Arrestan a inmigrante ilegal deportado hace 2 años por asesinar a un empleado de Texas

Por Zachary Stieber - La Gran Época
23 de Noviembre de 2018 Actualizado: 23 de Noviembre de 2018

Un extranjero ilegal en Estados Unidos, que había sido deportado hace dos años, fue arrestado en Houston, Texas, y acusado por el asesinato de un empleado de una tienda.

José Bonilla Ortiz, de 18 años, fue arrestado el 17 de noviembre en un apartamento donde vivía a dos millas al norte de Metro Food Mart, donde fue acusado de matar a otro inmigrante, Faruk Bhuiya, de Bangladesh, informó el Departamento de Policía de Houston.

El 10 de noviembre, dos hombres que vestían suéteres con capucha entraron a robar en la tienda y mataron a Bhuiya.

Según los fiscales, Bonilla-Ortiz fue deportado en 2016, y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) le impuso una orden de detención en inmigración, informó KPRC. Su fianza se fijó en USD 250.000, pero no podrá depositarla durante la retención.

Además de volver a ingresar al país, que es un delito grave, el adolescente parece no tener antecedentes penales. Se cree que es de Honduras.

La reacción de la esposa de la víctima

Phyllis Bhuiya viuda de Faruk, la víctima, dijo que sentía simpatía por la madre de Bonilla Ortiz.

“Me siento mal por la madre de este niño. Su vida está arruinada. Arruinada por nada, absolutamente nada”, le dijo Bhuiya a Houston Chronicle. “Me gustaría poder abrazar a la madre de ese niño”.

Pero ella dijo que si el adolescente había matado a su esposo, entonces debía ser castigado.

“Lo quiero castigado por lo que hizo. Él no solo se llevó a mi esposo. Se llevó al hijo de alguien, al padrastro de alguien”, dijo. “No era solo mi marido. Él era un montón de cosas para mucha gente”.

Un cliente en la tienda le dijo a KPRC que Bhuiya siempre era amable con él y con su hija. “Siempre era amable. Normalmente vengo aquí con mi hija del medio y él siempre fue muy amable y amigable con ella”.

Crímenes por inmigrantes ilegales

El presunto asesinato es solo un crimen más cometido por un inmigrante ilegal.

A fines de agosto, un extranjero ilegal conocido solo por un alias admitió haber matado a Mollie Tibbetts, estudiante universitaria de Iowa. El desarrollo del caso llamó la atención de personas de todo el país.

En septiembre, un extranjero ilegal de El Salvador que había sido deportado seis veces fue acusado de asesinar a tres hombres en California.

En octubre, una pareja de Virginia dijo que un extranjero ilegal asesinó a su hija, pero antes él la había engañado para convertirla en su esposa.

En algunos casos, extranjeros ilegales que fueron puesto en libertad bajo fianza en jurisdicciones que se niegan a trabajar junto a ICE, han cometido más crímenes, debilitando los argumentos a favor de las ciudades y estados santuario y en contra de una aplicación más dura de las leyes de inmigración.

En uno de esos casos, a fines de octubre, un extranjero ilegal de México fue arrestado por asesinar a su esposa, pero dicho crimen lo cometió luego de que las autoridades de Oregon, un estado santuario, lo dejaran en libertad después de ser arrestado por agredir a su mujer e ignorando que había una solicitud de retención por parte del ICE.

“Las políticas de santuario no solo brindan refugio a los extranjeros ilegales, sino que también protegen a los delincuentes extranjeros que abusan de las personas en sus propias comunidades y en otras”, dijo el Servicio de Inmigración en un comunicado.

***

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS