Artista canadiense Kathy Gillis, arte puro y profundas promesas

Por Lorraine Ferrier
26 de Agosto de 2021
Actualizado: 26 de Agosto de 2021

En 1940, llena de amor y de la inocencia de la infancia, Kathy Gillis prometió ser artista. Era una profesión a la que su madre, Doris, había aspirado alguna vez. La poliomielitis privó a Doris de la oportunidad de cumplir ese sueño, ya que el virus se extendió después a su cerebro, incapacitándola para sus actividades. Gillis le expresó su intención de ser artista a su abuela, la encargada principal de cuidarla. Fue la primera gran promesa que hizo, y cumplir esa promesa la sigue motivando para pintar.

La artista canadiense Kathy Gillis espera que sus pinturas ayuden a las personas a prestar atención a la vida y a su entorno. (Cortesía de Kathy Gillis)

En la intrigante exposición virtual “Corazón puro: Pinturas al óleo de Kathy Gillis”, Gillis relata las experiencias vividas a lo largo de su vida que le han dado forma a ella y a su arte.

Gillis nos cuenta cómo, cuando era niña, copiaba con entusiasmo todas las ilustraciones del libro “Cómo dibujar” de Victor Perard. Y cuenta cómo, en los años 60, cuando sus hijos dormían la siesta, sacaba tiempo para completar un curso con el que terminó convirtiéndose en artista comercial.

En los años 70, Gillis empezó a estudiar en la universidad. Ella describe un interesante panorama de los cursos de artes visuales en las universidades estadounidenses de la época. “Los profesores estaban formados principalmente por artistas expresionistas abstractos y conceptuales. [Me resultaba] fácil entrar en su juego, pero no [era] muy enriquecedor”, escribió. Recogió migajas de experiencia práctica, pero dice que, esencialmente, su paso por la universidad le ayudó a comprender la manera en que sus alumnos actuales acuden a ella con una falta de conocimientos artísticos.

Un nuevo pero antiguo voto

En la exposición, Gillis avanza rápidamente hasta 1998, cuando llevaba 20 años creando y enseñando arte. Ese año hizo otra gran promesa. Se encontró con un practicante de Falun Dafa que había montado un stand en la universidad donde trabajaba. Falun Dafa es una antigua práctica espiritual china que se basa en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Los practicantes realizan una serie de cinco ejercicios suaves, incluida una meditación.

Gillis se dio cuenta de la intensidad de la práctica cuando le enseñaron el segundo ejercicio. Había visto una de las posturas en varios artefactos antiguos que había dibujado. “Conocía estas posturas, las había practicado y compartido con otros. De alguna manera, llegué a una práctica antigua”, escribe. Juró practicar Falun Dafa durante el resto de su vida.

Al poco tiempo, en 1999, el Partido Comunista Chino comenzó su brutal persecución a los practicantes de Falun Dafa en China. Como practicante, Gillis se vio obligada a hacer algo. “Si no documentara esto, ¿qué clase de artista sería?”, recuerda en el sitio web.

En 2003, Gillis se reunió con artistas de todo el mundo en Nueva York para crear arte que contara la verdad sobre la persecución a los practicantes de Falun Dafa.

“Alquilamos y tomamos prestados espacios donde era posible, pero hubo una enorme interferencia del Partido Comunista Chino, incluyendo amenazas de bomba e intentos de allanamiento. Es evidente que el Partido Comunista Chino tiene mucho miedo de nuestras obras. Gracias a esto, ahora me doy cuenta del poder del arte”.

Pinturas de “corazón puro”

Durante su carrera, Gillis ha destacado los fenómenos invisibles y desapercibidos de la vida, abarcando temas como los sueños y la sabiduría ancestral. Espera que su arte ayude a la gente a prestar atención a la vida y a lo que les rodea; con eso en mente, incluyó cinco pinturas en la exposición en Internet.

Gillis pintó “Guardián” en 2016. El cuadro es una panorámica de una joven, practicante de Falun Dafa, meditando con determinación, mientras un magnífico dragón dorado vigila a su lado. En Oriente, los dragones suelen ser guardianes benevolentes de la ley celestial, a diferencia de Occidente, donde los dragones son seres diferentes y se consideran fuerzas maléficas.

“Guardián”, 2016, de Kathy Gillis. Óleo sobre lienzo; 28 pulgadas por 69 pulgadas. (Cortesía de Kathy Gillis)

En general, la exposición es una visión inspiradora del decidido esfuerzo necesario para convertirse en artista. Aunque se trata de la propia experiencia de vida de Gillis, muchas personas que se están forjando una carrera creativa pueden establecer paralelismos y quizás encontrar consuelo en mantenerse fieles a sus talentos divinos y, de hecho, a sus promesas de mantener su corazón puro.

La exposición en Internet “Corazón puro: Pinturas al óleo de Kathy Gillis” estará abierta hasta el 29 de agosto; para saber más, visite NTDCharities.com

La misión de New Tang Dynasty Charities es hacer brillar de nuevo la esencia de las antiguas civilizaciones a través de exposiciones de arte y actividades educativas, enriqueciendo y resonando con las diversas culturas de la comunidad canadiense.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS