellos y les pidió perdón”.

Trató a sus hijas como niños por un tiempo, y trató a sus niños como lo trataba su padrastro, como un sargento de instrucción. Luego, cuando se convirtió en predicador, les sermoneaba. Pero una vez que escuchó las preguntas centrales que tenían sus hijos, toda la dinámica familiar cambió.

“Vi a mis hijos, que estaban realmente sufriendo, me acerqué a ellos en privado y les dije: ‘¿Podrías ayudarme a entender las cosas que te han lastimado y por las que no he pedido perdón?’”, dijo. Es sincero en su libro acerca de dónde se quedó corto e incluye una conmovedora carta de su hija. También les preguntó cómo podría apoyarlos durante la próxima etapa de sus vidas. “Fueron tiempos poderosos y de llorar”.

En marzo, McGlasson tendrá nueve nietos. La Navidad pasada, él y su familia se sentaron alrededor del árbol y mientras veía a sus hijos e hijas ser grandes padres y madres para sus hijos, es decir sus nietos, desde el principio, pensó: “Quiero que todos los hombres tengan esta experiencia”.

“Nunca he conocido a un hombre que ponga en práctica las cosas que enseñamos en nuestros libros y que, primero, no tenga un encuentro radical con Dios mismo, sino que también recupere a su familia”, dijo. “Es increíble cuántos padrastros son ahora padres cariñosos con niños que no engendraron, y cuántos niños perdidos han vuelto a casa porque su padre ya no era un obstáculo”.

“Ya vemos cómo se ve la cultura sin padres, y es feo. Si ayudamos, empoderamos y damos esperanza a los hombres, y dejamos de demonizarlos  —muchos tipos lo estaban arruinando, pero enseñándoles a cómo pedir perdón, enseñándoles cómo criarse para su esposa y sus hijos, dando esperanza a los hombres pueden convertirse en el esposo y padre que su familia necesita, cambiará nuestro país; podemos cambiar nuestro mundo”.

Los lectores pueden obtener una copia gratuita del primer libro de McGlasson “La diferencia que hace un padre” en BlessingOfTheFather.com/freebook y usar el código “epochtimes” para obtener un descuento en su nuevo libro “Cómo convertirse en el esposo y el padre que su familia necesita”.

El nuevo libro de Ed McGlasson “Cómo convertirse en el marido y padre que su familia necesita”.

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS