Artistas japoneses reviven cerámicas rotas con oro inspirados en el Zen, dicen la rotura añade belleza

Por Michael Wing
18 de Enero de 2023 3:08 PM Actualizado: 18 de Enero de 2023 3:08 PM

La filosofía Zen japonesa ha inspirado una cultura que encuentra la belleza en la imperfección. Esta idea se encuentra en la grieta de una taza de té en el arte del kintsugi.

Mientras que los occidentales podríamos considerarla rota e inservible, los japoneses unían esas cerámicas rotas con laca y luego espolvoreaban las juntas con oro en polvo para decorar —y de hecho celebrar— el defecto.

Este énfasis en la llamada parte “rota” embellece la historia de la vida del objeto. Es la riqueza de esta historia la que realza y embellece, permitiendo así que un objeto “roto” renazca.

Ejemplo de Kintsugi. Se trata de magnificar, no de ocultar, las reparaciones realizadas en un objeto roto, normalmente porcelana o cerámica. Para ello se utiliza laca con polvo de oro. (Wikimedia Commons/ Haragayato/ CC BY-SA 4.0)

Esta forma de arte difiere de las ideas occidentales y surge del principio japonés del wabi-sabi, que nos anima a descubrir encanto y bendiciones en los lugares más indecorosos y desolados.

La filosofía germinó con la introducción del budismo Zen en Japón desde China a finales del siglo XII. Encontró su expresión en la ceremonia japonesa del té, en la que la suntuosidad pronto fue sustituida por lo sencillo y rústico.

(Wikimedia Commons/ Daderot/ CC0 1.0 Universal/CC0 1.0)
Retrato del shogún Ashikaga Yoshimasa (Dominio público)

Se cree que el kintsugi se originó cuando el Shōgun Ashikaga Yoshimasa envió un cuenco de té de porcelana roto a China para que lo repararan. Volvió remendado con grapas metálicas que Ashikaga Yoshimasa encontró antiestéticas. Ordenó a los artesanos que idearan una solución más estética, y así nació el kintsugi.

El proceso en sí es sencillo. Esta técnica, que se remonta a la prehistoria y tiene su origen en el arte de la laca japonesa, utiliza la laca extraída del árbol autóctono urushi combinada con aglutinantes, como harina o arroz, como pegamento para unir piezas de cerámica rotas. La cerámica se aplica con un pincel fino. A continuación, los artesanos las colocan en compartimentos de almacenamiento humidificados, llamados furo, entre dos días y dos semanas. Los cuencos de agua caliente colocados dentro del furo aumentan la humedad que absorbe la laca, ayudando a que se seque más rápidamente.

Olla rural reparada con técnica Kintsugi, Georgia, siglo XIX. (Wikimedia Commons/ Guggger/ CC BY-SA 4.0)

Una vez fraguada la pieza, se espolvorea una capa de oro en polvo sobre la grieta, embelleciéndola con el metal precioso. De principio a fin, el proceso puede durar hasta tres meses.

Normalmente, el kintsugi se utiliza para reparar objetos familiares preciados; en un grupo de islas plagadas de terremotos, la cerámica rota es algo de esperar.

Se dice que el arte del kintsugi se hizo tan popular que algunos coleccionistas de cerámica fueron acusados de romper piezas intencionadamente para volver a unirlas con este método. También es posible que piezas de cerámica defectuosas o deformadas se rompieran y se volvieran a unir de este modo, salvándolas de ser desechadas.

El ingenio y la frugalidad con que se guardan estas piezas encarnan toda la filosofía del kintsugi. Se puede resumir utilizando el modismo occidental “No desperdicies, conserva”. Esta filosofía de “arreglárselas” tiene mucho que enseñarnos a los occidentales: la perfección se pierde con demasiada facilidad y es imposible conservarla, pero si aceptamos las imperfecciones que hay en nosotros y encontramos belleza y redención en ellas, la perfección y el renacimiento están siempre cerca.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.