Artes marciales para personas con discapacidad del desarrollo

Por Romina Garcia
10 de Diciembre de 2019 Actualizado: 10 de Diciembre de 2019

Las artes marciales pueden enseñar importantes habilidades de defensa personal y pueden inculcar importantes valores como la disciplina, la paciencia y la ética profesional. Para aquellos con discapacidades, las artes marciales pueden dar a esta población vulnerable la capacidad de defenderse y la oportunidad de establecer relaciones duraderas.

Sensei Mark Nothdurft tiene 66 años y reside en Lakewood, Colorado. Nothdurft ha practicado las artes marciales durante los últimos 43 años, y tiene cinturones negros en aikido, yawara, karate y jiu jitsu. También enseña Tai Chi al estilo Chen.

Él era un estudiante especial bajo la enseñanza de su profesor de karate, y el hijo de su profesor es un amigo que trabaja con adultos con problemas mentales. Hubo un caso, de un adulto con el que trabajaba su amigo que tenía problemas de conducta.

Una clase de la Sociedad del Tigre de Montaña en acción. (Cortesía de Mountain Tiger Society)

En una ocasión, pensó que una mujer delante de él estaba conduciendo demasiado despacio, en un esfuerzo por enfadarlo deliberadamente. Salió del coche y produjo unos 3.000 dólares en daños al coche de la mujer.

El amigo de Nothdurft pensó que las artes marciales podían ayudar a resolver algunos de estos problemas de comportamiento. Después de trabajar con el hombre durante unos tres meses, su actitud y comportamiento habían mejorado dramáticamente.

“Todos esos comportamientos cambiaron. Se puso mucho mejor. Dejó de actuar así”, comentó Nothdurft a The Epoch Times.

Artes Marciales

Fue entonces cuando el amigo le preguntó si podía enseñar artes marciales a un mayor número de adultos con los que trabajaba Nothdurft. La idea de la Mountain Tiger Society nació en 2003.

Nothdurft trabaja con adolescentes y adultos con una variedad de condiciones incluyendo Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) , autismo y síndrome de Asperger. Esta población de estudiantes es particularmente vulnerable a los ataques, ya que su condición puede hacer que parezcan un objetivo.

El plan de estudios de Nothdurft se basa en enseñar a sus alumnos a defenderse de un ataque desde cualquier dirección. También enseña habilidades de seguridad, conciencia, equilibrio, coordinación y técnicas de respiración. Las artes marciales también infunden confianza y conciencia en sus estudiantes.

Mountain Tiger Society enseña a adolescentes y adultos a defenderse. (Cortesía de Mountain Tiger Society)

Cuando Nothdurft estaba enseñando su primera clase a una docena de estudiantes, uno de ellos había sido asaltado, golpeado y robado durante tres semanas en la clase. Nothdurft preguntó a la clase cuántos de ellos habían estado en una pelea o habían sido atacados cuando eran adultos. Todos levantaron la mano.

“Me dejó boquiabierto porque en una población normal de gente, pelear es raro”, explicó Nothdurft.

El plan de estudios de Nothdurft ha ayudado a numerosos estudiantes con discapacidades del desarrollo a defenderse y a evitar peleas grupales. Por ejemplo, enseña a los estudiantes a usar su voz como arma. “Déjame en paz”, es la frase correcta. Los estudiantes son instruidos a decir las palabras primero en un tono normal, luego en una voz mucho más fuerte, y finalmente a gritar lo más fuerte posible.

Sensei Mark Nothdurft (Izq) con una clase. (Cortesía de Mountain Tiger Society)

En un caso, uno de sus estudiantes estaba en una parada de autobús y alguien se acercó y empezó a acosarlo. El estudiante se saltó los dos primeros pasos y gritó: “¡Déjame en paz!”.

El dueño de un negocio cercano lo escuchó, y la policía posteriormente arrestó al hombre que estaba molestando al estudiante.

En otra ocasión, uno de sus estudiantes que era autista y tenía TDAH había sido agredido sexualmente. Como resultado de su entrenamiento, fue capaz de luchar contra el hombre y usó su voz para llamar a alguien que vino y le ayudó.

Ayudar a niños y adultos con discapacidades de desarrollo también ha sido valioso para Nothdruft. Sus estudiantes le han enseñado el valor de la paciencia y la concentración, y espera ampliar el programa.

“Yo también aprendo mucho de estos chicos”, dijo Nothdurft.

Descubre a continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS