Artista transforma tractores oxidados y chatarra en irreales animales del Oeste, gana fama mundial

Por LOUISE CHAMBERS
22 de Noviembre de 2022 7:57 AM Actualizado: 22 de Noviembre de 2022 12:10 PM

Un escultor de Dakota del Sur está inmortalizando el patrimonio cultural de la tierra que ama convirtiendo chatarra oxidada y viejos equipos agrícolas en impresionantes obras de arte de tamaño natural.

John López, de 51 años, vive en un rancho de 14 acres en Lemmon, Dakota del Sur, el pueblo donde nació y creció. Además de sus dos caballos (que respiran), el rancho de López alberga un taller de soldadura en el que trabaja a tiempo completo en encargos de escultura de ganado y fauna.

Los animales están en primera línea de su trabajo. Hace de todo, desde bisontes hasta broncos, pasando por tigres y T-rex. Según declaró a The Epoch Times: “Tanto si se trata de una ballena como de un pulpo, un lobo o un bisonte, me inspira mucho la naturaleza y los seres vivos”.

“Para mí es muy importante que el animal parezca vivo, que se mueva. Estudio mucho la anatomía y los músculos, pero adquiere una visión abstracta cuando empieza a acercarse y ve cómo está dispuesta la chatarra. Es lo mejor de ambos mundos”.

John López en el estudio con una vaca de chatarra al fondo. (Cortesía de John López)
John López en el estudio con una vaca de chatarra al fondo. (Cortesía de John López)
John López trabajando en "Black Hawk". (Cortesía de John López)
John López trabajando en “Black Hawk”. (Cortesía de John López)

López empieza por esculpir una maqueta, un pequeño modelo de cera, para entender mejor la anatomía de su sujeto. A continuación, lleva la maqueta a su taller de soldadura para utilizarla como modelo, con el objetivo de replicar los detalles y “capturar la misma energía” que la miniatura de gran gestualidad en la obra final.

En lugar de devolver la forma a los trozos elegidos, López conserva las abolladuras, los golpes, el desgaste y el óxido como pátina. “Las piezas son hermosas y cuentan una historia”, dice. “Tienen una vida anterior, y ahora tienen una nueva vida en la escultura.. también crea texturas realmente interesantes”.

López calcula que algunas de sus esculturas de bisonte más grandes pesan hasta una tonelada. Por eso tiene una carretilla elevadora en el lugar. Un encargo le lleva unos seis meses.

"Black Hawk" de John Lopez. (Cortesía de John Lopez)
“Black Hawk” de John Lopez. (Cortesía de John Lopez)
Una fantástica escultura de un pez y un jinete, de John López. (Cortesía de John López)
Una fantástica escultura de un pez y un jinete, de John López. (Cortesía de John López)
"Estrella de hierro" de John López. (Cortesía de John López)
“Estrella de hierro” de John López. (Cortesía de John López)

Gracias a Internet, López obtuvo el reconocimiento internacional hace unos diez años. Ahora, la mayoría de sus clientes son comerciales. Sus esculturas se instalan en el exterior de restaurantes y otros lugares públicos para que todos se maravillen. Calcula que terminó unas 40 piezas de chatarra hasta la fecha.

Además de su fauna, una de las obras más famosas de López es una serie de doce retratos presidenciales de tamaño natural para el proyecto The City of Presidents de Rapid City, que realizó entre 2003 y 2010.

Dos de sus obras favoritas son un caballo de tiro tirando de un arado, titulado “Black Hawk”, y el cazador de pieles y explorador estadounidense Hugh Glass, que fue atacado por un oso pardo. Glass sobrevivió y, según se dice, se arrastró unos 320 kilómetros hasta ponerse a salvo para contarlo.

John López posa junto a su escultura de un toro (cortesía de John López)
John López posa junto a su escultura de un toro (cortesía de John López)
John López y un tigre hecho de chatarra. (Cortesía de John López)
John López y un tigre hecho de chatarra. (Cortesía de John López)

Al crecer en el territorio de los ranchos, López dijo que “no era realmente material para la escuela”, Sin embargo, se le animó a asistir a la universidad para convertirse en un artista comercial. Se matriculó en la Northern State University de Aberdeen. Allí, la escultura en cera le llevó al bronce, y se enamoró del medio metálico.

López comparte el gusto de su padre por el arte del Oeste y la obra de Charles Russell y Frederic Remington. Las esculturas de López de caballos y bisontes pretenden emular las obras de arcilla de Russell. Al conseguir un trabajo para el escultor de bronce Dale Lamphere en las Colinas Negras, la obra de López creció en escala.

"Lemmon Cowboys" de John Lopez. (Cortesía de John Lopez)
“Lemmon Cowboys” de John Lopez. (Cortesía de John Lopez)
John López fusiona las texturas industriales con la anatomía realista para crear un efecto abstracto de gran gestualidad. (Cortesía de John López)
John López fusiona las texturas industriales con la anatomía realista para crear un efecto abstracto de gran gestualidad. (Cortesía de John López)

Ese trabajo duró casi 20 años hasta que una pérdida en la familia le hizo volver a casa en 2006. Le pidieron que creara un monumento conmemorativo. “Hice un ángel para la puerta del cementerio de mi tía con chatarra, piezas de tractor, cadenas viejas y depósitos de gasolina de motocicletas”, explica.

Ahora, en su propio rancho, López encontró su medio. “Puse en práctica mi habilidad para esculpir y empecé a construir cosas a partir de material agrícola”, dice. Tíos y vecinos le proporcionan una gran cantidad de “trastos”, llenos de carácter, con los que trabajar.

Un bisonte de chatarra en un paisaje. (Cortesía de John López)
Un bisonte de chatarra en un paisaje. (Cortesía de John López)
Un caprichoso triceratops y su jinete. (Cortesía de John Lopez)
Un caprichoso triceratops y su jinete. (Cortesía de John Lopez)
"Dakotah", de John López. Esta fue su primera obra de chatarra, completada en 2010. (Cortesía de John López)
“Dakotah”, de John López. Esta fue su primera obra de chatarra, completada en 2010. (Cortesía de John López)

López tiene una galería, Kokomo Gallery, en Main Street, en Lemmon. Trabajó para grandes marcas, como el gigante de la moda Hermes, participó en exposiciones en países tan lejanos como Qatar y recibió el encargo de hacer esculturas para la celebración del 90º cumpleaños de la Princesa de Mónaco.

Aunque López sigue admirando a Russell y Remington, espera fusionar esa herencia con una sintaxis más contemporánea en el futuro. “Algo que resista el paso del tiempo, pero que sea mi propio estilo”, dijo.

Ahora está trabajando en una exposición mundial y espera que sus esculturas de chatarra se vean de la misma manera que el Salvaje Oeste de Buffalo Bill se vio en París y Londres.

John López suelda un T-rex de chatarra. (Cortesía de John López)
John López suelda un T-rex de chatarra. (Cortesía de John López)
"Árbol de la vida" de John López. (Cortesía de John López)
“Árbol de la vida” de John López. (Cortesía de John López)

“Me encanta conocer gente nueva, ver lo que hacen otros artistas y experimentar nuevos lugares, eso es lo que hace que la vida sea interesante”, dice López. “Soy muy afortunado. Me estoy ganando bien la vida haciendo lo que me gusta”.

López comparte su extraordinario trabajo en Instagram.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.