Arrestan nuevamente a ingeniero que interceptó transmisión de TV china tras 13 años en prisión

Por Shuhan Zhao
03 de Agosto de 2021
Actualizado: 03 de Agosto de 2021

En 2018, Lu Kaili fue liberado de una sentencia de prisión de 13 años como un hombre cambiado. Un accidente lo dejó paralizado de cintura para abajo, mientras que años de tortura a manos de los guardias de la prisión habían debilitado todo su cuerpo.

Todo esto porque en 2005, el exingeniero de construcción ayudó a interceptar una transmisión de televisión por cable china para reproducir un documental que exponía la historia de asesinatos y engaños del régimen comunista.

La condición de Lu ha significado que ha tenido que depender de su familia en la provincia de Liaoning, al noreste de China, para muchas de sus actividades diarias.

Hace aproximadamente un mes, la esposa de Lu, Sun Yan, llegó a casa por la noche y descubrió que Lu, de 57 años, había desaparecido.

Sun preguntó por un día entero antes de enterarse de que la policía allanó su casa mientras ella estaba fuera y llevó a su esposo a un centro de detención. Cuando la familia de Lu fue al centro, vieron un coche de policía que salía corriendo por un lado, llevándose a Lu.

Este incidente se informó en Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que rastrea la persecución a Falun Gong por parte del Partido Comunista Chino (PCCh).

Al igual que las otras siete personas involucradas en la interceptación televisiva de 2005, Lu es un practicante de Falun Gong, una disciplina espiritual que consiste en ejercicios suaves de meditación y un conjunto de enseñanzas morales. En 1999, el grupo fue puesto bajo mira de una campaña de eliminación expansiva lanzada por el PCCh. Desde entonces, se estima que 100 millones de practicantes en China se han convertido en blanco de detenciones, encarcelamientos, torturas y sustracción de órganos.

Una amiga de la familia de Lu, Yang Chunhua, también practicante de Falun Gong, se sorprendió al enterarse de la reciente detención de Lu. Yang, quien actualmente reside en Nueva York, se enteró de la noticia leyendo Minghui.org.

La hermana de Yang también fue encarcelada por participar en la interceptación televisiva. Ella murió en su casa poco después de ser liberada de una sentencia de siete años de prisión. Años antes de eso, Yang también perdió a su madre a causa de la persecución.

La esposa de Lu, Sun, exmaestra de jardín de infantes, también es practicante de Falun Gong. Ella también fue encarcelada varias veces por protestar y difundir información sobre la persecución.

Desde el inicio de la persecución hasta la liberación de Lu en 2018, el esposo y la esposa han pasado menos de un mes juntos, dijo Yang.

Sun también sufrió abusos sexuales en prisión, según Yang. Una vez, Sun se quedó en el apartamento de Yang durante unos días luego de salir de la cárcel para evitar el acecho y el acoso de la policía.

Yang recordó que su arrendador le dijo: “No aceptes a la gente de Falun Gong aquí”. Sun los escuchó y luego se fue sin decirle nada a Yang.

Según varios informes en Minghui.org, Lu fue sometido a graves torturas en tres cárceles a las que estuvo detenido por más de 13 años de condena.

Los guardias lo electrocutaron con bastones eléctricos de alto voltaje hasta que el cuerpo de Lu quedó cubierto de grandes quemaduras. Lo encerraron solo en una celda y lo alimentaron con comida para cerdos durante días y días. Los músculos de sus piernas se encogieron de estar encadenados por periodos largos. Como parte del sistema de trabajo esclavo de las prisiones, Lu trabajaba en campos de maíz, canteras, y obras de construcción durante largas horas todos los días.

Una vez, Lu se cayó de un tejado mientras trabajaba en un sitio de construcción a primera hora de la mañana de agosto de 2010. Un día antes, había recibido descargas eléctricas con bastones eléctricos durante cuatro horas seguidas.

Después de esto, los funcionarios de la prisión impidieron que los reporteros y la familia de Lu lo visitaran durante 14 meses. Cuando su familia finalmente pudo verlo, otro prisionero cargó a Lu sobre su espalda. Lu ya no podía ponerse de pie. No pudo hablar con su familia durante más de diez minutos porque estaba muy débil. Sun lloró en la escena antes de que lo llevaran de regreso.

Yang actualmente no tiene contacto ni con Lu ni con Sun. Ella está profundamente preocupada por ellos dos y por todos los demás practicantes de Falun Gong que todavía están en China.

“No quiero que pierdan la vida como mi hermana”, dijo Yang.

Según Minghui.org, Lu fue trasladado al centro de detención de Dalian Yaojia el 25 de junio, donde aún se encuentra detenido.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS