Fue arrestada por ocultar 2500 niños en ataúdes en la II Guerra Mundial, años después se sabe la verdad

Por Li Yen
20 de Julio de 2019 Actualizado: 21 de Julio de 2019

Cuando los judíos fueron perseguidos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, la trabajadora social polaca Irena Sendler sabía que tenía que ayudar, aunque eso significara poner en peligro su propia vida. Durante ese período, rescató a más de 2500 bebés y niños judíos antes de ser arrestada y su secreto fuera descubierto.

Nacida en Polonia el 15 de febrero de 1910, Irena Sendler o Sendlerowa, también conocida como Irena Krzyżanowska, creció inculcada por su padre, el Dr. Stanisław Krzyżanowski, médico que dirigía un hospital en el suburbio de Otwock, con el valor de ayudar a la gente “sin importar su religión y nacionalidad”.

“Recuerda, cuando alguien se está ahogando, extiende una mano amiga”, recordó Irena las palabras de su padre.

Así que, aunque era católica romana, se comprometió a ayudar a las familias judías cuando los judíos estaban en peligro después de que los nazis crearon el Ghetto de Varsovia.

Una foto de archivo tomada el 11 de abril de 2007 en Varsovia muestra a Irena Sendler, una mujer polaca que salvó a 2.500 niños judíos del Gueto de Varsovia durante la ocupación nazi de la Segunda Guerra Mundial. (Crédito: STEFAN MASZEWSKI/AFP/©Getty Images)

Irena se unió a Zegota, una organización clandestina establecida por el gobierno polaco en el exilio durante la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de rescatar judíos polacos, aunque sabía que esto pondría en peligro su propia vida. En 1942 y 1943, Irena organizó un pequeño grupo de trabajadores sociales para ayudar a los niños judíos a escapar.

En su labor como trabajadora social católica romana en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia, a Irena se le permitió entrar en el ghetto judío que los nazis crearon en noviembre de 1940 para segregar a los judíos en un área designada del tamaño del Central Park de Nueva York.

Visitó a muchas familias judías para ayudar a sus hijos. “Fuimos testigos de escenas terribles. Papá estuvo de acuerdo, pero mamá no”, relató, según The Telegraph. “Volvía al día siguiente y a menudo me encontraba con que todo el mundo había sido llevado a la vía férrea de Umschlagsplatz para ser transportado a los campos de exterminio”.

Para rescatar a los niños judíos, Irena les hacía fingir que estaban enfermos y luego los llevaba a los hospitales. A medida que aumentaba la vigilancia fuera del ghetto, ella los escondía en ambulancias, sacándolos del ghetto en ataúdes, maletas, sacos y baúles. A veces, ayudaba a los niños a escapar a través del patio, las alcantarillas u otros pasadizos subterráneos secretos, que proporcionaban una ruta hacia el mundo exterior.

Irena Sendler. (Crédito: Wikimedia Common/CC0-1.0)

Irena salvó a más de 2500 niños, a los que se les entregaron documentos falsificados en los que figuraban sus nuevas identidades cristianas y un hogar en familias, conventos, orfanatos u hospitales polacos sustitutos. Con la esperanza de reunir a estos niños y niñas con sus familias algún día después de la guerra, anotó sus nombres en pañuelos de papel delgados antes de que sus actividades secretas salieran a la luz.

La noche del 20 de octubre de 1943, Irena fue arrestada y enviada a la famosa prisión de Piawiak, donde fue torturada e interrogada. Tenía los dos brazos fracturados. Sin embargo, se negó a ceder y fue sentenciada a muerte.

Por fortuna, sus aliados sobornaron a un soldado en la prisión, y fue rescatada mientras se dirigía para ser ejecutada. Desde entonces, vivió bajo una falsa identidad.

Después de la guerra, desenterró los frascos que contenían las listas de los niños, que estaban enterrados en un jardín. Ella dio las listas a una organización de rescate para ayudar a reunir a las familias. Pero lamentablemente, la mayoría de las familias de los niños fueron asesinadas en el campo de exterminio de Treblinka.

Al hablar con Sydsvenskan, dijo: “Mi odio hacia los ocupantes alemanes era más fuerte que mi miedo. Además, mi padre me había enseñado que si ves a un hombre ahogándose, debes tratar de salvarlo aunque no sepas nadar. En ese momento, era Polonia la que se ahogaba”.

“La razón por la que rescaté niños fue por la forma en que crecí. Me educaron para creer que una persona debe ser rescatada cuando se ahoga, independientemente de su religión y nacionalidad”, añadió.

Los que fueron rescatados por Irena no la olvidaron. “Ahora, tanto los hijos como los nietos de los que rescaté vienen a verme”, dijo.

Una de las niñas rescatadas fue Elzbieta Ficowska, que tenía 5 meses cuando Irena la sacó del ghetto en una caja de herramientas en un camión. “Ante la indiferencia actual, el ejemplo de Irena Sendlerowa es muy importante. Irena Sendlerowa es como una tercera madre para mí y para muchos niños rescatados”, dijo Elzbieta, según The Guardian.

Irena Sendler. (Crédito: Mariusz Kubik/Wikipedia/CC BY 3.0)

Debido a la supresión de la historia por parte del régimen comunista polaco y su apoyo al sentimiento antisemita, pocos polacos conocían el trabajo de Zegota. Por lo tanto, la historia de Irena de heroísmo había sido relativamente desconocida comparada con la historia del industrial alemán Oskar Schindler, quien salvó a más de 1000 judíos al emplearlos en su fábrica de Cracovia.

La historia de Irena solo se dio a conocer al mundo después que cuatro estudiantes estadounidenses de Kansas—Megan Stewart, Liz Cambers, Sabrina Coons y Jessica Shelton— escribieran una obra de teatro sobre el tema titulada Life in a Jar.

Las colegialas aprendieron sobre la valentía de Irena en Internet mientras investigaban para un proyecto del Día Nacional de la Historia en septiembre de 1999. Luego se pusieron en contacto con Irena, que vivía en Varsovia.

“Mi emoción está siendo ensombrecida por el hecho de que nadie del círculo de mis fieles compañeros de trabajo, que constantemente arriesgaron sus vidas, pudieron vivir lo suficiente para disfrutar de todos los honores que ahora caen sobre mí…”, dijo Irena, según el sitio web de Life in a Jar.

Una foto de archivo tomada el 1 de febrero de 2007 en Varsovia muestra a Irena Sendler, una trabajadora social polaca de 97 años de edad, que salvó la vida de unos 2500 niños judíos en Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial al sacarlos de contrabando del ghetto establecido por los nazis. (Crédito: Stach Antkowiak/AFP/©Getty Images)

En 2003, Irena recibió el premio Jan Karski por Valor y Coraje. En 2007, fue honrada como heroína nacional por el parlamento polaco y nominada para el premio Nobel por salvar a 2500 niños judíos del ghetto de Varsovia.

El presidente Lech Kaczynski la elogió como una “gran heroína que puede ser justamente nominada para el Premio Nobel de la Paz”, añadiendo que “merece un gran respeto por parte de toda nuestra nación”.

Irena, sin embargo, no se consideraba una heroína. “El término ‘héroe’ me irrita mucho. Lo contrario es cierto. Sigo teniendo remordimientos de conciencia por haber hecho tan poco”, dijo.

Segunda Guerra Mundial
(Crédito: ©Wikimedia Commons | Mariusz Kubik)

El 12 de mayo de 2008, Irena falleció en Varsovia a la edad de 98 años.

Elie Wiesel, un sobreviviente de Auschwitz, autor y Premio Nobel de la Paz, escribió una vez:

“En aquellos tiempos había oscuridad por todas partes. En el cielo y en la tierra, todas las puertas de la compasión parecían estar cerradas. El asesino mató y los judíos murieron y el mundo exterior adoptó una actitud de complicidad o de indiferencia. Solo unos pocos tuvieron el valor de preocuparse. Estos pocos hombres y mujeres eran vulnerables, temerosos, indefensos, ¿qué los hacía diferentes de sus conciudadanos? ¿Por qué había tan pocos?…”

“Recordemos: Lo que más duele a la víctima no es la crueldad del opresor, sino el silencio del transeúnte… No olvidemos, después de todo, que siempre hay un momento en que se hace una elección moral… Así que debemos conocer a estas buenas personas que ayudaron a los judíos durante el Holocausto. Debemos aprender de ellos, y con gratitud y esperanza, debemos recordarlos”.

Las hazañas de Irena de un increíble valor y coraje serán recordadas por generaciones.

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS