Arruinan las cejas de una madre y la dejan como Angry Birds

Por Jesús de León
29 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

Las vacaciones familiares de una mamá de tres niños quedaron arruinadas después de que una esteticista la dejó con las cejas de ‘Angry Birds’.

Colline Rees había desembolsado 3.000 libras esterlinas (más de 3600 dólares) para irse una semana de vacaciones a Tenerife (España), y el día antes de salir de viaje fue a hacerse un tratamiento de belleza.

Fue a la peluquería Get Nailed en su ciudad natal de Llanelli, al sur de Gales. Regularmente ella se hace las cejas en ese sitio.

La joven de 37 años contó que se quedó con las cejas maltrechas, lo que la dejó demasiado avergonzada como para posar en las fotos de las vacaciones familiares.

Colline, que viajó con su esposo Julian y sus tres hijos Bailey, de 18 años, Morgan, de 15 y Ashton, de 12, dijo que tampoco pudo ir a nadar porque no podía mojarse las cejas.

“No sabía si reír o llorar”, dijo Colline. “Todos mis amigos íntimos y familiares dijeron que me parezco en algo al juego de Angry Birds”.

Colline explicó que sufrió de alopecia cuando era adolescente y que todavía estaba afectada.

Contó que la esteticista que usualmente arregla sus cejas estaba ocupada, así que ese día en su lugar una joven aprendiz se las hizo.

Después del tratamiento ella dijo que el aprendiz le colocó un poco de lápiz en las cejas.

Narró que cuando se sentó y se miró en el espejo vio que le faltaba la mayor parte de la ceja izquierda.

“Estaba mortificada, absolutamente horrorizada”, expresó. “Le dije a la chica: ‘¿Estás bromeando, es una broma?'”

Colline afirmó que la empleada le dijo que lo sentía y que se había equivocado, pero que a pesar de la disculpa ella se quedó llorando histéricamente y pidiendo que alguien le arreglara las cejas.

Contó que otra esteticista intervino y que se ofreció a resolver el desastre de la depilación usando un poco de tinte.

Pero cuando se sentó por segunda vez para mirarse al espejo, dijo que parecía que dos gruesas babosas negras habían sido dibujadas sobre sus ojos.

Colline contó que en ese momento empezó a llorar y que salió furiosa del salón.

Luego ella trató desesperadamente de limpiar el tinte negro con toallitas húmedas en su auto, pero que era demasiado tarde porque el tinte se había secado y “sus cejas de monstruo dibujadas no se quietaban”.

Añadió que para empeorar las cosas le aplicaron el tinte directamente en la piel, y que ello provocó que su cara se le hinchada después de sufrir una reacción alérgica.

Después de que Colline pidiera ayuda en Facebook, un maquillador amigo de su madre vino a su rescate.

Fue a la casa de Colline y le enseñó a dibujar alrededor del tinte para hacer que sus cejas tuviesen una forma más agradable.

Incluso, Julian, el marido de Colline, vio un tutorial para poder ayudar a su esposa a maquillarse mientras estaban de vacaciones.

“Estábamos tan emocionados de poder volar juntos a un lugar nuevo, ya que siempre nos vamos de vacaciones a Gales”, expresó Colline.

“Quedé devastada, me impidió disfrutar de las vacaciones. Tenemos que trabajar duro para (poder) irnos de vacaciones y (todo) acabó arruinado”.

“Nunca volveré a ir a una peluquería para hacerme las cejas”, aseguró.

Después del incidente, Colline dijo que le tomó nueve meses para que las cejas le volvieran a crecer.

***

A continuación:

Tímida chica de campo australiana se encuentra con un “enemigo del Estado”

TE RECOMENDAMOS